Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Teatro / Drama

Los justos

Espectáculos

Autor: Albert Camus / Dirección: Agustin Alezzo / Intérpretes: Antonela Scattolini, Emiliano Delucchi, Julian Caisson, Gastón Ares, Nicolás Dominici, Sebastián Baracco, Martín López Pozzo, Marcelo Zitelli y Nora Kaleka / Diseño de luces: Félix Monti / Música: Mirko Mesca / Escenografía y vestuario: Marta Albertinazzi / Duración: 100 minutos / Sala: El Duende, Araoz 1469 (4831-1538) / Funciones: viernes, a las 21; sábados, a las 22, y domingos, a las 19.30.
Nuestra opinión: buena

Los justos , de Albert Camus, se instala en el contexto de la Revolución Rusa de 1905 y plantea las intrigas de un grupo de revolucionarios que tiene el objetivo de luchar contra la tiranía del zar. Basada en una historia real, Camus delinea dos perfiles de revolucionarios: el que postula que el fin justifica los medios y los daños colaterales, y el otro que, a pesar de ser partidario de la violencia como último recurso, siente un intenso amor por la humanidad y tiene como objetivo su liberación y la felicidad universal.

Esta pieza puede definirse como un teatro de ideas con un importante desarrollo de disquisiciones filosóficas, ontológicas, ideológicas, para tratar, en el ámbito histórico de la Rusia zarista, algunos de los temas que obsesionaron a Camus a lo largo de su vida y que se encuentran expuestos en toda su obra. La disputa entre dos personajes da pie para hablar sobre el dilema moral implícito en todo terrorismo, a través de unos diálogos de gran belleza literaria y densidad ideológica, para mostrar la opresión y el despotismo que existe en la utilización de una violencia aparentemente justificada, pero que termina por igualarse a la opresión y el totalitarismo que se pretende combatir. La potencia y extensión de los parlamentos es realmente un desafío para la interpretación, no sólo por la potencia de los contenidos, sino por la verbosidad con que están expresados. En este sentido, los actores asumen esta responsabilidad y ofrecen personajes verosímiles por lo acertado de su diseño psicológico. Cada uno responde a sus perfiles psicológicos, y si hay algún reparo, es el descuido del volumen de la voz, que, a veces, por lo bajo, no llegan a entenderse los textos.

En cuanto a la puesta, Alezzo acierta a establecer un espacio muy elocuente que resuelve con muy pocos elementos para volcar su atención a la actuación, gracias al diseño de Marta Albertinazzi, quien también logra un valioso aporte con el vestuario..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina, en defaultThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona