Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las medidas del Gobierno afectan a las empresas

Enfrentan bajas en sus calificaciones al emitir deuda por las condiciones del país; el caso YPF

Miércoles 13 de junio de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

Las recientes medidas adoptadas por el Gobierno en materia económica, el hecho de que su deuda tenga una calificación de grado especulativo (B3) y las proyecciones de una desaceleración en el crecimiento del PBI para 2012 afectan las perspectivas crediticias de las empresas locales. Así lo asegura un informe de la calificadora Moody’s Investors Service difundido ayer.

"El tema de la nacionalización de YPF y las limitaciones de acceso al mercado cambiario hacen que la Argentina sea un país más riesgoso", dijo a LA NACION Verónica Améndola, analista senior de la calificadora y responsable del informe.

Entre enero y mayo de 2012, Moody’s bajó en seis ocasiones las calificaciones de empresas no financieras localizadas en la Argentina, lo que implica que deban pagar tasas más altas en una eventual emisión de títulos en el mercado de capitales. La mayor parte de estas bajas se dieron en empresas del sector energético: Pan American Energy, Petrobras Argentina e YPF, cuya calificación había sido rebajada en dos ocasiones durante los primeros cinco meses del año y sufrió una nueva rebaja ayer, hasta ubicarse en Caa1.

En un comunicado de prensa, Moody’s señaló que esta última baja, que fue acompañada por caídas cercanas al 8% en el precio de las acciones de la petrolera en las Bolsas de Buenos Aires y Nueva York, "refleja riesgo de liquidez ante una aceleración de la deuda de corto plazo" de la empresa, la misma que "tiene elevadas necesidades de moneda extranjera para atender sus vencimientos de deuda, que incrementan el riesgo de reestructuración".

Sobre la expropiación por parte del Gobierno del 51% de las acciones de YPF que estaban en manos de Repsol, Moody’s señala en su informe que esta medida "pone de relieve el impredecible entorno político y empresarial del país". La calificadora añade que la expropiación genera incertidumbre en el sector energético y que el riesgo de futuras intervenciones gubernamentales afectará a la inversión.

Para la calificadora, las restricciones en el mercado cambiario también afectan las perspectivas crediticias de las firmas locales, pues los mayores controles "aumentan la presión sobre las empresas que dependen en gran medida de sus ingresos por exportaciones en moneda extranjera para pagar su deuda".

Así, el hecho de operar en la Argentina no perjudica sólo a las empresas del sector energético. En los primeros meses del año, Moody’s revisó a la baja la calificación de Arcor y la de la papelera Alto Paraná. "Son dos compañías cuyas calificaciones estaban muy por arriba del B3 de la deuda soberana", dijo Améndola, y explicó: "Las condiciones generales de la economía argentina imponen un techo sobre las calificaciones de las empresas que operan en este contexto". En la actualidad, la calificación de ambas empresas es B1, es decir, dos escalones por arriba de la nota de la deuda soberana.

En el caso de Arcor, según explicó Améndola, su calificación es más alta que la de la deuda soberana, gracias a que esa empresa tiene operaciones y activos fuera del país, por lo que no se restringe al contexto argentino. De modo similar, a Alto Paraná le beneficia el hecho de que la mayor parte de su deuda está garantizada por su casa matriz, Arauco, ubicada en Chile.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas