Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La oposición gremial / Solo los aliados del camionero convalidaron la nueva CGT

Lanzó Moyano un desafío electoral al kirchnerismo

Política

Dijo que los trabajadores tendrán que "repensar el voto"; defendió a Scioli y criticó al Gobierno

Por   | LA NACION

Con los puentes de diálogo cortados y decidido a enfrentar a la Casa Rosada, Hugo Moyano empujó sus reclamos gremiales directamente al terreno electoral. Después de ser elegido ayer jefe de un sector de la CGT, el camionero condicionó el respaldo al kirchnerismo en las elecciones legislativas nacionales de 2013. Insinuó que podría darle su apoyo a un postulante opositor o hasta presentar sus propios candidatos.

"Que el Gobierno no se olvide que mucho de ese 54% que muestra es de los trabajadores. Si no hay respuesta a quienes han contribuido al triunfo, tendremos que repensar el futuro voto. No podemos votar a quien nos niega. Vamos a ver si el 54% no se reduce sustancialmente", planteó Moyano desde un escenario poblado de aliados, que integrarán desde mañana la nueva cúpula de la CGT , que se afincará en la sede de Azopardo 802.

A diferencia de sus últimos ataques retóricos al Gobierno, Moyano se preocupó esta vez por condimentar sus exigencias gremiales con reclamos más amplios. Reiteró sus pedidos de una reforma tributaria y de mejoras salariales, pero también se refirió a la inflación, a la inseguridad y a los jubilados. Hasta protestó por la soberanía de las islas Malvinas. Fue un discurso que cruzó las fronteras de su habitual tribuna sindical y la de sus fieles camioneros.

Defendió abiertamente al gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, en la pelea que mantiene con la Presidenta por el retraso en el pago de aguinaldos a los estatales provinciales. "Se la agarran con él y es el gobierno nacional el que no envía el dinero en tiempo y forma", tomó partido el referente sindical.

Antes de su desafío retórico a Cristina Kirchner, Moyano presidió el congreso nacional cegetista que lo proclamó secretario general de la central obrera por tercera vez consecutiva.

En una elección con lista única y sin inspectores del Ministerio de Trabajo, el moyanismo se jactó de haber logrado la participación del 54,6% del total de los delegados congresales. En el padrón general se contabilizó, también, a los representantes de los gremios opositores que se ausentaron ayer del comicio por considerarlo "irregular".

La disidencia al camionero convocó a su propia elección para el 3 de octubre, cuando consagraría al metalúrgico Antonio Caló como el jefe del otro sector de la CGT. El Gobierno avalará este comicio y le dará legitimidad a este sector, integrado por "los Gordos" (representantes de los grandes gremios), ex moyanistas y dirigentes gremiales vinculados al Estado.

 
"Ni con los gobiernos militares ni liberales jamás en la historia un gobierno intentó incidir en las elecciones de la CGT", rechazó Moyano la impugnación del Ministerio de Trabajo a la convocatoria que se celebró ayer en el estadio de Ferro.

Moyano sufrió la fuga de aliados hasta el último momento. Se confirmó ayer la quita del apoyo de la Unión Ferroviaria y la ausencia de Ricardo Cirielli, del Personal Técnico Aeronáutico. Lo de Cirielli fue extraño, ya que acompañó al camionero en su reciente protesta a la Plaza de Mayo y en la del año pasado, en Huracán.

"Hubo dirigentes que me llamaron llorando. Los presionaron para que no vengan al congreso con la quita de los repro [un beneficio que les da el Estado]", dijo Moyano. Se refería al textil Jorge Lobais, un incondicional hasta hace un puñado de días.

Se preocupó Moyano por escenificar una mayoría que ni él ni sus opositores tienen. Conformó su CGT con dirigentes de gremios con poco caudal de afiliados, a excepción de los ruralistas de Gerónimo Venegas y de los municipales porteños de Amadeo Genta.

Pero en su mensaje dejó en claro que será una central combativa, sustentada en el poder de fuego de los camioneros. "Vamos a profundizar los reclamos. El Gobierno no quiere a las organizaciones gremiales. ¿Nos tienen miedo? Yo pido que nos tengan respeto", exigió Moyano, que ya prevé activar un plan de lucha para las próximas semanas. Uno de los puntos centrales será quejarse por la deuda estatal con las obras sociales sindicales e insistir en una modificación del impuesto a las ganancias.



"Hay una sola CGT"

Si bien la fractura de la CGT ya es un hecho, en el moyanismo se cuidaron de no derribar del todo los puentes a posibles arrepentidos. "Si [los antimoyanistas] tenían la mayoría, hubieran participado y entraban por la puerta grande. Pero prefirieron someterse al poder político. Entendemos las presiones, pero los esperamos y los necesitamos. Tienen las puertas abiertas para volver", sugirió el petrolero Guillermo Pereyra, miembro del consejo directivo de YPF y desde mañana número dos en la flamante cúpula cegetista.

 
No bien el petrolero terminó con su discurso, las miles de personas que poblaron el estadio de Ferro unificaron sus voces en un mismo cántico: "Y ya lo ve, y ya lo ve, hay una sola CGT...". Pero el cantito que más trascendió fue en apoyo a Moyano. Prácticamente, fue un acto puramente de los camioneros.

El bancario Sergio Palazzo también envió una señal a los rivales sindicales. "Debe haber una integración. No hay organizaciones grandes ni chicas, hay gremios que ponen lo que hay que poner para defender a los compañeros. Vamos a seguir con la coherencia de la lucha. No tenemos actitud de complacencia, hay un límite", sostuvo.

Palazzo ocupará la Secretaría de Relaciones Institucionales en la CGT moyanista. De origen radical, el bancario se las deberá ingeniar entre tantas reivindicaciones peronistas. De hecho, la inspiración política de Moyano es Perón. Lo cita y lo evoca permanentemente.

Gerónimo Venegas mencionó ayer a la Presidenta cuando bromeó al mover los micrófonos del atril, como suele hacerlo Cristina. De inmediato, se oyó un estruendo de silbidos. El ruralista los calmó con un grito: "Estamos preparados para la lucha".

Venegas será una de las principales espadas de la central moyanista. No solamente aporta poder de movilización, sino que también es un nexo con sectores del peronismo disidente. Es Venegas el que empuja a Moyano a vincularse con peronistas que no comulgan con el kirchnerismo. Algo de esto tuvo que ver con el desafío de ayer al Gobierno.

El lanzamiento

  • "No podemos votar a quien desprecie a los trabajadores. En 2013 vamos a repensar nuestro voto"
  • "Vamos a intensificar el reclamo gremial, pero no haremos ninguna locura"
  • "Los trabajadores sufren la inseguridad, que ya ha atemorizado a toda la sociedad, y el Estado no da soluciones"
  • "El Gobierno se las agarra con Scioli, pero no le manda la plata"
    Hugo Moyano
    Secretario General de la CGT
  •  
     
    RECALDE NO SE PERDIÓ EL ACTO
    El diputado Héctor Recalde, histórico asesor legal de Hugo Moyano, estuvo ayer presente en el congreso sindical que renovó el mandato del líder camionero, después de haber participado en las últimas semanas en actos de la Presidenta y de haber reafirmado su apoyo al proyecto del oficialismo.
TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosInseguridadCristina KirchnerElecciones 2015