Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

En Venezuela, el presidente no consigue despejar las dudas

Exterior

El lunes pasado se declaró libre de cáncer, pero los médicos descartan esta versión

Por   | Para LA NACION

CARACAS.- Miles de seguidores del presidente venezolano, Hugo Chávez, aclamaron ayer a su líder en el primer acto de masas de su campaña presidencial. Y lo hicieron con los ojos de la fe revolucionaria, creyendo ciegamente lo que no pueden ver ni saber: la curación del cáncer que aqueja al presidente bolivariano desde hace 13 meses.

El "huracán venezolano" arrancó en Anzoátegui su cuarta contienda presidencial "sin ninguna limitación física". Chávez recorrió 2,8 kilómetros subido a un camión, entre el fervor de su gente y la hilaridad de muchos que apostaban a que algo así no iba a suceder.

Fue el 20 de junio cuando el mandatario adelantó que se sentía sano: "Yo esta mañana me vi la cara y me dije: «Oye, te ves sano, Hugo Chávez»". El lunes pasado, apurado por las preguntas de un periodista y casi a regañadientes, anunció que estaba "libre" del cáncer. Y la afirmación del presidente y candidato a la presidencia venezolana dio la vuelta al mundo.

Desde aquel momento no se habla de otra cosa en el país caribeño. Sus seguidores, como los que ayer lo acompañaron en Anzoátegui, no dudan de sus palabras. En cambio, sus detractores no creen que esté "libre, libre, totalmente libre" de la enfermedad que lo acecha, como afirmó el mandatario. Desde ese momento, la pelea en las redes sociales llegó a alcanzar tonos bélicos.

Pero más allá de amores y odios, distintas voces médicas contradicen e incluso ponen en duda la veracidad de la afirmación presidencial. "El rabdomiosarcoma es un tumor sumamente agresivo. Lamentablemente es una enfermedad que es incurable", recordó el especialista venezolano José Marquina.

 
 

"[A Chávez] le hicieron unas tomografías, las cuales no mostraron mayores cambios en la enfermedad. Ha salido más activo en la televisión y ha ganado bastante peso por los esteroides", reveló el médico residente en Estados Unidos, una de las voces que más lucharon durante 13 meses contra el secreto de Estado levantado en torno a la enfermedad presidencial, y que terminó convertido en una "vedette" en las redes sociales.

El uso de esteroides tras la quimioterapia de las dos primeras operaciones de junio de 2011 provocó un debate en la comunidad científica, incluso fue recogido y criticado en los cables de WikiLeaks.

Algunos médicos rusos y brasileños acusaban al equipo cubano que trata a Chávez de haberle suministrado esteroides de forma abusiva. Por una parte, lo dotaban de mayor fortaleza para seguir al frente de la presidencia, pero por otra le hinchaban y deformaban el rostro. Y, sobre todo, le reducían las defensas del organismo y aceleraban el crecimiento del nuevo tumor.

Fase estacionaria

Según fuentes consultadas por LA NACION, Chávez se encuentra en una fase estacionaria de su enfermedad, lo que no significa que esté curado y "libre" del cáncer. Varios oncólogos venezolanos coinciden en que se necesita que pasen dos años de la última recurrencia para decretar que está completamente sano.

Se repiten de esta manera las mismas circunstancias que en octubre pasado, cuando al regresar de sus tratamientos en La Habana se acercó a agradecer al Cristo de la Grita el milagro de su vida: "Hoy comenzó el nuevo Chávez. No hay células malignas en mi cuerpo. Puedo decir que saqué 20 puntos [en los exámenes], gracias a Dios".

Incluso en aquel momento varios especialistas alertaron sobre que tal afirmación era demasiado optimista. El tiempo les dio la razón: cuatro meses después, en pleno Carnaval, Chávez viajó de incógnito a La Habana. La filtración en la prensa lo obligó a reconocer que un nuevo tumor se había desarrollado en su cuerpo.

Con su credibilidad puesta en duda y cuando sólo faltan 85 días para las elecciones del 7 de octubre, Chávez se lanzó de lleno a la contienda electoral. Se juega el futuro de su revolución. "Los indecisos serán quienes decidan el ganador electoral", volvió a insistir ayer Luis Vicente León, presidente de la consultora Datanálisis, una de las más confiables de Venezuela.

Unos indecisos que difícilmente votarían a un candidato gravemente enfermo. Y en eso está Chávez, intentando convencer a todos de que es un candidato sano. Con su estilo populista de toda la vida, e incluso mezclando arenga política y mística en un solo tuit: "¡Chávez es un pueblo! ¡Chávez somos millones! ¡Tú también eres Chávez!"..

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsAFIP