Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Creció un 15% el delito en la ciudad

Una encuesta de victimización evidenció que el alza supera porcentualmente al que se registró en la provincia de Buenos Aires

LA NACION
SEGUIR
Daniel Gallo
Jueves 02 de agosto de 2012
0

El secretario de Seguridad, Sergio Berni , abrió la polémica al declarar que la ciudad de Buenos Aires es una de las metrópolis más seguras, con un descenso en la tasa de delitos. Sin embargo, esa afirmación choca frente al sondeo realizado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica, que determinó un crecimiento de 15 por ciento entre los robos sufridos por los porteños en 2011 con relación a los denunciados en la encuesta desarrollada en 2010.

El 36,3 por ciento de los entrevistados indicó haber sido víctima de al menos un asalto el año pasado, un porcentaje que se mantiene elevado.

Ese porcentaje alcanza tanto a delitos duros, incluidos homicidios, lesiones o robo automotor, que siempre se denuncian para hacer valer los seguros, a hurtos callejeros, como hurtos menores y arrebatos callejeros, cuya cifra real es desconocida para funcionarios y policías.

En declaraciones públicas, el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, pidió un cambio de normas para dar luz al delito oculto. "Lo que hay que identificar es el robo que no se denuncia, que queda fuera de las estadísticas, como el de celulares", dijo Montenegro y criticó al Ministerio de Seguridad de la Nación por asegurar que había bajado el nivel de delito en la ciudad.

En línea con el aumento de los crímenes padecidos por los porteños, en la ciudad también creció el temor colectivo a ser víctima de ladrones. Esa percepción, llamada en forma cotidiana como sensación de inseguridad, alcanza al 80,3 por ciento de las personas que respondieron al cuestionario presentado por los profesionales de la UCA.

Se trata de una abrumadora mayoría que manifestó sentirse indefensa frente a los hechos de violencia que rodean la vida en la ciudad. El sondeo tomó como referencia lo ocurrido en 2011, por lo que no aparece representado el temor a las denominadas entraderas, que hoy resultan la principal inquietud de los porteños frente a la repetición y violencia de esos hechos.

En la encuesta de 2011 más del 40 por ciento reconoció estar atemorizado por potenciales asaltos en sus viviendas. Esa cifra puede evidenciar el año próximo el miedo a las entraderas que hoy siente el porteño.

Una cifra similar a las encontradas en la ciudad de Buenos Aires se observa en el análisis del miedo al delito en el conurbano bonaerense, que afecta al 80,9 por ciento. Ese porcentaje muestra una pequeña disminución con relación a 2010, mientras que no se notaron cambios estadísticos en la cantidad de personas que dijo haber sido víctima de un delito en el Gran Buenos Aires durante el año pasado.

En ese caso, según el trabajo del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, bajó la sensación de inseguridad sin menguar las víctimas. Del 26,6 por ciento que se presentó en 2010 como afectado directamente por el delito se pasó al 26,8 por ciento en 2011.

Al incluir el resto de la provincia de Buenos Aires al estudio, también se hace referencia a la disminución de la percepción de miedo, aunque se mantiene en el elevado 80,8 por ciento. Al igual que lo sucedido en el conurbano, en la totalidad de Buenos Aires el delito estuvo lejos de decrecer o amesetarse al menos, instalándose en las respuestas del 29,1 por ciento de los entrevistados.

Entre las variantes socioeconómicas que alteran los índices de victimización y de miedo se encuentran como agravante tanto habitar en asentamientos marginales como en zonas dominadas por la venta de drogas,

La sensación de inseguridad es mucho más elevada en los barrios más humildes, donde el 55 por ciento de los entrevistados reconoció su temor a sufrir un robo, mientras que ese dato cae al 35 por ciento en vecindarios de clase media.

La encuesta de victimización aumenta sus cifras en barrios con alta presencia de traficantes o consumidores de drogas, en especial en las villas. En esos lugares el 33 por ciento indicó haber sufrido un delito durante 2011, mientras que esa cifra alcanza al 27 por ciento si se analiza solamente a los barrios en los que no se informó sobre la presencia del narcotráfico en cualquiera de sus niveles de negocios.

Algo similar ocurre al contabilizar el porcentaje de afectados por la sensación de inseguridad, cifra que trepa al 55 por ciento frente a la presencia de la cadena de distribución de las organizaciones narcos en un barrio y baja al 35 por ciento en lugares donde la droga no tiene presencia visible.

Una encuesta en las principales ciudades

La encuesta desarrollada por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina fue diseñada a partir de 2500 entrevistas en el área metropolitana de Buenos Aires, partidos de la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario, Salta, Resistencia, Paraná, Bahía Blanca y Neuquén-Plottier. Estuvo a cargo de los investigadores Agustín Salvia y Carolina Moreno. Este sondeo se realiza desde 2007, cuando el 24,6 por ciento indicó haber sido víctima de un robo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas