Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tres pasos para ganar dinero haciendo lo que te gusta

Lo primero es encontrar una musa o fuente de inspiración

Martes 12 de junio de 2012 • 01:33
0

Desde que tengo memoria (pero de manera cada vez más frecuente en los últimos años), cada vez que conozco a alguien y comenzamos a hablar de trabajo, recibo del interlocutor ocasional una suerte de queja, posibilidades de cambio a futuro que nunca se materializan y excusas que lo llevan a "estar donde está ahora", laboralmente hablando. "No está mal" o "muchos quisieran tener este trabajo", son algunas de las frases que se pueden escuchar también en el mejor de los escenarios, pero convengamos que las mismas no son justamente una declaración de felicidad o alegría hacia lo que se está haciendo.

¿Por qué siento que la mayoría de la gente se convence de que la vida tiene que ser difícil, sacrificada, y se resigna?

Yo me lo pregunto y lo pregunto a diario, y escucho respuestas tan descabelladas y superficiales, pero a la vez socialmente aceptadas, como salario bajo, mala relación con compañeros o jefes, escasas o nulas posibilidades de promoción, dificultad para adaptarse al ambiente laboral o falta de reconocimiento, entre otras cuestiones.

Mis reflexiones sobre el tema me llevan a pensar que el origen de la infelicidad laboral no tiene nada que ver con las cuestiones enunciadas, sino con un tema más profundo y hasta existencial.


Trabajar en proyectos ajenos.

¿Puede uno pretender sentirse realizado o feliz cuando emplea el 70% del tiempo disponible en la propia vida trabajando para llevar adelante proyectos ajenos?

Mi respuesta es un rotundo no. En todo caso haremos más feliz al dueño del proyecto, pero la sensación de insatisfacción no hará otra cosa que crecer en nuestro interior mientras, desde la ventana de nuestra oficina, miramos la vida pasar.

Mantenerse ocupado con la rutina del dinero (trabajar para llegar a fin de mes, trabajar para comprar la casa, cambiar el auto o irse de vacaciones) y fingir que con eso se cura todo, sólo creará una distracción artificial constante que impedirá ver que lo que uno hace no tiene ningún sentido. Lejos de aportar al incremento del bienestar personal, sólo agrega ansiedad. Trabajar en proyectos ajenos es la mejor manera de seguir posponiendo nuestro deseo y la búsqueda de la propia potencia, que es aquella que se encuentra solamente cuando uno hace lo que realmente le gusta.


Trabajar en proyectos propios.

En mi caso particular, en la actualidad sólo dedico tiempo a trabajar en proyectos propios, aunque no siempre fue así: he pasado por trabajos en los cuales los minutos parecían horas y las horas, días; y llegué a preguntarme si era posible morir de aburrimiento.

De alguna manera me las pude ingeniar para abandonar las conversaciones de imposibilidad, pegar el salto de pasar de vender horas a vender talento, y trabajar así sólo en proyectos personales y escalables, que me aportan entusiasmo y ganas de crear, de manera constante, en mi vida.

Para poder comenzar a trabajar en tus propios proyectos, lo primero es encontrar una musa o fuente de inspiración.

Yendo a la práctica, el camino más fácil pasa por satisfacer una demanda (crearla es más difícil). Crear un producto y luego buscar a quién vendérselo puede resultar, pero seguramente sea más complicado que encontrar un mercado y luego buscar o crear un producto para él.

Para ello, veamos tres sencillos pasos para ganar dinero haciendo lo que te gusta:

1- Elegir un nicho de mercado conocido en el cual puedas operar.

Para eso lo más efectivo es hacerse preguntas como: ¿a qué grupos sociales, sectoriales o profesionales pertenezco, pertenecí o conozco? Luego, pensá qué necesidades no satisfechas detectaste según tu propia experiencia. No te juzgues en este paso y buscá hacerlo de la manera lo más imaginativa posible.

2- Creá un producto y vendelo por Internet.

Internet presenta en la actualidad el mejor camino para testear y luego vender un producto debido a sus bajos costos de entrada y su alcance masivo.

En lo posible, el beneficio debe poder explicarse en una sola frase. Un ejemplo es el iPod de Apple, que salió a la venta bajo el slogan "1000 canciones en tu bolsillo". Si encontrás la frase, tendrás la mitad del éxito asegurado.

Una primera forma de testear la demanda para tu producto es utilizar las redes sociales (Facebook, Twitter, Linkedín) para publicitarlo primero entre tus contactos y luego con publicidad paga.

3- Vender intangibles o productos que no demanden mucho tiempo de fabricación.

El escenario ideal es encontrar un producto intangible que no tenga servicio post-venta para ofrecer, de manera tal que los beneficios sean escalables. En caso de poder elegir, es recomendable vender algún servicio que pueda ser automatizado con el fin de poder venderlo a gran escala sin limitantes en la producción. En esta línea, los rubros web de mayor crecimiento corresponden a los cursos online (que tienen un abanico potencial de clientes enorme al no haber limitaciones geográficas) y los eBooks, que cualquier persona puede escribir y luego comercializar a un costo ínfimo.

Si el producto sea tangible, es recomendable que no lleve más de 3 o 4 semanas de tiempo fabricación y, dadas las condiciones actuales de nuestro país, que no requiera insumos importados, para evitar los cuellos de botella y logre cumplir con la demanda.

Pero el paso anterior a todo esto pasa por encontrar los miedos y las creencias disfuncionales que te están llevando a seguir postergando este camino. Si otro lo está llevando a la práctica ahora, vos también podés hacerlo.

La orientación vocacional que sigue la línea de esta columna es: "Pensá lo que te gusta hacer y luego encontrá personas que estén dispuestas a pagar por ello".

Hacía allí vamos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas