Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Advertencia del FMI por China y Brasil

Las grandes economías emergentes enfrentan una fuerte desaceleración, según el organismo; Italia y España, amenazas para el mundo

Martes 17 de julio de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.– La crisis mundial aprieta pero no ahoga. El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo la perspectiva de crecimiento global para este año –un recorte lastrado por la incertidumbre europea y la situación en Estados Unidos–, al tiempo que previno que "la situación podría agravarse" si no se toman medidas correctivas a tiempo.

Pero fundamentalmente el informe corroboró la impresión de que la crisis comienza a castigar a las economías emergentes más dinámicas, entre ellas la china y la india. También hubo mención a las crecientes dificultades en Brasil, que, según el documento, "se une a la pérdida de ímpetu" de esos países.

Titulado "Perspectivas de la economía mundial", el informe fue presentado originalmente en abril. Lo que se hizo ayer fue una "actualización" de las conclusiones, con una ligera corrección de los números originales. La presentación fue liderada por el economista jefe de la entidad, el francés Olivier Blanchard.

El informe resaltó la creciente preocupación que despierta la desaceleración de economías emergentes que habían ayudado a mantener el crecimiento global tras la crisis de 2008, principalmente China, la India y Brasil. Las medidas de estímulo que estos países tomaron tras la caída de Lehman Brothers junto a la baja de las tasas de interés habían logrado mantener el dinamismo de estas potencias emergentes, que apuntalaron el crecimiento mundial y ayudaron a moderar el impacto de las recesiones en Europa y Estados Unidos.

Pero la caída de la demanda en el mundo desarrollado terminó finalmente por enfriar economías como la china, que dependen fuertemente de sus exportaciones para crecer. Según el informe, China crecerá un 8% este año, aunque en los últimos meses creció el temor a que la cifra sea inferior, lo que golpearía directamente el dinamismo laboral del país.

Brasil y la India también sufrieron en los últimos meses fuertes devaluaciones de sus monedas, después de años de protestas por la pérdida de competitividad de las exportaciones. Estas devaluaciones, sin embargo, implican también que las inversiones son menos rentables, lo que podría desalentar a los mercados.

En todo caso, el FMI cree que la fuga de inversiones de las economías emergentes aún no es preocupante, pero podría volverse crítica si la situación sigue deteriorándose. En conjunto, la revisión de la perspectiva de crecimiento global redujo en apenas una décima su pronóstico de evolución para este año, al 3,5%. La tendencia se agudiza un poco más para 2013, con un recorte del 4,1 al 3,9%.

Blanchard no dudó en cargarle buena parte de la revisión a la baja a la economía europea. En menor medida, parte de la responsabilidad cayó sobre Estados Unidos, de cuya economía rescató que tuvo un muy buen comienzo de año, que luego no siguió con igual entusiasmo.

"Esa revisión refleja más que nada el enfriamiento de la actividad en la eurozona, en especial en las economías periféricas, donde se harán sentir con fuerza los efectos moderadores de la incertidumbre y el endurecimiento de las condiciones financieras", dijo Blanchard.

En el caso de Estados Unidos, se trata más bien de un crecimiento a menor ritmo que el esperado. Ambos lastres son los que, en conjunto, están ralentizando más de lo esperado las economías emergentes, señaló el FMI. Uno de los datos salientes del informe fue el llamado de atención al "liderazgo político" a que "aplique cuantos antes" medidas correctivas para impedir males mayores.

Blanchard apuntó especialmente a la situación en España e Italia y "al círculo vicioso" que podría generarse desde allí "si uno de esos dos países empeora y pierde acceso al mercado internacional". En ese caso, conjeturó, "las implicancias serían tan impresionantes que podrían hacer descarrilar la economía mundial".

La interpretación del FMI, que concluyó que las últimas medidas no fueron efectivas, fue un baldazo de agua fría, sobre todo si se tienen en cuenta el duro ajuste que aplica el gobierno español y el rescate financiero del que acaba de ser objeto España. El juicio de Blanchard parece ir en la dirección de quienes anuncian que, aun con todo su rigor, el ajuste español "no es suficiente".

En lo que concierne a América latina, el documento hizo también una corrección a la baja focalizada en Brasil y México, que son los únicos países de la región cuyas estadísticas revisa para esta ocasión. El dato saliente es que el año que viene tendrá un crecimiento superior al del promedio global, con 4,2% contra 3,9%, respectivamente. Entre los riesgos que podrían afectar a países como la Argentina, el documento cita la posibilidad de que los exportadores de commodities se vuelvan más "vulnerables" a "nuevos descensos de los precios de las materias primas".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas