Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Consecuencia de la crisis económica

Menos requisitos para entrar en España

Sociedad

Ante reclamos de Brasil, las autoridades migratorias ya no exigirán una carta de invitación ni demostrar solvencia financiera

Por   | Para LA NACION

MADRID.- La crisis económica y la presión internacional obligaron a España a flexibilizar los controles migratorios en sus aeropuertos, que en los últimos años se caracterizaron por ser especialmente hostiles hacia los viajeros extracomunitarios.

Ante las enérgicas protestas recientes de las autoridades de Brasil y de México, que se sumaron a las quejas presentadas por la Argentina hace dos años, el gobierno de Mariano Rajoy decidió ayer reducir los requisitos de admisión para los turistas que deseen visitar España con un pasaporte no perteneciente a la Unión Europea (UE).

Según informó anoche la edición digital del periódico madrileño El Mundo, la Dirección General de la Policía española dará próximamente instrucciones a sus oficiales de migración para que limiten su habitual interrogatorio a los viajeros a dos preguntas básicas: la de saber a qué persona visitará en su estadía en España y cuál es su dirección postal en ese país.

De esta manera, de acuerdo con esa fuente, quedará descartado el requisito más engorroso y difícil de conseguir: la carta de invitación de un residente en España.

Este documento, que debía ser enviado por correo a la persona invitada y previamente sellada en una comisaría española, era una de las "garantías" solicitadas por las autoridades para impedir el ingreso de trabajadores ilegales encubiertos como turistas.

Pero el recrudecimiento de la crisis económica, que en la actualidad llevó a España a batir el récord continental de desempleo, con más del 24% de su población al margen del mercado laboral, vació de sentido esta traba reglamentaria.

Además, también se suavizarían otros requerimientos que suelen invocar los oficiales de migración de los países suscriptos al llamado espacio Schengen, pero que en España se aplicaron con especial dureza. Entre estas exigencias a los visitantes está la de demostrar solvencia financiera para la estadía (un mínimo de 74 euros al día, en efectivo o a través de un extracto de cuenta bancaria) y el de exhibir el pasaje de regreso a su país de origen, dentro de un plazo no mayor a los 90 días, en el caso de los poseedores de pasaporte argentino sin visado alguno.

En el consulado de la Argentina en Madrid, donde anoche aún no habían sido notificados oficialmente de esta nueva disposición del gobierno español, destacaron que, "en la práctica", los controles se "relajaron" en los últimos tiempos. "En 2010, hubo 900 inadmitidos argentinos en España. El año pasado, menos de 300... y este mes, uno de los que más ciudadanos rechazados argentinos suele haber por tratarse del período del año en el que algunos tratan de venir a trabajar como bañeros, solo hubo 2 casos. Pero lo cierto es que, desde que la Argentina inició formalmente, hace dos años, su protesta contra los excesos en los controles migratorios, los casos de inadmitidos son mucho menos frecuentes", señaló ayer a LA NACION una fuente de la sede diplomática argentina.

La medida española de flexibilizar los criterios de admisión de ciudadanos extracomunitarios fue precipitada por la reciente decisión de Brasil de empezar a tratar a los visitantes españoles a ese país con las mismas exigencias.

También México, a comienzos de este mes, exhortó al Palacio de la Moncloa a "solucionar el problema" de los ciudadanos mexicanos "rechazados, retenidos y repatriados" desde Barajas, El Prat y otras terminales aéreas españolas..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil