Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Josá María "El Vasco" Olazagasti

El secretario de De Vido se prepara para ser candidato

Política

Es uno de los hombres de más confianza del ministro; ahora quiere postularse en la Capital

Por   | LA NACION

Siempre estuvo a la sombra de su jefe, pocas veces apareció en público y lo poco que trascendía de él eran sus gestiones, siempre secretas y en reserva, con empresarios, intendentes, gobernadores, sindicalistas, embajadores y hasta presidentes extranjeros.

Su nombre: José María Olazagasti, alias "el Vasco". Su cargo: secretario privado del ministro de Planificación, Julio De Vido. Su nueva meta: convertirse en un referente en la Capital con miras a las próximas elecciones legislativas.

Del perfil bajo que mantuvo desde hace nueve años pegado a De Vido, Olazagasti pasó, hace dos meses, a subirse a los escenarios y, micrófono en mano, salir a la caza de posibles votantes.

Su arenga política no se corre un centímetro de los lineamientos generales del Gobierno. "Esto es un cambio profundo en la vida de la gente, la realidad del país es el trabajo, el crecimiento y mirar para adelante, no la mentira que publican Clarín y algunos medios", sentenció el hombre fuerte de De Vido en un acto en Necochea, el 13 de junio pasado. Hasta allí llegó en su primera escala como político público para entregar los decodificadores de televisión digital que reparte el Gobierno. Una tarea que antes hacía De Vido, ahora es exclusiva de Olazagasti, que tiene la venia del ministro de Planificación para lanzarse a la carrera electoral.

Su aliado: nada menos que Andrés "el Cuervo" Larroque" secretario general de la agrupación La Cámpora y diputado nacional. Larroque es uno de los jóvenes más cercanos a Máximo Kirchner, el hijo de la Presidenta, y su palabra es clave a la hora de avanzar o no con una candidatura.

Sus salidas políticas son, por lo general, los viernes y sábados, y recién comienzan. Además de estar en Necochea, estuvo en San Antonio de Areco, el único bastión de La Cámpora, donde la agrupación juvenil consiguió ganar las elecciones de intendente en octubre del año pasado de la mano de Francisco "Paco" Durañona. Fue en un acto el 29 de junio pasado, en el gimnasio municipal Santiago Luján Saigos. Allí también entregó los decodificadores. Otros de sus destinos fueron José C. Paz, donde estuvo con Larroque, y Navarro.

En el equipo de colaboradores de De Vido están entusiasmados con el nuevo rol público de Olazagasti y cuentan que el secretario del ministro tiene domicilio en la Capital. Comparte así territorio con el secretario general de La Cámpora. Su base es Mataderos. Allí dio sus primeros pasos públicos cuando organizó la reconstrucción del club Glorias Argentinas, arrasado por el temporal de mayo pasado.

Es extraño ver a Olazagasti en fotos, videos o dando discursos. Siempre se manejó en un segundo plano y las veces que su nombre se hizo público fue en medio de investigaciones judiciales contra De Vido, como la valija con 800.000 dólares que ingresó en el país Guido Alejandro Antonini Wilson o el caso de la supuesta embajada paralela en Venezuela.

De familia militante, los Olazagasti fueron famosos en los primeros años de kirchnerismo. Eran los dueños del pingüino inflable gigante que se desplegaba en los actos más importantes del Gobierno. Militan todos: José María; Lucas, su hermano, y Carolina, su hermana y pareja de Juan Zabaleta, secretario administrativo del Senado y mano derecha del vicepresidente Amado Boudou.

No hay empresario que no tenga su teléfono. Olazagasti llegó a representar a De Vido en reuniones con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, o encabezar misiones a Caracas. Desembarcó en pleno en YPF cuando fue expropiada a Repsol y en el último paro de combustibles que hizo Hugo Moyano, comandó con el secretario de Seguridad, Sergio Berni, el operativo de emergencia. Con él, De Vido pone un pie en la Capital..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts