Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Pararse sobre una mesa y decir «esto es correcto» no es el camino"

La directora del programa Dándole voz a los valores, en Babson College, recomienda promover el diálogo

SEGUIR
LA NACION
Domingo 27 de mayo de 2012
0

A las 10.30 en punto Mary Gentile está en el lobby del hotel Panamericano, lugar pautado para la entrevista. Una amplia sonrisa se dibuja en su cara después de la presentación y ya desde ese mismo instante se puede inferir que hace honor a su apellido.

Su especialidad es entrenar a las personas para hacer lo correcto, una vez que saben qué es lo correcto. Pero, y otra vez es inevitable volver a su apellido, de manera gentil.

¿Se puede, sin cometer un suicidio laboral, presentar un informe donde se den razones por las cuales la empresa va camino a un desastre superlativo? Sí, de hecho esta profesora de Babson College, la escuela número uno en el mundo para emprendedores, ideó una materia (después convertida en un libro) llamada "Giving Voice to Values", algo así como "Dándoles voz a los valores", donde enseña una metodología para "hacer lo correcto" en todos los niveles de la organización. El secreto está en conocer cómo lo lograron otras personas y después hacer un informe serio y profesional para avalar por qué se necesita un cambio.

Gentile rescata varios ejemplos de figuras corporativas que lograron hacerse escuchar. Pero hay otros casos de informes realizados por empleados y que fueron develados a posteriori. Uno de los más resonantes fue el desastre del derrame de petróleo de British Petroleum (BP) en el golfo de México, en 2010. La idea de Gentile es que, por un lado las empresas aprendan a escuchar, y por otro, que quienes tengan algo para decir lo hagan de manera táctica, es decir, sin un compromiso emocional que les juegue en contra a la hora de presentar el caso al jefe.

Este programa comenzó a gestarse en la escuela de negocios de Yale, pero Gentile también tiene credenciales de Harvard, donde fue la encargada de los casos de estudio durante 10 años. Hoy también asesora a empresas. Invitada por el Centro de Gobernabilidad y Transparencia de IAE Business School, participó de un workshop, de una clase en el programa MBA y de la Asamblea Anual de Antiguos Alumnos. También fue disertante en el 1° Congreso Latinoamericano de Etica, Transparencia y Anticorrupción organizado por la Cámara de Comercio Argentino-Alemana y se presentó en un desayuno en la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (AmCham).

–¿Hablar de ética y valores en las escuelas de negocios es algo nuevo? ¿Hubo un cambio después de la caída de Lehman Brothers, en 2008?

–Ya había algunos cursos hace unos años, pero después de la crisis financiera mundial fueron todavía más requeridos. Sustentabilidad, responsabilidad social corporativa, ética, son hoy cuestiones muy relevantes en las escuelas de negocios.

–¿De qué se trata la materia que usted ha diseñado?

–Yo comienzo con la premisa de que la persona sabe qué es lo correcto y quiere seguir ese camino. Se trata entonces de brindar las herramientas necesarias para lograr este objetivo y no perder el trabajo en el intento.

–¿Cómo se hace?

–Definitivamente no diciéndole al jefe que es un corrupto, una mala persona o que no tiene valores. Para saber cómo se puede lograr, salimos a entrevistar a personas de negocios y recopilamos muchas historias de quienes encontraron la manera de actuar basándose en sus valores. Aprendimos de ellas que la ética no es algo muy diferente de cualquier decisión de negocios. Así que si se trata de convencer al jefe de cambiar la estructura organizacional, introducir un nuevo producto o usar otro software para la organización, se va a construir un caso para eso a través de una investigación. Se analiza qué hace la competencia, por ejemplo, y también se busca a personas en la organización que estén de acuerdo. Encontramos que las personas que estaban defendiendo una postura ética hicieron lo mismo. Fueron muy estratégicos.

–Podríamos imaginarnos situaciones de película, donde el héroe o la heroína hace un gran discurso frente a toda la compañía o frente al directorio para decirles que hay algo que está mal.

–Cuando la gente habla de valores cree que debe tener el coraje de decir en voz alta "esto es correcto" o "esto está mal". Pararse sobre una mesa y decir "esto es correcto", no es el camino. Suena como que le está diciendo al jefe que hace las cosas mal y no va a querer escuchar. Así que hay que tratar de entender dónde está parado el superior, preparar un informe muy profesional para hacer un buen reporte y, sobre todo, bajar el nivel de las emociones.

–¿Podría dar ejemplos?

–Uno de los más recientes es un trabajo que hicimos junto a una ONG en los Estados Unidos llamada The Carnegie Council, que también trabaja con temas de ética. Asesoramos a una compañía en la India que había sido fundada por un entrepreneur local, que la había vendido a una multinacional. Después la volvió a comprar un empresario de la India, que encontró muchísima corrupción en la manera de hacer las cosas, desde "coimas" hasta problemas de legalidad laboral. Además la compañía estaba en bancarrota. El nuevo dueño quería dar vuelta a la compañía. Le mostramos muchos casos en los que estos problemas habían encontrado una vía de salida. El empresario fue entonces a sus trabajadores, les dijo cuáles eran sus objetivos, pero al mismo tiempo fue muy realista. Dijo que si habían asumido compromisos non sancto, que los cumplan. Pero después de eso, las cosas debían cambiar.

–¿Qué se aprendió después del desastre de BP?

–Al principio pensamos "nadie dijo que esto podía suceder, qué horrible". Pero después empezamos a investigar y nos dimos cuenta de que hubo varios informes que preveían esta situación. Pero no llegaron a ningún lado. Probablemente los autores hablaron con su jefe y éste les dijo: "está todo bien, no te preocupes". Quizá deberían haber tenido conversaciones de manera regular y constante y encontrar a otras personas que también sabían que en algún momento algo muy malo iba a suceder. Después, hacer un planteo junto a otros profesionales en donde no acusen a su jefe o a otras autoridades sino que puedan decir algo así como "estoy preocupado por todos nosotros".

–¿Conoce personas que hayan sido despedidas por actuar basados en sus valores?

–Sí, puede pasar, pero es menos probable si se actúa estratégicamente, sin juzgar al otro ni hacer grandes acciones altisonantes.

–¿Cuáles son los pasos para realizar una acción exitosamente?

–Pensar en cuál será el argumento más persuasivo, juntarse con gente que piense igual, practicar la exposición con un par, entre otras cosas.

–¿A quién recurrir en la empresa, además del jefe?

–Hay empresas que tienen un ombudsman con quien se puede hablar a salvo de posibles represalias. Hay otras que tienen una línea 0800. Compañías más chicas necesitan mejorar los temas de comunicación.

Perfil

Profesión: investigadora en Babson College y consultora Edad: 57 Origen: Estados UnidosEstudió cine y obtuvo su doctorado en literatura y cine. Empezó a trabajar en temas de management en Harvard, donde le encomendaron escribir los casos. Viaja todas las semanas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas