Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La carrera hacia la Casa Blanca / El presidente, en campaña

Obama pide que la clase media pague menos impuestos

Exterior

Enviará al Congreso su propuesta para excluir a los más ricos de la prórroga de beneficios fiscales

WASHINGTON.- En plena campaña electoral, el presidente norteamericano, Barack Obama, intentó ayer alejar la agenda del desempleo e instalar en la agenda un tema sensible para los republicanos: los impuestos. Con la intención de reconquistar a un amplio sector de los norteamericanos, pidió ayer al Congreso que se prorrogue la reducción de las cargas fiscales a la clase media y reclamó que se excluya a los más ricos de ese beneficio.

La iniciativa, que busca una mayor equidad fiscal y la reactivación de la debilitada economía norteamericana, está destinada a morir en los pasillos del Congreso ante el seguro rechazo de la oposición republicana.

La propuesta de Obama no es nueva, pero el presidente quiso ponerla otra vez de relieve como ejemplo de las "diferentes visiones" de país que tienen él, candidato demócrata a la reelección, y el que será su rival republicano en noviembre, Mitt Romney.

"No podemos mantener a la mayoría de los norteamericanos y a nuestra economía como rehenes mientras debatimos los méritos de otro recorte de impuestos para los más ricos", dijo Obama durante un discurso en la Sala Este de la Casa Blanca.

Con su propuesta, Obama pretende que los recortes de impuestos aprobados durante el gobierno de su antecesor, George W. Bush, y que vencen en diciembre, se prorroguen por un año, pero solamente para las familias que ganen menos de 250.000 dólares anuales,

"Estoy pidiendo al Congreso que extienda los recortes impositivos para el 98% de los norteamericanos", detalló el presidente.

"En este momento, nuestra máxima prioridad tiene que ser dar a las familias de clase media y a las pequeñas empresas lo que merecen [...] la prosperidad del país depende de una clase media fuerte", destacó Obama, que advirtió que su plan no tiene nada de radical, por lo que espera que salga adelante en el Congreso.

El mandatario lleva defendiendo durante varios meses un aumento de impuestos para los más ricos y el mantenimiento de las ventajas fiscales para la clase media como fórmula para reactivar la economía y el consumo y hacer frente al abultado déficit público. Ya el año pasado, Obama pidió no prolongar las ventajas fiscales a los más ricos.

No obstante, el de ayer fue su primer llamamiento específico al Congreso para que al menos durante 2013 sigan vigentes los recortes de la era Bush para las rentas inferiores a 250.000 dólares anuales.

El pedido del mandatario demócrata llega en un momento en el que los analistas alertan de que un aumento de los impuestos (si las exenciones no se prorrogan), combinado con los recortes previstos en el gasto público, podría llevar a la economía hacia la recesión.

En plena campaña electoral, el anuncio le sirve a Obama para volver a presentar a Romney -que en sintonía con la filosofía de los republicanos defiende rebajas fiscales también para los más ricos- como un político alejado de las preocupaciones de la clase media.

Recortes

Los republicanos, que tienen mayoría en la Cámara de Representantes, sostienen que los recortes impositivos deben ser prorrogados para todo el mundo, incluso para los más adinerados, y ya han adelantado que se opondrán al plan de Obama en el Congreso.

"El planteamiento de Obama demuestra una vez más que no tiene ni idea de cómo poner a Estados Unidos a trabajar de nuevo y ayudar a la clase media", sostuvo en un comunicado una vocera de Romney, Andrea Saul, que advirtió que un aumento de impuestos a las rentas más altas dañaría la recuperación económica.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, tachó en otro comunicado de "quijotesca" la propuesta de Obama e indicó que no servirá para crear puestos de trabajo. La tasa de desempleo continúa siendo alta, en el 8,2%.

Por su parte, Nancy Pelosi, líder demócrata en el Congreso, sugirió que el umbral de ingreso para las actuales exenciones impositivas debería fijarse en un millón de dólares anuales, en lugar del límite de 250.000 dólares que defiende Obama.

El Congreso inició ayer cuatro semanas de trabajo intenso antes de las vacaciones de verano. Los republicanos planean programar una votación para sacar adelante la prórroga fiscal manteniendo las ventajas tributarias a ese 2% de la población que tiene rentas anuales superiores a los 250.000 dólares.

Mientras, Jay Carney, vocero de la Casa Blanca, volvió a instar a Romney -que tiene una fortuna estimada en 250 millones de dólares y ha admitido que paga una tasa impositiva menor a la del estadounidense medio- a difundir su declaración fiscal y continuar así con una "importante tradición".

Agencias AP, EFE y DPA .

TEMAS DE HOYConflicto gremialFrancisco y la ArgentinaAmado BoudouLa pelea con los holdouts