Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Maravilla Martínez: "Si la cosa en el Bailando se pone difícil, agarro los guantes"

Espectáculos

De esa manera bromeó el boxeador en una charla con LA NACION; ayer debutó en el programa de Tinelli y hoy te contamos cuál es el perfil de este luchador

Video: El boxeador espera divertirse en el certamen, mirá cuál es su relación con el baile

Sergio Maravilla Martínez ayer debutó en Bailando por un sueño 2012, y el jurado no le dio un muy buen puntaje, no obstante el boxeador sabe de competencias y utilizará todas sus tácticas para hacerle frente a los adversarios.

"Solo quiero divertirme y pasarla bien. Mi mamá está contenta y mis hermanos muy tranquilos, veremos qué pasa. ¡Para mi son todos muy buenos rivales!", explicó Martínez en una charla con LA NACION.

Su su experiencia con la música y el baile no es muy intensa (ver video), no obstante es uno de los personajes más carismático del programa de Marcelo Tinelli y el voto del público vale mucho.

Amable y simpático, afirmó que en cada presentación estará nervioso, pero que eso no hace mella en sus ganas de hacer un buen papel. "Lo hago por una buena causa, así que trabajaré por ella", explicó sobre su sueño que es reparar el techo del club Glorias Argentinas de Mataderos que se voló en el temporal del pasado abril.

Perfil de un luchador... ¿y bailarín?

No es la primera vez que Tinelli convoca a un boxeador para Bailando por un Sueño. Ya han competido Fabio "La Mole" Moli (que ganó en 2010), Rodrigo "La Hiena" Barrios, Jorge "Locomotora" Castro y el ex-campeón Mike Tyson, que tuvo una pequeña participación.

"El tipo de ejercicios que hago para pelear es totalmente diferente al que tengo que hacer para bailar, porque no tengo que endurecer los músculos, tengo que ablandarlos...es un desafío", explicó preocupado, pero risueño.

Maravilla, de 37 años, está acostumbrado a ganarle a las dificultades de la vida. Nació en Avellaneda y proviene de una familia humilde. Tuvo que dejar sus estudios a los 13 para trabajar a la par con su padre que era metalúrgico. A los 21 comenzó a practicar boxeo y de ahí en más se fue ganando un lugar en ese deporte.

Ya con un título en la Argentina, en 2000 quiso probar suerte en Europa, en donde al principio no le fue muy bien. "Fui indocumentado, estuve preso, pasé hambre y los domingos pedía comida en la puerta de una iglesia con los mendigos, eso fue duro, sí, no fue bonito", recordó hace unos meses en una entrevista con este medio.

Hoy es campeón mundial de diamante del Consejo Mundial de Boxeo, lo que lo colocó entre los tres mejores del mundo. Es muy reconocido en Estados Unidos, en donde no puede salir sin escoltas. "No porque me vaya a pasar algo malo -aclaró en su momento-, sino porque puedo llegar a tardar dos horas en recorrer cien metros. No puedo decir que no si alguien se toma el trabajo de esperarme una hora para una foto o un autógrafo. Es mi deber agradecérselo, ya que soy lo que soy gracias a ellos".

Sí, es agradecido y humilde, pero eso no quita que mida bien a un rival a la hora de querer ganar. Suele decir: "Soy un bicho raro, que leo, analizo los movimientos y luego lo vuelco en el gimnasio una, dos o tres mil veces hasta naturalizarlo. Puedo decirte qué tic o cuántos lunares tienen mis rivales. Yo con el boxeo soy más obsesivo que el Loco Bielsa en el fútbol".

Habrá que ver si de ahora en más, sumando los consejos que ayer le dieron los jueces, aplica esa misma estrategia para ganar la competencia de baile más ruidosa de la tele. ¿Te gustaría que Maravilla Martínez gane? .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015