Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Espacio público / Una licitación cuestionada

La República de los Niños, eje de una disputa en La Plata

Ciudad

Proponen la renovación de un sector de juegos; según los vecinos construirán un megaparque

Por   | LA NACION

LA PLATA.- No hubo un acto ni un anuncio oficial. Los vecinos de Gonnet se enteraron por rumores de que la municipalidad de esta ciudad había decidido levantar un parque de diversiones con 29 juegos en la República de los Niños. Enseguida se organizaron para tratar de frenar la iniciativa del intendente Pablo Bruera: para ellos, el pliego licitatorio está "plagado de nulidades" y es el principio de una "privatización". Desde la comuna dicen que detrás de la resistencia vecinal operan intereses políticos ligados al actual ministro de Justicia de la Nación y ex intendente platense, Julio Alak, enfrentado con Bruera.

"Hacer ese parque sería sacarle la esencia a la República de los Niños. Es un espacio público para los chicos. Tengo una nieta discapacitada que viene todos los sábados a la mañana al centro de equinoterapia, mientras los hermanitos van a los juegos. No queremos un parque de diversiones", dijo a LA NACION Epifanio Corradini, de 69 años, en la última asamblea que hicieron los vecinos en la plaza del centro cívico de ese espacio temático.

Había vecinos de todas las edades, especialmente jóvenes. Ramiro Ciledoño, de 22 años, dijo: "No queremos que privaticen la República. Vivo a cinco cuadras y vengo siempre, desde que era chico, y me gusta así". Otro chico de la misma edad que estaba a su lado, Jeremías Haspert, acotó: "Mirá. Para los chicos esto es un castillo inmenso. Yo me acuerdo de que para mí era eso".

Felipe Ibáñez, uno de los organizadores de la oposición contra la instalación del parque, dijo: "No queremos ese megaparque de diversiones. El pliego de licitación es completamente nulo".

Algunas de las cláusulas del pliego cuestionadas por los vecinos son: no se establecen las alturas máximas de las montañas rusas; no se aclara cuántos puestos de comida podrán instalarse en el predio; la empresa adjudicataria explotará el merchandising con su marca y la de la República de los Niños; los servicios de luz, gas y limpieza que se utilicen normalmente en la explotación estarán a cargo de la municipalidad; no se fija una superficie máxima para la instalación del parque, entre otros puntos.

LA NACION se comunicó con el municipio para dialogar con algún responsable de la iniciativa. Allí designaron vocero a Guillermo Raimondi, que no se presentó como funcionario, sino como presidente de la fundación Valorar, una de las veinte instituciones que trabajan en la República. Raimondi dijo que el parque de diversiones "va a ser más chico que la feria que funciona ahora. Las dos propuestas presentadas ocupan menos de tres hectáreas".

Una de las propuestas es la del actual concesionario; la otra es de una empresa con acciones en Parque de la Costa. Tal vez lo que más inquieta a los vecinos es que la República de los Niños asuma las características del predio ubicado en Tigre, debido a que no se fijan límites en el pliego y, así, el parque podría ampliarse.

Esta ausencia de límites fue reconocida por Raimondi, que dijo: "Se restauraron las construcciones, se mejoraron los espacios verdes, tenemos el mejor circuito aeróbico. En lo único que estamos atrasados es en los juegos mecánicos y queremos modernizarlos".

Propósito original

Amalia Cafiero, una joven abogada y vecina del barrio, que también tiene un rol activo contra el proyecto impulsado por Bruera, contó a LA NACION: "El pliego de licitación estaba oculto en la municipalidad y no aparecía. ¿Por qué lo ocultaron? La instalación de un parque de diversiones es contradictoria con el objetivo integrador y educativo para el que fue creada la Repu: un parque de diversiones generaría más desigualdad".

Hace poco más de medio siglo, el predio que hoy ocupa la República de los Niños era un campo de golf perteneciente al frigorífico Swift. El gobierno de Juan Domingo Perón expropió esas tierras y en 1951 se inauguró lo que sería el primer parque temático de América. Dicen que Walt Disney se inspiró en este lugar para construir Disneylandia, en Anaheim, California.

La República de los Niños tiene, desde entonces, un doble propósito: el esparcimiento creativo y el aprendizaje de los derechos y obligaciones de los ciudadanos en una democracia. Este doble propósito es el que estaría en riesgo, según los vecinos.

"Vienen 50.000 personas por fin de semana. Entre 10.000 y 12.000 vecinos hacen actividad física todos los días. Damos talleres educativos gratuitos. Los que dicen que queremos privatizar tienen mala intención. Es una ofensa", se defendió Raimondi.

La concejala oficialista Lorena Riesgo sostuvo que la privatización no está establecida en el pliego. "Se han generado muchas especulaciones con una clara intención política, a través de algunos sectores que en algún momento gobernaron la ciudad y que están confundiendo a algunos vecinos. Es una barbaridad que se plantee un concepto de privatización", dijo Riesgo en un comunicado oficial.

Se refería al alakismo, fuerza en la que milita el concejal Sebastián Tangorra, que dijo: "Descubrimos que había un pliego, deliberadamente ocultado por la administración Bruera, que convocaba a una licitación pública para montar el parque de diversiones. Esto no había sido publicado en el Boletín Oficial ni en ningún medio de comunicación. La República de los Niños fue creada para un fin educativo y social, no para entregarla al negocio de la diversión y el consumo"..

TEMAS DE HOYElecciones en AFAReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015Damián Stefanini