Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La trata de personas / Balance del proceso judicial en Tucumán

Acusados más comprometidos por la desaparición de Verón

Seguridad

Mujeres rescatadas del comercio sexual dijeron haber visto a Marita en prostíbulos

Por   | Para LA NACION

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- Varias mujeres rescatadas de la prostitución en La Rioja afirmaron haber visto a Marita Verón en los prostíbulos que pertenecen a Liliana Medina y a sus hijos José Fernando "Chenga" y Gonzalo "Chenguita" Gómez, tres de los acusados por el secuestro de María de los Angeles Verón. Un ex comisario tucumano denunció que se presentaron con una orden de allanamiento y con el pedido de captura contra Medina y que el entonces juez penal Daniel Moreno arruinó la investigación.

Esos fueron dos de los temas sobresalientes en las 42 audiencias que se realizaron en el juicio por el secuestro de Marita Verón, ocurrido el 3 de abril de 2002, a manos de una red de trata de personas.

Tras más de 10 años de la desaparición de su hija Marita, Susana Trimarco logró sentar en el banquillo de los acusados a 13 personas vinculadas con el tráfico de personas para explotación sexual, la mayoría oriundas de La Rioja.

Durante el juicio, quizás el relato más impactante fue el de la testigo protegida Andrea R. "El Chenga vivía con Marita en la casa azul. Nunca fui, pero le decían así", relató ante los jueces Alberto César Piedrabuena, presidente del tribunal, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano, de la Cámara Penal II.

"No la vi prostituirse -agregó-, sólo tenía un bebe en brazos. No puedo decir más sobre el bebe porque nunca pregunté." Recordó Andrea R. que estaba en La Pampa junto con una amiga y que una mujer y un hombre, a quienes identificó como Laura y Ricardo, la llevaron engañada a La Rioja, donde fue amenazada y obligada a prostituirse. Durante su cautiverio en el local Candy, Andrea R. conoció a Marita Verón. Aseguró que la joven desaparecida la ayudó. "Me aflojó las ataduras de las muñecas", señaló.

"Me enseñó un bebe -añadió- que tenía en brazos y me mostró la espalda lastimada. Me insistió en que tenga fe, que ella creía mucho en Dios, y que íbamos a salir de esta." Mencionó que ambas hicieron un pacto: la primera que escapara avisaría a la familia de la otra. Y Andrea R. cumplió. Se supo también que Marita cambiaba su color de pelo, su peinado y hasta su nombre.

Los policías tucumanos se presentaron temprano ante el entonces juez de La Rioja Daniel Moreno para pedir la detención de Liliana Medina, acusada de ser la dueña de varios prostíbulos en esa provincia, y para allanar dos locales nocturnos. Dicha orden se había postergado más de un año, según reprodujo el ex comisario Miguel Chuchuy Linares. El juez los invitó a pasear por la ciudad y recomendó hacer el allanamiento luego de las 20, de ese día. Los efectivos tucumanos hicieron caso, para descansar del largo viaje. Cuando los policías se presentaron en los locales nocturnos Candy y Desafío los esperaba el abogado de Medina, de apellido Leiva. No había nadie más.

La declaración del comisario Miguel Angel Sánchez rompió la tranquilidad de la última audiencia. "Ya sabían de nuestra presencia. No había nada, o sea que fue negativo todo. La chica no estaba ahí", dijo Sánchez.

La declaración de Sánchez se sumó a lo que había dicho Susana Trimarco, madre de Marita, apenas se inició la rueda de testigos. Ella había indicado las complicidades de jueces y fiscales, en Tucumán y La Rioja, para trabar la investigación.

Trimarco había mencionado que una chica rescatada de los burdeles riojanos declaró ante la policía que no se iba a presentar ante el juez Moreno. "Me acosté con él, ¿cómo voy a confiar en él?", son los dichos de la chica que reprodujo Trimarco. Según esa mujer, los Gómez preparaban chicas para las fiestas de gente del poder..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerElecciones 2015Elisa CarrióLa muerte de la duquesa de AlbaSuperclásico