Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Es fantástico sentir que lo hicimos otra vez

Deportiva

LONDRES.- Muchas veces me emociono, pero a veces me lo guardo un poquito mejor que hoy. Esto es demasiado grande, lo estamos hablando acá, ahora, pero creo que van a pasar años para darnos cuenta de la real dimensión de lo que conseguimos, de lo difícil que va a ser que se repita. Trabajamos muy duro durante 40 días, sin ver a nuestras familias, sin ver a nuestros hijos, todo por este partido, y es fantástico sentir que lo hicimos otra vez, que estamos en semifinales de un Juego Olímpico por tercera vez seguida. Estoy muy orgulloso de ser parte.

Todos los cuartos de final de los Juegos Olímpicos son muy especiales, ya nos pasó en los dos juegos con Grecia en 2004 y en 2008. Pero con Brasil tienen una carga extra. En los últimos años nos fue tan bien contra ellos que no queríamos que se cortara ahora. No queríamos darles esa posibilidad.

Yo no pude jugar en el partido contra Brasil en Turquía 2010 por múltiples razones. Y si bien son torneos muy distintos, desde el momento en que dije que no iba a estar en el Mundial fue por esto. Pensando en Mar del Plata, para clasificarnos y llegar a Londres, primero, y para ganar este partido que ganamos, después. Lo logramos. Obviamente queremos uno más, no hay dudas, pero el objetivo primario está logrado y es enorme.

No jugamos muy bien, no fue un partido lindo. Brasil ajustó mucho la defensa y lo dejaron jugar muy físico. Por momentos se hizo complicado anotar, pero encontramos la forma. De eso se trata, de encontrarle la vuelta a un partido en el que no podés meterla por tanto tiempo, ganarlo igual, defendiendo y sabiendo que algún puntito más vas a meter.

Cuando sacamos 15 puntos en el tercer cuarto, en un partido que sabíamos que iba a ser muy defensivo, sentimos que no podíamos perder. Si bien ellos llegaron a estar a tres en un momento y nunca podemos decir que un partido contra Brasil está terminado, porque te pueden meter dos triples para acercarse, sabíamos que lo que habíamos conseguido era muy importante y que era sólo cuestión de ser duros y meter algún puntito extra.

Hay jugadas en las que lo veo al caballo de Chapu y digo: "¡Qué bárbaro!". A veces en los entrenamientos se queja, dice que está viejo, dice que se retira. Cuando llegó la entrada en calor se puso el aro en el mentón un par de veces. El corazón de Leo es indiscutible, le pueden faltar centímetro o tener rollitos, pero se banca al que le pongan adelante. El Cabeza estuvo impresionante. Luis y yo no estuvimos finos para la ofensiva, pero tratamos de aportar en otros casilleros. Pablo estuvo cinco días parado, pero quiso jugar igual y nos dio todo lo que tenía. El mismo Facu Campazzo, que con 21 años entra y te cambia cosas del partido. Pipa Gutiérrez, muy bien en el primer tiempo. Somos un gran equipo.

Es más fácil destacar lo que hacemos Luifa o yo porque metemos puntos, pero esto es un grupo grande, con un gran cuerpo técnico. Es más, Fabri no está acá, pero es parte de nosotros. Lo extrañamos, lo citamos todo el tiempo y se lo dedicamos a él. Hasta Nico Laprovíttola, que no llegó acá, pero sigue siendo parte de esto. Somos más que doce jugadores.

Antes del partido nos dimos cuenta de que el equipo estaba. El viaje a la cancha, que fue más largo porque vinimos a otro estadio, nos ayudó. Nos mirábamos, nos íbamos metiendo. Si después de tanto esfuerzo, de tanto sacrificio, no vas a cada pelota como la última, si no te rompés el lomo en la cancha, sentís que estás traicionando al de al lado.

Yo siempre creí que podíamos estar acá. Pero si te separás un poquito de la situación, y ves que estamos entre los cuatro mejores por tercera vez, ¿cuántos pudieron hacerlo? Estados Unidos, Lituania lo hizo pero en este torneo no llegó. Tenemos una posibilidad de pelear por otra medalla. Ahora en las semifinales las chances no están con nosotros, pero tenemos un porcentaje mínimo a nuestro favor, así que vamos a tratar de ganarlo.

Y si no se puede, pensaremos en el siguiente, pero por ahora tenemos la posibilidad de ir por la final, así que vamos a lucharla..

TEMAS DE HOYParo del transporteEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico