Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Libros en agenda

Un calvario muy argentino

Opinión

Por   | Para LA NACION

 
 

Las hormigas argentinas son un calvario. Es una queja común en todas partes del mundo. Pero Italo Calvino las convierte en un malestar extraordinario. El pequeño libro, en cuidada edición de Siruela, La hormiga argentina , del fabuloso escritor italiano, es una apuesta al género fantástico. Nada mejor que lo inesperado para demoler la vida cotidiana y convertirla en una realidad desmesurada. Porque las hormigas llamadas "argentinas" son una plaga diminuta que infunden terror por insistencia. Y ni los peores venenos o melazas pueden con ellas. Se infiltran por todas partes, carcomen, pican e invaden los hogares, provocando discordia entre los vecinos. Al menos así ocurre en el caserío que inventa Calvino para desmontar una familia tipo.

Calvino podría ingresar perfectamente en una biblioteca de autores argentinos. Su juego con lo fantástico, la infancia, las letras, los animales, la utopía y el pesimismo conforma un universo plagado de voces familiares: Borges, Cortázar, pero también la sutil impronta de Silvina Ocampo, e incluso ciertas canciones de María Elena Walsh, todos autores afines a su inquietante poética.

Este relato, publicado hace sesenta años, mantiene la vigencia del escozor más inmediato, el que sube por el cuerpo. Una familia recién mudada a la costa de Liguria tiene que lidiar con una invasión de hormigas, que anidan en un algarrobo y en un árbol de caqui, únicos habitantes del modesto jardín. Los insectos se inmiscuyen en canillas, veladores, cajones, camas, cestos, y van ennegreciendo los utensilios del hogar, como si fueran monstruos voraces lanzados sobre las pequeñas cosas.

Lo más interesante, como suele ocurrir en el género fantástico, es la transformación de los seres humanos frente a la aparición de lo siniestro, aunque sea bajo la forma de una hilera de hormigas. Claro que no se trata de cualquier hormiga; es una hormiga argentina. Y sí, un verdadero calvario.

Este pequeño libro forma parte de una labor de recuperación de la obra de Calvino, y cuenta con la siempre ajustada y respetuosa traducción de Aurora Bernárdez (primera esposa de Cortázar), también responsable de la versión en castellano del libro Las ciudades invisibles , una de las mejores construcciones literarias de la fantasía urbana, y unos cuantos títulos más que integran esta Biblioteca Calvino. Algunos dignos de coleccionar: El barón rampante , inolvidable y siempre moderno personaje que encuentra en un árbol la ramificación de su vida; Los amores difíciles , Si una noche de invierno un viajero , El caballero inexistente . Y un libro para llevar bajo el brazo, Por qué leer los clásicos , cuya segunda premisa podría referirse al propio Calvino: "Se llama clásicos a los libros que constituyen una riqueza para quien los ha leído y amado, pero que constituyen una riqueza no menor para quien se reserva la suerte de leerlos por primera vez en las mejores condiciones para saborearlos". Buen provecho, entonces. © La Nacion.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerInseguridadElecciones 2015Frente Amplio UNEN