Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La puja Nación-provincia / Acto en General Rodríguez

Cara a cara, la Presidenta criticó duramente a Scioli

Política

En un mensaje por cadena nacional, lo acusó de montar "operaciones"; el gobernador no respondió

Por   | LA NACION

Sin margen de retorno para una relación empantanada: así se mostraron ayer Cristina Kirchner y el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli. En medio de la tensión entre ambos y la crisis económica de la provincia, la Presidenta le reclamó nuevamente mayor gestión y, por cadena nacional, se quejó de las "novelas" y "operaciones" en contra de la Casa Rosada.

Fue la embestida pública más fuerte contra Scioli, que no le respondió, y la hizo la primera vez que se veían cara a cara desde que la Presidenta, hace dos semanas, le reprochó falta de responsabilidad en la administración de las cuentas públicas provinciales.

Cristina Kirchner puso ayer en su boca las palabras que venían repitiendo desde el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, hasta legisladores y ministros. "Lo importante es trabajar, gestionar y no creer que la realidad se hace a partir de operaciones o de novelas", planteó la jefa del Estado en un acto en General Rodríguez, en el oeste del conurbano.

Al encontrarse se saludaron con formalidad y se mostraron distantes. Después, sobre el escenario, la escuchó serio, sin gesticular.

Cristina nunca lo nombró, pero antes de iniciar su derrotero de críticas al mandatario, hizo una detallada descripción de los aportes que había hecho el gobierno nacional al provincial. Habló de 400.000 millones de pesos destinados desde 2003 al distrito bonaerense y lo consideró una "cifra inédita". Ya no quedaba lugar a dudas. Le estaba hablando directamente a Scioli.

Con las duras advertencias oficiales, la negociación entre la Casa Rosada y el gobierno provincial ingresó en un punto muerto. Según pudo saber LA NACION, Cristina no dio respuesta al pedido de Scioli para colocar deuda provincial en organismos nacionales, con lo que dejó sin efecto una de las herramientas con las que contaba el mandatario para conseguir recursos para el pago del aguinaldo a los empleados estatales, que debió dividir en cuatro cuotas.

Hubo una única y tímida promesa, que no alcanzó siquiera a ser un bálsamo en medio de la pelea. "Nosotros vamos a seguir ayudando, pero quiero decirles a los gobernantes e intendentes que lo importante es trabajar, gestionar y no creer que la realidad se hace a partir de operaciones o de novelas, de cosas que no existen en realidad", apuntó.

Traducido: para la Casa Rosada, Scioli busca involucrar al Gobierno en la crisis provincial y la durísima reacción de la jefa del Estado de ayer fue en respuesta a la iniciativa del gobernador de adherir a la ley de emergencia económica nacional que hace nueve años prorroga el kirchnerismo. Así lo describieron a LA NACION un ministro y dos funcionarios con despacho en Balcarce 50 ante la falta de apoyos al gobernador para avanzar con su propia iniciativa provincial.

"Muchas veces hay que discutir cuando uno administra en nombre del pueblo; tenés que enfrentarte con intereses, lo que no quiere decir confrontar, porque siempre hay que optar, sobre todo en economía", aleccionó la Presidenta. "Nada es neutro, lo que se le da a uno es porque lo pone otro", agregó Cristina, punzante, sobre el modo de gestionar, sin enemigos, del gobernador. La Casa Rosada nunca terminó de digerir que el revalúo de tierras que hizo Scioli no le haya alcanzado para mejorar las cuentas provinciales. Otro de los puntos en los que la Presidenta espera un achique del gasto de la provincia es en publicidad oficial, por lo que el bloque oficialista pidió informes al Ejecutivo en la Legislatura provincial.

En medio de la disputa política, la jefa del Estado se hizo un espacio para cuestionar al titular de una inmobiliaria que había dado testimonio al diario Clarín sobre la desaceleración de la economía. Dijo que había consultado con la AFIP y que habían encontrado que no había presentado su declaración jurada desde 2007 (ver aparte).

También hizo alusión a la tapa del diario español El País, en la cual había una foto del ministro de Economía local, Luis de Guindos. "Ustedes saben que en la Unión Europea han intervenido el Banco Central, y ahí está el pelado ése [por De Guindos] con el dedo señalando. Me trajo unos recuerdos que casi me amargan el desayuno, me quedé con la tostada atragantada". Algunos creyeron ver una referencia al ex ministro Domingo Cavallo.

Tanto en La Plata como en Balcarce 50 comparaban el discurso de Cristina con el que había dado Néstor Kirchner cuando le pidió en un acto público a Scioli que le dijera quién le ataba las manos para luchar contra la inseguridad, como había dejado trascender entonces el gobernador.

La tensión ayer comenzó a palparse apenas comenzó a hablar la Presidenta. El acto fue, en rigor, para colocar la piedra fundacional de la nueva fábrica de maquinaria agrícola que levantará la empresa alemana AGCO. Su CEO a nivel internacional, Martin Richenhagen, que hablaba poco español, presenció la disputa local. Una traductora le fue contando cada palabra presidencial. Otro protagonista fue el diputado y ex gobernador Felipe Solá, presente en el acto, a quien Cristina le pidió en público que corroborara la cantidad de fondos que enviaba la Casa Rosada al distrito bonaerense.

Antes de cerrar los 40 minutos por cadena nacional, la Presidenta envió una última advertencia a Scioli, esta vez en el plano electoral, el que más preocupa a la Casa Rosada. "No hay manera de poder sobrevivir como político si uno no administra y gestiona", le dedicó. Se saludaron fríamente. El se fue media hora antes que ella.

DIXIT

"Lo importante es trabajar, gestionar y no creer que la realidad se hace a partir de operaciones"
Cristina Kirchner .

TEMAS DE HOYFrancisco y la ArgentinaAmado BoudouLa pelea con los holdoutsEl tiempo