Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dudas y polémica por la muerte de un "okupa" argentino

Juan Pablo Torroija tenía 41 años y falleció en un hospital tras haber sido detenido por la policía

Miércoles 01 de agosto de 2012
SEGUIR
PARA LA NACION

MADRID.– La misteriosa muerte de Juan Pablo Torroija, un "okupa" argentino hijo de un empresario chubutense, genera dudas sobre la causa de su deceso e indignación entre sus familiares, que denuncian a la policía catalana como autora de un homicidio.

La víctima, de 41 años, falleció en el hospital Trueta, de Girona, el 14 del mes pasado, tres días después de que Torroija fue arrestado tras ser acusado de robar un automóvil en esa misma localidad, distante unos 100 kilómetros de Barcelona.

La versión de la policía sostiene que el ciudadano argentino, miembro del movimiento Okupa y de la corriente de protesta española conocida con el nombre de "indignados", fue trasladado al centro asistencial el 11 del mes pasado, después de que intentó ahorcarse en su celda. Por esa razón, la causa fue caratulada como "suicidio" por el Juzgado de Instrucción N° 1 de Girona. Además existe otro sumario en el Juzgado N° 4 de esa misma localidad catalana, abierto por el robo del vehículo.

Sin embargo, para Omar, el padre de Juan Pablo, su hijo fue "torturado" y ultimado por la policía de Cataluña. Para Torroija, dueño de la cadena de venta de indumentaria y electrodomésticos Torca y ex presidente del club Independiente de Trelew, Chubut, existe "una serie de circunstancias gravísimas" en la secuencia de detención y muerte de Juan Pablo que "deben ser esclarecidas" por el Estado español.

Entre los puntos más oscuros de la explicación oficial aparece el motivo de su detención. La supuesta sustracción de un automóvil no resulta un hecho verosímil para sus familiares, ni tampoco su supuesto suicidio. "No me entra en la cabeza. El era un superviviente, no un suicida", aseguró ayer su ex pareja Jazmín Yheralde, quien es también madre de su hija de siete años, con quien vive en Palma de Mallorca.

Según confiaron a LA NACION fuentes cercanas a la investigación, Torroija, que había nacido en Venezuela pero que ingresó en España con pasaporte argentino para radicarse hace 7 años, era un anarquista que participaba con los diversos movimientos antisistema que surgieron en este país en el último lustro.

Tras haber sido desalojado en Barcelona de una de las casas que había ocupado, la víctima, que provenía de un hogar acomodado de la Argentina, sobrevivía con pequeños trabajos, generalmente como "plomo" o asistente de sonido en recitales de grupos de rock.

La versión oficial sobre el supuesto suicidio de Torroija tampoco convenció al consulado argentino en Barcelona, que, a través de su titular, Felipe Alvarez de Toledo, presentó dos escritos ante los tribunales de Girona para promover el esclarecimiento de la extraña muerte.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.