Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

TV / Duelo por el rating

ShowMatch y el gran juego de las expectativas

Espectáculos

Anteanoche, arrancó Tinelli en El Trece

Por   | LA NACION

¿Qué se puede decir de un programa como ShowMatch, que promedió en su debut, anteanoche, 38,8 puntos de rating -con picos de 43,8- y que marcó el mayor encendido de televisores en lo que va del año: 51,8 por ciento?

Lo que se puede decir es que el ciclo que Marcelo Tinelli conduce desde hace 23 temporadas era la carta fuerte que tenía El Trece para pelear por el primer puesto en materia de audiencia. Un espacio que viene perdiendo a manos de Telefé desde que comenzó el año.

Por eso, antenoche, a las 22.31, Tinelli decidió apostar a lo artificioso -al big show; en fin, al espectáculo, en su sentido más pleno- como para sorprender y jugar con las expectativas mediáticas que había prefabricado, con paciencia, desde comienzos del año: una apertura que iba a impactar en cuanto al uso de la tecnología y las llegadas de Antonio Gasalla y de Florencia Peña.

Pero todo empezó mucho antes de las 22.31, exactamente a las 21.15, cuando Telefé y El Trece pusieron a sus estrellas -las que venían liderando las mediciones en cada una de las pantallas- en el aire: Graduados y Soñando por cantar, respectivamente. El primero optó por sumar rating con un invitado especial, Andy Kusnetzoff. Soñando..., por lo lacrimógeno materializado en una familia de músicos que emocionó a los presentes.

A las 22.31, ya hacía 13 minutos que Telefé daba batalla con el reality Perdidos en la tribu. Era el momento para que empezara "él". Y lo hizo con un sketch que compartió con Peña, Jorge Rial y Dady Brieva. A duras penas, los cuatro hicieron una parodia poco efectiva de Tiempos violentos, el film de Quentin Tarantino. Los golpes de efecto llegaron de la mano de chistes sobre la vida personal de cada uno de los participantes: el noviazgo de Rial con Loly Antoniale, el de Tinelli con Sol Calabró, la separación de Peña y la joven pareja de Brieva.

Finalmente, la parodia no fue más que un sueño. Tinelli se despertó y se dio cuenta de que llegaba tarde a su debut. En lo que se pareció más a una publicidad de desodorante que a la apertura de un programa de TV, se lo vio, sin camisa, lavándose la cara y perfumándose, como si estuviera ensayando un nuevo rol de sex symbol.

Un mapping -esas proyecciones que deslumbraron sobre los edificios públicos en los festejos por el Bicentenario- sobre la fachada de Ideas del Sur dio paso a diez cuadros coreográficos, que sin demasiada ilación, terminaron con la espera: la llegada del conductor al estudio.

Y ahí, Tinelli se encontró con el gerente de programación de El Trece, Adrián Suar. Se abrazaron y "desmintieron"-con bastante ironía y cierto dejo de que había corrido bastante agua bajo el puente- que no se habían peleado por el retraso en el estreno de ShowMatch. "Perdón por haber empezado tan tarde", bromeó, con ganas, frente a Suar.

A las 23.08 aparecieron "ellos", los miembros del jurado. "Ha sido un tema en el país", sostuvo Tinelli para presentarlos. Así fueron pasando Carmen Barbieri, en homenaje paródico al film Matrix; Flavio Mendoza; Moria Casán-envuelta en una suerte de tributo esperpéntico a Studio 54-; Aníbal Pachano -en plan de exageración textil con una chalina de al menos 10 metros- ; y Marcelo Polino. Pero la gran estrella no era ninguna de ellas, sino Gasalla, quien, haciendo gala de una actitud "componedora", se amigó con Casán, después de varios cruces mediáticos. Esa fue la "gran" noticia para los programas "simbióticos" al de Tinelli.

El conductor se encargó de dejar en claro que este año, a diferencia del anterior, quiere que se atemperen las agresiones entre los miembros del jurado.

Mientras toda esta puesta en escena ocurría, en la pantalla de Telefé, con una estética muy a lo Corín Tellado, Victoria (Carina Zampini) y Marcos (Sebastián Estevanez), los protagonistas de Dulce amor, tenían su gran noche de amor, lluvia torrencial y fuego de por medio.

Sólo a las 23.46, en ShowMatch, llegó "ella", Florencia Peña, para abrir el concurso de baile. "Estoy regalando panqueques", se presentó para ironizar sobre su más que comentado pasaje, sin escalas, a El Trece.

"Espero más. Me parece que tanto truco no hace falta", le dijo Gasalla luego de verla bailar. A medida que iban opinando los miembros del jurado, la cara de Peña se iba transformando. "Mandame ya al teléfono", le exigió, entre bromas, a Tinelli ante una devolución que quizá no esperaba.

Antenoche fue sólo un adelanto. Todavía falta el desembarco, por ejemplo, de la hija de Mariana Nannis y Claudio Cannigia, Charlotte. El juego de la generación de expectativas-pilar fundamental de este show- recién acaba de empezar.

El Trece

Soñando por cantar
19,8
Puntos de rating

Fue lo tercero más visto, con la presencia de "La Mona".

Peña, en ShowMatch
38,8
Puntos de rating

Ocupó el primer lugar, con picos de 43,8.

Telefe

Graduados
24
Puntos de rating

Se ubicó segundo en la lista de lo más visto.

Perdidos en la tribu
15,6
Puntos de rating

El reality se ubicó quinto. Fue su medición más baja.

Dulce amor
16,8
Puntos de rating

Con una esperada escena de amor se posicionó cuarto

SHOWMATCH

La apertura
Con Florencia Peña, Jorge Rial y Dady Brieva, Tinelli homenajeó al film Tiempos violentos. Hubo incluso un baile a lo John Travolta y Uma Thurman. "Volviste a casa", le dijo Brieva, en referencia al dilatado regreso del conductor.

Mapping
Sobre la fachada del edificio de la productora de Tinelli, Ideas del Sur, se proyectaron diferentes imágenes. Inmediatamente, en los estudios, un bailarín interactuó con una pantalla. Así, se lograron interesantes efectos visuales.

Piquín
El ganador de "Bailando por un sueño" del año pasado, Hernán Piquín, se destacó en dos cuadros que formaron parte de la apertura. En esta edición, buscará revalidar su título.

Acróbatas
Sin demasiada ilación se fueron sucediendo 10 cuadros coreográficos, en los que participaron 300 bailarines. También hubo acróbatas aéreos y una contorsionista. Incluso, un baile se realizó en una suerte de cinta transportadora.

El final de la apertura
Veinticinco minutos duró la apertura del programa. Y ahí comenzó a sonar "Twist and Shout", el tema que identifica a ShowMatch. Después se abrió la puerta del decorado y entró Tinelli, con su ya clásico grito "Buenas noches América"..

TEMAS DE HOYActividad económicaElecciones 2015Crisis habitacionalTorneo Primera División