Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Perspectivas

Una rodilla indiscreta y reveladora

Enfoques
 
 

Si la vida privada ha sido desde siempre una fuente preciosa para la reconstrucción de época, si las historias personales han permitido escribir la parte más divertida de la historia, es probable que una simple rodilla sea en el futuro el talón de Aquiles del relato historiográfico-político de la provincia de Santa Cruz.

Claro que no se trata de cualquier rodilla sino de la máxima articulación del descendiente de la familia que ha gobernado y tutelado los gobiernos locales durante dos de las cinco décadas y media que tiene de vida la provincia como tal.

Según las más altas fuentes del nosocomio privado donde fue tratado el hijo presidencial, la dolencia no tenía mayor complejidad y bien podría tratarse en cualquier hospital medianamente dotado del país. Sin embargo, el centro de salud santacruceño que el fallecido padre del paciente se enorgullecía en mostrar a quien visitara su provincia pareció no estar a la altura de las circunstancias.

Tan deficiente parece ser la situación, que la madre del enfermo, la mismísima Presidenta, no dudó en hacerlo tratar en un hospital que pertenece a uno de los sectores más conservadores de la Iglesia, a pesar del impacto que eso podría tener en el capital simbólico del líder de la organización más radical, más "progresista", más estatista y más anticlerical del oficialismo nacional (y popular). En cuestión de principios, una auténtica claudicación, palabra cuyo origen latino proviene precisa e increíblemente de cojear (o renquear, si a alguien le suena mal).

Pero el problema personal adquiere dimensión pública no sólo por eso. Después de 20 años de control férreo de la provincia, se comprueba que la salud pública que deja el kirchnerismo no es lo único que sufre de serios achaques estructurales.

Tampoco pasa por su mejor momento la educación pública, donde la insatisfacción salarial y laboral de los trabajadores del sector se ha vuelto una enfermedad crónica.

Las finanzas provinciales, que portan en forma permanente la máscara de oxígeno de las regalías petroleras, muestran un estado tan enclenque que obliga a los gobernadores a buscar asistencia privilegiada en Buenos Aires casi con la misma frecuencia que la familia presidencial.

Los signos vitales de los órganos de control son tan irrelevantes que no logran captarlos ni los instrumentos de diagnóstico más sofisticados.

La justicia provincial tiene tal asimilación al poder político que los especialistas creen que la división de poderes sólo podría lograrse mediante una operación de mayor complejidad que la separación de siameses unidos por la cabeza.

Y los que conocen la provincia por dentro concluyen que si no trascienden otros padecimientos es porque los medios independientes dejaron de existir hace tanto tiempo que están a punto de ser incorporados a un catálogo de fósiles locales.

Por eso, una simple rodilla puede volverse bisagra y poner en evidencia el lado B de las cosas que la historia oficial omite. Por eso suele ser tan importante la vida privada de la gente pública..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCongreso 2014Impuesto a las GananciasNarcotráficoLa muerte de Marisol OyhanartCopa del Rey