Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Brasil movilizó a 10.000 militares

Con tropas y aviones de combate, buscarán frenar el tráfico de armas y estupefacientes

Miércoles 08 de agosto de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

RIO DE JANEIRO.– Con el objetivo de combatir el tráfico ilegal de armas, explosivos, drogas y mercaderías, el gobierno de Brasil desplegó ayer cerca de 10.000 militares y civiles a lo largo de sus fronteras con la Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay, en el contexto de una megaoperación de seguridad llamada "Agata 5".

Los efectivos de la fuerza aérea, la marina y el ejército llegaron acompañados por un fuerte equipamiento militar, que sorprendió a muchos habitantes de las zonas, y que incluyó barcos de guerra, escuadrones de cazas Súper Tucano y F5, un buque hospital y hasta aviones no tripulados de vigilancia. Los cuatro países vecinos fueron avisados con anterioridad e incluso invitados a participar con observadores, como ha sucedido desde el año pasado, cuando comenzaron a realizarse estas operaciones que forman parte del Plan Estratégico de Fronteras, lanzado en junio de 2011 por la presidenta Dilma Rousseff.

Esta es la segunda vez que una operación Agata se realiza en la frontera sur de Brasil; la anterior había sido la Agata 2, en septiembre de 2001. Las otras operaciones de este tipo se llevaron adelante en las fronteras con Colombia, Perú, Venezuela y las Guayanas. De todas maneras, otras maniobras militares de control en la frontera sur con foco colocado en el narcotráfico se desarrollaron en los últimos años.

Planeada para que dure unas dos semanas, la operación de este año abarca casi 4000 kilómetros que van desde Chuí, en la frontera uruguayo-brasileña, hasta Acorizal, en la frontera boliviano-brasileña.

"El sector de inteligencia del ejército brasileño identificó al menos seis lugares que pueden estar abasteciendo el material a bandas criminales que roban cajeros automáticos", señaló el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Especial atención se pondrá en el área de la llamada Triple Frontera, entre la Argentina, Brasil y Paraguay, conocida por el gran flujo de contrabando. Además de la búsqueda de explosivos, armas, drogas y mercancías importadas ilegales en retenes en las rutas, los efectivos brasileños patrullarán ríos, realizarán controles en aeródromos y también asistirán a las poblaciones más pobres con atención médica y medicamentos.

Una vez que la tropa deje la zona, se espera que la policía federal prosiga las labores de inteligencia e inspección de forma más permanente, en la bautizada Operación Centinela.

El propio ministro de Defensa, Celso Amorim, visitará hoy diversos puntos de la región cubierta por esta megaoperación.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas