Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El cepo cambiario

Crece la compra de dólares en Uruguay

Economía

Cada vez más argentinos buscan la manera de convertir sus pesos; la paridad es la del blue

Por   | Corresponsal en Uruguay

MONTEVIDEO.- Las casas de cambio del Uruguay, los asesores financieros y los estudios jurídicos están muy activos atendiendo a clientes argentinos inquietos por convertir pesos de su país en moneda extranjera. En los últimos días se intensificaron las consultas, y esa mayor demanda encuentra una oferta diversificada e ingeniosa para responder con rapidez y a precios moderados.

Pero las restricciones cambiarias y las medidas represivas al movimiento de capitales del gobierno argentino han encarecido el costo de atención en Uruguay a clientes de ese país.

El presidente de la Bolsa de Valores de Montevideo, Pablo Montaldo, dijo a LA NACION que el flujo de capitales se mantiene intenso y que las cotizaciones que se ofrecen en la plaza están en línea con los datos operados en Buenos Aires, más costos generados por el origen de la transacción.

Pero las cotizaciones para pasar pesos argentinos a dólares varían mucho según el lugar donde se realice la operación. En comercios chicos, que no mueven mucho dinero, se rigen por la cotización estricta de la pizarra del estatal Banco República, lo que determina un precio de 6,74 pesos por dólar. Eso lo paga sólo aquel que va a un mostrador y hace la conversión de pesos argentinos a pesos uruguayos y luego a dólares, pero no es lo usual.

Ayer, el peso argentino quedó en pizarras al público en 3,30 pesos uruguayos para la compra y 4,30 para la venta, mientras que el dólar cotizó a 21,65 pesos uruguayos para la compra y 22,25 para la venta. El pasaje lineal de pesos argentinos a uruguayos y luego a dólares arroja esa cotización hipotética de 6,74 argentinos por dólar. Pero alcanza un pedido en el mostrador para conseguir un precio mucho más bajo. Y por cierto volumen relevante, el tipo de cambio entre pesos argentinos y dólares se acerca al de la plaza porteña del paralelo. "Una cotización cambiaria que se maneja acá en Montevideo es de 5,90 pesos argentinos por dólar", dijo Montaldo, que además de presidir la bolsa local y dirigir una sociedad bursátil, tiene casas de cambio en la capital y el interior uruguayo.

"Hay muchos argentinos que tienen negocios acá en Montevideo o en otra ciudad uruguaya y que generan ingresos por alquileres o por otros negocios, que no los ocultan, que tienen todo legal, y que siguen trabajando normalmente", añadió Montaldo.

En comercios chicos, hoteles y restaurantes, la atención a los argentinos se ha complicado, pero, según consultas de LA NACION entre operadores turísticos, el flujo continúa con firmeza.

"Creíamos que podía haber un parate duro, teníamos cierto pesimismo, pero lo que estamos viendo es que los argentinos siguen llegando y no sólo para pasear, sino también para concretar operaciones inmobiliarias", declaró el presidente de la Cámara de Turismo, Luis Borsari.

"Cada vez se le complica más al argentino sacar dinero de su país, cambiar moneda, pero la verdad es que acá siempre circulan todas las monedas, no hay problemas para cambiar y los negocios siguen", añadió.

"Por lógica, para tomar pesos argentinos se toma a lo que dice la pizarra de los cambios", dijo el operador turístico sobre el precio de referencia para aceptar pagos con pesos argentinos.

Los comerciantes y cambistas reconocen que al argentino le conviene vender todos sus pesos en una casa de cambio para luego pagar con uruguayos, porque al hacerlo así consigue una cotización especial y no el cambio cruzado de pizarra que le determina un precio excesivo.

Borsari destacó que en Punta del Este no se registran atrasos en pagos de gastos comunes o mantenimiento de inmuebles, pese a las dificultades que tienen los argentinos para hacerse de moneda extranjera..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYProyecto de reforma laboralMauricio MacriEl caso Mariano BeneditCristina Kirchner