Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Miradas

Ejemplos de liderazgo negativo

Economía

Fomentar conflictos en vez de aminorarlos es uno de los errores que cometen los jefes

Por   | LA NACION

Bailando por un sueño es un programa que no necesita, en nuestro país, presentación alguna y que obliga a una lectura organizacional. Es un show que contiene todo lo que puede esperarse de un entretenimiento televisivo en un horario central, desde la espectacularidad y grandeza de las coreografías hasta las bajezas de los agravios, disputas y confrontaciones, cuidadosamente hilvanadas por su producción o mediante pura creatividad espontánea. Todo el torbellino que propone Ideas del Sur ganó las audiencias más numerosas de los últimos años, por lo que merece el debido respeto que una gran mayoría de personas impone a través de su elección de encendido.

A propósito de este tema, ha circulado por Internet una frase con bastante éxito, groseramente elitista: Un libro se suicida cada vez que ponés a Tinelli. Falsa antinomia. Los libros explican a Tinelli y Tinelli ejemplifica muchos de los conceptos incluidos en libros.

No hay guerra, sino complemento, y quien se ubique en uno u otro lado queda autocensurado. Nada ni nadie prohíbe leer a Borges después de haber presenciado Showmatch o al revés. La cultura carece de compartimentos estancos porque se trata de todo lo que la humanidad produce, para bien o para mal. De aquí su riqueza.

Hecha estas salvedades, cuya única pretensión es eliminar prejuicios, intentemos identificar los aspectos útiles para la comprensión de los temas organizacionales, en especial aquellos que están relacionados con la conducción o liderazgo. Uno tiene que ver con el acoso laboral o mobbing, como se lo suele llamar.

Hay un productor de la empresa real, Ideas del Sur, que desde hace poco más de un año ha crecido en protagonismo, interpretando el papel de empleado sometido al hostigamiento de su jefe, Marcelo Tinelli, quien no desestima recursos para humillarlo en cámara, simulando despidos, subrayando sus defectos, opinando sobre su vida privada y hasta con agresión física.

Tal parece que tiene piel de amianto, porque no renuncia ni responde con el mismo nivel de agresividad. Simplemente soporta todo y de esta manera, gana popularidad frente a las cámaras. Lo cuestionable en la interpretación de estos roles, es la legitimación popular del maltrato laboral por parte de un superior. Es difícil detectar el tipo de goce que provoca al espectador.

Otro de los puntos por destacar es la expresión de asombro del conductor del programa -que nadie duda de su poder sobre todos los presentes- cuando se producen las escabrosas trifulcas entre los participantes, los miembros del jurado o cualquier otro que ande por allí. No arbitra ni encauza los excesos que, como sabemos, son funcionales al éxito y la difusión del programa.

Es un antimodelo de conducción: el líder prescindente de los problemas que se generan entre sus empleados. A menudo, como sucede con el papel que interpreta Tinelli, porque le conviene. En las empresas también hay personajes de este tipo y no siempre se los detecta fácilmente, aunque sus consecuencias pueden ser profundamente perjudiciales.

Los recursos para entender y, eventualmente, enseñar liderazgo, también deben incluir los modelos negativos, demostrando lo que no se debe hacer..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLas trabas a las importacionesElecciones 2015El caso de Lázaro BáezCongreso Nacional