Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El Cristo del banco

Opinión

 
Foto: Julián Gallo
 

Los días de frío, especialmente los fines de semana, el banco que hay en la esquina de mi casa, en la avenida Rivadavia, en pleno centro de la Capital, es ocupado por dos o tres indigentes. Duermen tirados en el piso al lado de los cajeros, donde generalmente la calefacción es más efectiva que junto a los vidrios. No es raro que orinen en los cestos y que vuelvan al ambiente irrespirable, con un hedor ácido, mezcla de costras de suciedad, restos de comida, alcohol y mugre en todas sus formas. Un olor que a ellos parece no molestarles. Duermen desde la madrugada hasta bien entrada la mañana, a las 10.30 siguen ahí, y más de uno de ellos en los días de temperaturas muy bajas salvó su vida escondiéndose de esa manera. Son casi siempre personas distintas, y aunque a veces alguno está muy borracho, en el barrio nunca escuché comentarios de agresiones.

No sé cuándo sucedió, pero ahora todo el mundo parece bastante acostumbrado a estos hechos, y entran en el banco, esquivan los cuerpos que hieden, extraen dinero después de tocar la pantalla, y salen de ahí respirando hondo.

El último domingo había en la vidriera un hombre joven durmiendo profundamente. Estaba tapado por su ropa sucia, la calefacción del banco y el sol de la mañana. Su posición me llamó la atención, me hizo acordar a algo que en el momento no tenía claro, y por eso le tomé una foto con el teléfono. Este es el detalle:

Foto: Julián Gallo
 

En arte cristiano existen momentos determinados en la vida y muerte de Cristo que fueron los preferidos por muchos pintores. La crucifixión es uno de los más populares, otros son las etapas del "Camino de la Cruz", y también, el más conmovedor de todos, Cristo muerto. Eso es a lo que me pareció que me hacía acordar el hombre de la vidriera y por eso busqué los cuadros más famosos para compararlo. Este es el Cristo de Philippe de Champaigne, un pintor belga que vivió en Siglo XVII:

Foto: Julián Gallo
 

Cristo yace sobre una sábana blanca ensangrentada. A la izquierda han colocado la corona de espinas. Se ven las huellas de la crucifixión en las manos y los pies, y la herida punzante en el tórax derecho, por donde manó agua. Cristo parece dormir con su cabeza apoyada sobre una almohada de piedra. Su mano izquierda cae sobre el vientre, en paz. Si se lo mira con atención, el rostro sereno casi parece respirar. El cuadro se llama "El Cristo muerto en su mortaja".

Cuatrocientos años después de haber sido pintado, coloqué a ese famoso Cristo de Champaigne en la vidriera del banco para ver si se parecía al hombre que dormía:

 
Foto: Julián Gallo
 

Después hice esta versión transparente, donde ambos hombres se superponen.

Es impactante. De verdad Cristo parece estar muerto en la vidriera del banco por el que paso todos los días. Un buen photoshoper lo haría mejor, pero aun en esta versión torpe me resulta inquietante que esté ahí.

 
Foto: Julián Gallo
 

Me quedo pensando que si el mismo Cristo estuviera muerto ahí en la vidriera, la gente entraría como si nada, pondría en el cajero su clave de cuatro dígitos, y sacaría unos pesos sin siquiera mirarlo. Yo, no mejor que ellos, le haría una fotografía.

Una sociedad que tiene gente reducida a la animalidad, orinada y mugrienta hasta el vómito escondiéndose en los bancos para poder sobrevivir al frío, está completamente enferma. Cuando ya se acostumbró a eso, no tiene salvación..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYParo del transporteEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico