Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Montenegro: "La inseguridad es una realidad"

Admite que con Nilda Garré sólo comparten decisiones operativas

Sábado 04 de agosto de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

Guillermo Montenegro señaló ayer que la inseguridad no es una sensación , como afirma el Gobierno: "La crisis de la seguridad es una realidad". En diálogo con LA NACION, el ministro de Justicia y Seguridad porteño reconoció que no hay una estrategia en conjunto con el gobierno nacional para luchar contra la delincuencia y relacionó la desmedida violencia de los malvivientes con el crecimiento del narcotráfico.

Montenegro consideró que sólo dentro de diez años la Policía Metropolitana estará en condiciones de asumir la vigilancia de toda la ciudad. "Trabajamos sintiéndonos responsables de la seguridad, lo que no quiere decir que lo seamos", precisó.

"No sé si aumentó la tasa delictiva, lo que sí puedo afirmar es que aumentó la violencia", sostuvo Montenegro. "Aquí no hay una sensación de inseguridad. Lo que hay es inseguridad y cuando dicen que la reiteración de una noticia genera esa sensación, yo digo que la noticia es producto de un hecho. La inseguridad es una realidad y si afecta al ciudadano, esto quiere decir que el Estado tiene que trabajar", dijo. Admitió que con el Ministerio de Seguridad de la Nación comandado por Nilda Garré , "debería haber una política de seguridad consensuada. Hoy no hay una estrategia en común, aunque sí hay decisiones operativas en conjunto", agregó.

"Me asusta el nivel de violencia que hay en los delitos. Para mí, guste o no, está emparentado con el consumo de droga y ahí sí no veo una política clara contra el narcotráfico. ¿Las cámaras instaladas ayudan? Sí. ¿La presencia policial ayuda? Sí. ¿El cordón preventivo que hacen las policías Federal y Metropolitana, la Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval sirven para luchar contra la inseguridad? Sí. Pero si no atacamos a las causas del delito, estamos complicados. Y si no tenés claro el desarrollo del narcotráfico, vamos mal.

-¿El problema del narcotráfico está instalado ?

-Tenemos un problema en el país. Pasamos de ser un país de tránsito, a un país de consumo y de producción. Si no tenés una agencia a nivel nacional contra las drogas, que concentre toda la información y que tenga capacidad operativa, vamos por un mal camino.

- Funcionarios del propio gobierno porteño sostienen que el control de algunas villas, como la 1-11-14, y la 31, está en manos del narcotráfico.

- No me animo a decirlo con esa certeza. Pero sí puedo relacionar el nivel de violencia con el consumo.

-¿Entonces hasta que no se ataque el problema del consumo de drogas no se podrá combatir la inseguridad?

-El delito es propio de una sociedad, el tema es ver cómo uno, desde el Estado, busca los métodos para lograr reducir la comisión del delito y, por otro lado, cómo bajás las causas que motivan los hechos.

-Da la sensación de que el delito avanzó en zonas de la ciudad de Buenos Aires donde antes no había inseguridad.

-Sí. Si uno dice que la tasa delictiva aumentó en los últimos años, yo digo que lo que sí creció fue la violencia. El delito va moviéndose.

-Un estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA) sostiene que la ciudad de Buenos Aires, después Rosario, es la ciudad más violenta del país. ¿Está de acuerdo con el informe?

-Sí, los números son reales. Coinciden con los que manejamos nosotros. Aislar a la ciudad del conurbano es imposible. Es muy importante la decisión política de manejar esto como un problema propio de la ciudad, la nación y la provincia. El problema está en toda la Argentina.

-Pero da la sensación de que el ciudadano no está enterado de que se lo trata como un problema en común.

-Hoy está bien claro que a Mauricio Macri le interesa la seguridad, sino, no hubiera creado una nueva policía, no habría hecho una inversión importante en la materia. Eso es una decisión política. Macri entendía que la inseguridad era uno de los problemas más acuciantes que tenía el porteño. Macri lo entendió; el gobierno nacional lo entendió ahora.

-¿Hay una política consensuada entre la Ciudad y la Nación por el tema de la seguridad?

-Debería. No hay una estrategia, hay decisiones operativas, compartimos información.

-¿Antes ni siquiera se compartían decisiones operativas? ¿Por qué ocurre ahora?

-Por la presencia de la Metropolitana. Cuando empezás a tener participación, es porque existís. El jefe de la Metropolitana se junta con sus pares de la Federal.

-¿Cada cuánto se junta?

-Semanalmente. Hay un control operativo diario.

-¿No hay diálogo político?

-Con algunos sectores sí...

-¿Con qué sectores?

-Yo hablo con Berni [Sergio, secretario de Seguridad Interior].

-¿Berni maneja el Ministerio de Seguridad de la Nación?

-Yo hablo cuestiones operativas con él.

-¿De qué parte se hacen responsables de los problemas de la inseguridad?

-Trabajamos sintiéndonos responsables de todo, lo que no quiere decir que lo seamos. Nuestra capacidad operativa es limitada, menos del diez por ciento de lo que tiene la Policía Federal. ¿Te podés sentir responsable de todo? No. ¿Tenés que asumir que la seguridad es un problema de la gente y trabajar para resolverlo? Sí. ¿Se resuelve de un día para el otro? No. Este es un proyecto de entre diez y doce años.

-¿Qué van a hacer para mejorar la seguridad de los porteños?

-Seguir trabajando en la consolidación de la Policía Metropolitana. Podés poner 20.000 cámaras, pero también hay que trabajar en consecuencia y para eso, sí o sí, necesitás el recurso humano. Es decir, necesitás a los policías.

-¿Cuántos policías le faltan?

-Unos 10.000, mínimo.

-¿Existe la sensación de inseguridad?

-No hay una sensación. La inseguridad es una realidad. Si a vos te afecta, quiere decir que el Estado tiene que trabajar?

-¿Qué es lo más grave que ocurre en la ciudad y cuáles son las zonas más calientes?

-El más afectado por la inseguridad es el que menos tiene. Hay gente que espera el colectivo y reza para que no le roben las zapatillas. Las personas que viven en las zonas más humildes salen para ir a trabajar y lo hacen sufriendo por la inseguridad.

TRES DEFINICIONES

"Me asusta el nivel de violencia que hay en los delitos. Para mí, guste o no, está emparentado con la droga "

"El más afectado por la inseguridad es el que menos tiene. Va a trabajar sufriendo por la inseguridad "

"Nosotros trabajamos sintiéndonos responsables de todo, lo que no quiere decir que lo seamos"

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas