Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Una noche inesperada y una lección de realidad

Opinión

Hace unos días, volvía a mi casa después de trabajar. Eran las diez y cuarto de la noche y al subir en el ascensor me di cuenta que no tenía las llaves. Justo ese día, mi marido tenía una comida de trabajo y no daba para calcular la hora exacta en que podía volver, y además no había llevado su celular. Empecé a imaginar opciones. Esperar en el auto. Ir a un café hasta que se hiciera la hora. Pero ¿qué hora? Hasta que Jorge -el encargado del edificio, me dijo: "Any venga a comer con nosotros mientras lo espera".

Además de sus hijos, estaba Cacho el encargado de otro edificio cercano, su mujer, una pareja de parientes recién llegada de San Juan con un bebe de dos meses en brazos. Cacho puso un plato más. Y al ritmo de una cumbia empezó el asado. Primero los chorizos caseros traídos de San Juan. Luego la carne, y la charla. Gladis, la mujer de Jorge, pasaba las ensaladas. Un poco de los chimentos de la "tele", de si los Caniggia se van o se quedan, si me llevo bien con los compañeros de Bendita. Así seguía todo y así fueron pasando las horas. Hablamos de los hijos, de si las mamás somos muy metidas y molestas. En fin...la pareja de jóvenes se ocupaba de Joaquín, el bebe.

Fue una noche maravillosa e inesperada. Y lo más interesante es que todo fluía, con afecto, con resignación

Este matrimonio vive en Media Agua, departamento de Sarmiento a pocos kilómetros de la frontera con Mendoza. Empezaron a contar cómo es padecer la minería a cielo abierto, de cómo les cambió la vida , de cómo cuando escasea el agua el privilegio lo tienen las minas, de cómo la gente ya no se queja de que el agua falte para regar y dedicarse a la agricultura porque todos viven de las minas. También contaron la ilusión con que vieron cómo se inauguraba un hospital en su pueblo pero que hoy está lleno de cucarachas, faltan médicos y todos los insumos posibles e imposibles. Me contaron que pagan alrededor de 200 pesos a una compañía de Internet y que el 50 % de las veces no da servicio. Y luego, a medida que pasaba la noche contaron que vinieron a Buenos Aires a atenderse en el Hospital Garraham ya que el bebe tiene una malformación en un bracito. Explicaron que esta malformación no salió en la ecografía que le hicieron en su pueblo, porque estaba mal hecha y que además les cobraron 300 pesos por una ecografía 3D, pero que cuando se la mostraron al médico les dijo: "Muchachos, los estafaron, es una ecografía común y silvestre, además mal hecha". Nunca hicieron la denuncia, se resignaron. Los ojos se les ponían vidriosos durante el relato.

Fue así que entre música de cumbia, asado y charla tuve la constancia exacta y la vivencia concreta de la situación tan vulnerable en que estaba inmersa esta familia, como tantas otras de todos los rincones de nuestro país. Y si San Juan tiene tanto oro, y su gobernador defiende a rajatabla su extracción a cualquier precio: qué pasa con la gente. Fue una noche maravillosa e inesperada. Y lo más interesante es que todo fluía, con afecto, con resignación. Agradezco a Jorge y a su familia haberme recibido y haberme dado esta lección extraordinaria de cariño y de dura realidad..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl caso CicconeMundial de ClubesElecciones 2015San Lorenzo de AlmagroReal Madrid