Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Reclaman parte del botín del robo del siglo

Información general

Un ex detenido, absuelto tras probarse que fue torturado por la policía delante de un juez, pidió que le devuelvan $ 1.400.000

Ides Bentancur Martínez es un audaz. Después de estar dos años y siete meses preso, acusado de ser el cerebro de la banda que en 1996 ejecutó el llamado "robo del siglo" y ser absuelto hace un mes, luego de probarse que la policía lo torturó y que las pruebas que lo vincularon con el caso fueron obtenidas en forma ilegal, exigió a la Justicia la devolución del botín de 1.400.000 pesos que lo tuvo tras las rejas. Y que él siempre negó que fueran suyo.

El dinero ahora reclamado por Bentancur Martínez, un pai umbanda nacido en Porto Alegre hace 48 años, fue devuelto a la empresa de caudales asaltada, Firme SA, hace más de dos años por el entonces titular de la seccional 32a., comisario Carlos Pérez Roldán, ahora denunciado.

La policía se incautó de él en un allanamiento tachado de ilegal por el Tribunal Oral Nº 9, realizado el 22 de diciembre de 1996 en una vivienda lindera con el domicilio de Betancur Martínez, en Sarandí, partido de Avellaneda. Estaba escondido en tres bolsas de basura, en una heladera comercial, y los fajos conservaban las bandas con la identificación de Firme SA.

El juez de instrucción Pablo Bruno, que llevó adelante la investigación y desde hace dos semanas afronta una denuncia penal del tribunal oral por cinco delitos -entre ellos, el de tolerar torturas y el de dictar fallos contrarios a la ley-, procesó a Betancur Martínez como partícipe del robo porque lo consideró poseedor del dinero escondido en la heladera. La Sala V de la Cámara del Crimen confirmó esa hipótesis.

Sin embargo, durante el juicio oral, el fiscal Diego Nicholson y los jueces Luis García, Luis Cabral y Fernando Ramírez consideraron que la policía y el juez Bruno llegaron al pai umbanda luego de torturar al primer detenido del caso: Carlos Trillo, un ex policía, entonces custodio de la empresa de caudales robada, que habría sido el entregador y murió ahorcado en la cárcel de Caseros en mayo de 1997, en circunstancias no aclaradas. El planteo de Martínez, aunque suene risueño, es jurídicamente válido (ver recuadro). Fuentes judiciales explicaron que está en condiciones de pedir parte del botín -18.183.766 pesos en total- sustraído el 20 de diciembre de 1996, porque se acreditó que efectivos de la Policía Federal y la bonaerense y el juez Bruno cometieron serias irregularidades en la instrucción de la causa y el allanamiento en el que se encontró la plata fue declarado nulo.

Y no sólo eso. Bentancur Martínez también podrá iniciar un juicio contra el Estado por el tiempo de encierro que padeció y el "error" judicial del que fue víctima.

Otra vez, como ocurrió en la causa por tenencia de droga contra Guillermo Cóppola y en tantas otras contra personajes ignotos, excesos policiales y falta de control jurisdiccional frustraron el éxito de una investigación y, seguramente, impidieron conocer la verdad.

Descargo

Consultada la Policía Federal sobre el caso, el vocero de la fuerza, Jorge Abdeljalil, dijo que no tenían nada para decir. El comisario aclaró que no podía brindar información sobre la existencia o la falta de sumarios administrativos contra los policías denunciados por Betancur Martínez, porque "son cuestiones internas de la fuerza".

Otra fuente de la policía, que exigió el anonimato, le restó importancia a la denuncia. "El ladrón es siempre ladrón. Recuerde eso", recomendó a La Nación .

El otro comisario acusado de apremios ilegales por el ex detenido, en el caso del robo del siglo, es Eduardo Curletto, ex titular de la División Robos y Hurtos y actualmente a cargo del Departamento Delitos Federales. El juez Bruno considera que la investigación fue exitosa porque, como pocas veces, se logró recuperar parte del botín.

Lisardo Maure, abogado de Firme SA y querellante en la causa, opinó: "Para mí, no corresponde que Bentancur pida el dinero, porque él nunca dijo que le perteneció. Además, él no era el poseedor, porque el inmueble donde fue secuestrado era contiguo a su casa".

Razones jurídicas

"Es un acto de estricta justicia la devolución del dinero a quien el Estado dijo que era su poseedor", dijo el abogado de Ides Bentancur Martínez, Gregorio Natansohn.

-No entiendo. ¿Su cliente no afirmó siempre que él no tuvo nada que ver con el robo del siglo?, preguntó La Nación .

-Sí, pero eso no tiene nada que ver. El Estado argentino se equivocó a través de sus funcionarios. Dijo que el dinero era de mi cliente y por eso estuvo preso durante dos años y siete meses. La instrucción fue defectuosa no sólo por los apremios, sino por la entrega apresurada de los efectos hallados en la empresa Firme SA. La nulidad del allanamiento dictada por el tribunal oral conlleva retrotraer los hechos al momento en el que los actos nulos se produjeron, y mi defendido estuvo privado de su libertad porque un juez de instrucción, un fiscal, la querella y los camaristas durante 31 meses le endilgaron que el dinero lo había escondido él.

Natansohn subrayó el buen trabajo de los jueces y del fiscal del juicio, Diego Nicholson, que pidió la absolución del pai y el juicio político del juez Pablo Bruno. "El tribunal hizo primar las garantías constitucionales sobre la actuación fuera de la ley de jueces y policías", opinó. .

Laura Zommer
TEMAS DE HOYConflicto en Medio OrienteLa pelea con los holdoutsEl derribo del avión de Malaysia Airlines