Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo probar Ubuntu sin salir de Windows

Comenzamos nuestro viaje hacia el universo libre de la mano del sistema Linux más popular, pero sin dejar, al menos de momento, las bien conocidas ventanas. Cuatro métodos simples y sin riesgos

Sábado 28 de julio de 2012
SEGUIR
PARA LA NACION
0

En nuestra entrega anterior decíamos que Ubuntu es uno de los Linux más populares de la actualidad. Sin buscarlo se ha convertido en una suerte de estándar dentro de los sistemas operativos libres, simplemente porque es elegido por miles de usuarios hogareños y de pequeñas oficinas. Razón suficiente para que optemos por Ubuntu para comenzar con nuestros primeros pasos en Linux.

El CD de instalación

Empecemos por descargar la imagen ISO desde el sector de descargas de la versión Desktop del sitio de Ubuntu: www.ubuntu.com/download/desktop . La imagen ISO es un archivo único que, una vez grabado en un CD o en un pendrive, contiene todos los archivos de instalación del sistema. La imagen de Ubuntu (en su última versión, la 12.04) ocupa unos 700 MB y podemos quemarla en un CD con cualquier aplicación que tengamos. Una gratis es CDBurner XP ( http://cdburnerxp.se ).

Lo que haremos hoy es probar Ubuntu sin instalar nada, es decir, sin afectar nuestra instalación de Windows. Aquí van cuatro ideas.

Virtualizar

La virtualización es una técnica que permite crear dentro de un sistema operativo (en este caso, Windows) las condiciones que le hacen creer a otro sistema (Ubuntu, en nuestro ejercicio) que está solo dentro de la máquina. A esto se lo conoce como crear una máquina virtual , que posee su espacio de disco, memoria RAM y capacidad de cálculo, y en ella instalaremos el Linux que acabamos de descargar. Más sobre la virtualización, aquí: www.lanacion.com.ar/1410513

El más usado de los programas de virtualización es Virtualbox ( www.virtualbox.org ). Este método no requiere de la grabación del CD, puesto que podemos iniciar la instalación directamente desde el archivo que descargamos.

Modo Live

Otra alternativa es iniciar nuestra PC en el modo Live de Ubuntu. Sólo hay que configurar la máquina para que arranque desde el CD en lugar del disco duro; esto se establece desde las opciones del Setup del equipo. La contra de esta modalidad es que la carga y el desempeño general de Linux serán muy lentos.

En un pendrive

Mejor que el CD es pasar la imagen ISO a un pendrive de al menos 1 GB usando el Universal USB Installer ( www.pendrivelinux.com/universal-usb-installer-easy-as-1-2-3/#button ) para luego iniciar el sistema operativo directamente desde la unidad de memoria. Esta opción también resulta ideal si queremos probar o instalar Ubuntu en una netbook. Más sobre esto, aquí: www.lanacion.com.ar/1488015

Wubi

Desde hace algunas versiones, Ubuntu trae el asistente Wubi , que permite instalar Linux dentro de Windows. Para iniciar este proceso sólo hay que darle doble clic al CD para arrancar Wubi .

El asistente nos preguntará en qué unidad de disco deseamos instalar el sistema, cuánto espacio deseamos asignarle a Ubuntu (recomendamos al menos 8 GB para poder instalar luego más programas), el idioma y, al finalizar, habrá que ingresar nuestro nombre de usuario y la contraseña que nos servirán para iniciar sesión. Finalizada la instalación, la computadora se reiniciará y podremos elegir en el arranque si queremos trabajar con Ubuntu o Windows, cargándose los sistemas operativos de manera totalmente independientes.

Aunque no es la intención, lo interesante de Wubi es que podemos quitar Ubuntu en cualquier momento desde Panel de control > Programas y características (Windows 7) o Panel de control > Agregar o quitar programas (en Windows XP).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas