Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La búsqueda de la identidad

El equipo de La Parka arremete con el concepto de "lo freaky" en una comedia familiar

Viernes 06 de julio de 2012
SEGUIR
LA NACION

Onírico o real, según quien lo conciba, el universo por donde transita la Alicia de Lewis Carroll a lo largo de su viaje iniciático resulta un festín para la imaginación de un artista. La cantidad de reformulaciones de la historia en la literatura, en el cine y en el teatro habla de un disparador fuerte para la creación. Alcanzados por el País de las Maravillas, los Random Creativos, grupo formado por Diego Corán Oria, Facundo Rubiño, Seku Faillace, Tadeo Jones, Roberto Peloni y Jorge Soldera, hacedores de La Parka, el musical , estrenan su "versión libre", Alicia en Frikiland , este sábado, en el Teatro 25 de Mayo.

"Es un family show", sentencian los Random al unísono. Corán Oria, director general de esta propuesta, será el encargado de aclarar: "No es un infantil. Creemos que nuestro código, la estética que manejamos, el libro, no responde a espectadores muy chiquitos. Nos parece que es para mayores de 8 años".

Están entusiasmados. Hablan de "un gran salto" con respecto a sus producciones anteriores. "Tenemos 70 personas trabajando", dicen orgullosos y temerosos: "Sabemos que va a ser difícil crear otro fenómeno como La Parka , pero pusimos todo al servicio de esto y estamos felices", dice Tadeo Jones, el director de arte, con los vidrios de sus anteojos tan cubiertos de gotitas de pintura que no se entiende cómo ve. Pero sí que ve. Creó una impactante escenografía a través de objetos llevados por los fans del grupo impulsados por una iniciativa lanzada en Facebook y en Twitter, el "friki trash".

Muñecos de plástico y ositos de peluche dispersos por todo el escenario, mirando, esperando la acción. Un caballo violeta. Un trono multicolor. Hongos ¿mágicos?, enormes. Frikiland se despliega siguiendo su propia lógica, como un cuadro de Dalí, donde los sueños mandan sobre la razón y donde la propia identidad es la gran incógnita.

Ser friki

"Empezamos a indagar a partir de la palabra freak , que en inglés quiere decir raro. Desde la concepción de la obra, tratamos de entender qué es ser raro, qué es lo extraño de ser raro", explica Rubiño, actor que descolló en su interpretación de Gladiolo en La Parka (se ganó un Premio Hugo por eso) y que ahora, además de autor del libro y las letras junto con Corán Oria, encarnará a la Liebre, coequiper del Sombrerero Loco (Roberto Peloni). Aunque toman los personajes de la historia de Lewis Carroll, éstos no serán representados como animales. "Es un viaje, no es un sueño. No vimos la necesidad de hacerlos como animalitos." Desde esa elección, la Reina de Corazones no tendrá naipes como súbditos, el conejo no tendrá orejitas ni el gato cola. La historia partirá desde un momento en el colegio, donde Alicia (encarnada por Mariel Percossi) se siente excluida, rara, freak, y huye siguiendo a su mejor amigo, que en Frikiland se convertirá en el conejo. "No es el País de las Maravillas, es el universo freak, donde hay como una interpretación de lo que cada persona que rodea a Alicia le enseña en su vida cotidiana", aclara Rubiño.

"Queremos poner el acento en la búsqueda de uno mismo. Entendemos lo freak como esa búsqueda de identificación", explica el director. Su análisis sobre el "ser friki" se relaciona con la aparición de tribus urbanas: "Las tribus se formaron porque había gente que no se podría identificar con nada de lo establecido. El freak hace lo que le pinta. Genera el contenido de lo que quiere ver. Elabora sus propias versiones de lo que le gusta, se graba, lo sube a YouTube. Arma su realidad", continúa, y completa la idea apelando al lema de la obra: "Viví tu realidad".

Generar identificación, comunidad y movilizar fans parece ser la especialidad de los Random. Y así como antes había "parkeros", nuevos neologismos se asocian a Alicia: todo lo que pueda derivarse de la palabra "friki" es válido. A partir de ese concepto surgieron acciones que ayudaron a crear una nueva batería de fanáticos y un nuevo fenómeno en ciernes: primero, el "friki trash", en el que convocaban a llevar "friki toys", juguetes en desuso, objetos que les pudieran servir para escenografía, y terminaron recolectando desde ruedas de bicicletas o pajareras hasta una montaña de bebotes de plástico. Luego, el "friki dance", que invitaba a los seguidores de los Random a subir un video a YouTube bailando una canción con pasos "frikis".

Ahora, todo lo que los rodea lleva ese adjetivo: friki amigos, friki luces, friki vestuario, son frases que se escuchan constantemente en los pasillos del Teatro 25 de Mayo, en el corazón de Villa Urquiza. "Fue un proceso hermoso, que nos refrescó como grupo, una manera de superarnos. Pusimos todo de nosotros", comenta Seku Faillace, coreógrafa del equipo, y todos asienten. La complicidad entre estos seis creativos es tan palpable que no sorprende que nadie quiera llevarse los créditos. Será el director el que diga eso que todos están pensando: "Lo que siento es que más que nunca somos todos los que hicimos esto. Es una creación colectiva, y por eso la queremos tanto".


PARA AGENDAR Alicia en Frikiland: dirigida por Diego Corán Oria, con música de Jorge Soldera. En el 25 de Mayo, Triunvirato 4444. Sábados y domingos, a las 17 y a las 20.
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.