Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristina quiere mirar con lupa cómo gasta la provincia

El Gobierno será más estricto antes de girarle más fondos al gobernador

Sábado 30 de junio de 2012
0

El drama del gobernador Daniel Scioli para conseguir fondos nacionales apenas empezó. La intención del gobierno de Cristina Kirchner es que, a partir de ahora, la provincia rinda cuentas cada mes sobre cómo gastó las partidas anteriores, según indicaron fuentes de la Casa Rosada.

De esa manera, el Gobierno controlará en la práctica que el gobernador cumpla con el reclamo público que le hicieron esta semana la Presidenta, el vicepresidente Amado Boudou y el ministro de Economía, Hernán Lorenzino: que gestione "con responsabilidad".

Será, sobre todo, una forma de exponer cómo administra Scioli los presupuestos y, eventualmente, demostrar que tiene gastos que no se condicen con una provincia en crisis. Le apuntan sobre todo a la caja de la publicidad oficial, un pilar del armado político de Scioli, a quien el kirchnerismo vislumbra como un rival electoral en 2015.

Pero también en el Gobierno intentan que Scioli asuma su parte en el costo político de un ajuste al que se verá obligado por la baja en la actividad económica. "Tendrá que cumplir con sus obligaciones con menos auxilio nacional. Eso ya se le dejó en claro", indicó una fuente al tanto de la difícil reunión del jueves, en la que Lorenzino le confirmó a Scioli que le remitiría este mes 1000 millones de pesos "en forma extraordinaria" y no 2800 millones, como pedía la provincia.

Una pesadilla

La noticia que le dio Lorenzino, sobre el filo de la liquidación de salarios, forzó a Scioli a anunciar lo que era una de sus peores pesadillas: el desdoblamiento de sueldos y salarios.

Hacía meses que temía la posibilidad de dar esa noticia amarga, pero hasta esta semana siempre había logrado destrabar el envío de fondos nacionales antes de que estallara la crisis.

"Es duro poner la cara todos los meses para pedir la plata, pero no queda otra, mi prioridad es cumplir con los sueldos", solía decir Scioli, en charlas reservadas, según recuerdan fuentes de su entorno. Ahora, no le alcanzó.

En La Plata recelan de cómo será ese proceso en el futuro. Si se cumple la idea de una suerte de auditoría permanente del gasto como condición para destrabar futuros giros, en el sciolismo auguran fuertes tensiones.

Scioli ya enfrenta permanentes embates en la Legislatura del bloque kirchnerista, en teoría los legisladores que lo representan. A los pedidos de informes por el juego y la publicidad oficial aprobados meses atrás, anteayer se sumó la creación de un "observatorio" de la conducta de la política policial y penitenciaria.

Fuentes del kirchnerismo provincial descuentan que crecerá ahora la presión por exponer más la forma en que la Gobernación ejecuta el gasto.

Los mismos informantes señalaron que, en paralelo, habrá que esperar una mayor presión de los gremios estatales y docentes bonaerenses, entre los que el kirchnerismo tiene fuerte injerencia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas