Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Orden y Progreso

Orlando J. Ferreres

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 19 de junio de 2012 • 12:24
0

El lema patrio de Brasil es "Orden y Progreso", que incluso está inscripto en su bandera, para que se lo tenga presente todo el tiempo. Esa es la guía que tratan de cumplir los gobernantes de ese país desde hace mucho tiempo y los resultados se están notando. Para ellos, el Orden viene primero y el Progreso lo acompaña después. Quizá marchen juntos.

El crecimiento de Brasil, con gobernantes de distinto signo ideológico, se ha mantenido en el tiempo, naturalmente con altibajos, que se fueron subsanando oportunamente. Los desvíos de la política económica de Brasil no llegan a ser sofocantes, y no ocurren súper-devaluaciones del 300% o hiperinflaciones de 200 % en un mes. Van corrigiendo los desvíos con orden y sin esperar que los temas se vuelvan inmanejables. Lo hacen gradualmente y van manteniendo la confianza y siguen creciendo. No son partidarios de los defaults y menos aún de aplaudirlos como un logro. La desmesura no entra en la política brasileña. Tienen objetivos de largo plazo y si a veces ceden en el corto plazo es para lograr mejores y mayores resultados después. Actualmente, son el referente de Latinoamérica para los países desarrollados y están cerca de estar en el Consejo Permanente de Seguridad de las Naciones Unidas, el grupo que toma decisiones clave sobre el mundo.

"El lema patrio de Brasil es "Orden y Progreso", que incluso está inscripto en su bandera, para que se lo tenga presente todo el tiempo"

El lema patrio de Chile es "Por la razón o la fuerza", menos atractivo quizá desde nuestro punto de vista. Implicó orden de una u otra manera, aunque tiene esa dureza del lenguaje militar, de la espada. Pero el país, muy pequeño en comparación con Brasil, ha crecido mucho, también con gobiernos de distinto signo ideológico, pues en lo que a economía se refiere, todos están de acuerdo en que lo que funciona en el mundo en que vivimos es el capitalismo y su eficiencia, ya sea con menor o mayor participación del Estado.

El lema patrio de Colombia es "Libertad y Orden", por el que han tenido que luchar mucho las autoridades, pero ha dado resultados esa orientación del país. La economía colombiana ha tenido un gran crecimiento en los últimos 10 años, a pesar de los problemas con la narco-guerrilla con la que se enfrentó ese país.

¿Cuál es nuestro lema patrio? No tenemos. Ni en el escudo ni en la bandera, ni en ningún otro lado.

Una cosa es evidente: nuestro lema, aunque sea implícito, no es el Orden ni tampoco, por lo tanto, el Progreso.

"¿Cuál es nuestro lema patrio? No tenemos. Ni en el escudo ni en la bandera, ni en ningún otro lado"

Hace ya mucho tiempo que convivimos con el desorden y el atraso relativo del país. El Gobierno se cubre de sus desórdenes presentándose como progresista, es decir, con una cobertura ideológica, pero los resultados se están viendo más claramente a medida que pasa el tiempo.

Se va notando la falta de orden hasta en la vida cotidiana. Todo el tránsito esta enredado, cruzado todos los días en algún lugar por piquetes de distinto signo, que incluso la policía custodia para que realicen sus cortes de calle con mayor tranquilidad, perjudicando al resto de la población hasta el agotamiento. En lo económico nos encontramos con muchas cosas prohibidas de palabra o de hecho, pero sin legislación que lo respalde. No se sabe a qué atenerse, se cumplen quizá por miedo a represalias mayores. La inflación, un desorden significativo, es una de las más altas del mundo. El ministro del área no aparece y toman las decisiones económicas funcionarios de distintas jerarquía y función. Los subsidios llegaron a un punto insostenible, fomentando el consumo de energía o transportes y quitando incentivos a la inversión, y ahora debemos enfrentar importaciones casi impagables de energía, cuando antes teníamos saldo positivo.

"Hace ya mucho tiempo que convivimos con el desorden y el atraso relativo del país"

Cuando el desorden se hace carne en una sociedad democrática, es difícil restablecerlo. No hay ejemplos que vengan de arriba o de los que tienen que cumplir las normas (Ejemplo: el patrullero policial que trae pizza a contramano pues así es más corto el viaje).

¿Cómo hacemos para salir de esta situación? Desde lo más alto del país debemos utilizar el lema Orden y Progreso, y hacerlo cumplir a todos, empezando por casa. Si no hay ejemplo de las autoridades y de los políticos será imposible cambiar y progresar en forma sostenible en el tiempo, en el largo plazo. Va a ser difícil, pero hay que hacerlo. Lo podemos hacer.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas