Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mujeres solteras, una obsesión para Pekín

El régimen apunta a las jóvenes que priorizan el desarrollo profesional antes que la familia

Lunes 20 de agosto de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

Exitosas en el trabajo, modernas, inteligentes, adineradas? pero solteras. Una nueva generación de mujeres en China, que gracias a la espectacular expansión de la economía irrumpió con fuerza en la sociedad, encendió la alarma del régimen. Son las llamadas sheng un (mujeres que sobran).

Las nuevas solteras se convirtieron en una obsesión nacional. Para un gobierno que busca la estabilidad sobre todas las cosas y considera al matrimonio la base de una sociedad armoniosa, estas mujeres son un problema. La línea del régimen es clara. "La continua acumulación de hombres que no se casan aumenta el riesgo de inestabilidad social y la inseguridad", advirtió en un editorial el diario oficialista People's Daily.

"Los líderes del Partido Comunista están preocupados de que haya una crisis demográfica, de que los millones de «hombres sobrantes» ( sheng nan ) no puedan encontrar una mujer para casarse debido al desequilibrio que hay entre hombres y mujeres. Hay 118 hombres por cada 100 mujeres debido la preferencia de los padres por los hijos varones y al aborto selectivo de las hijas mujeres [prohibido desde 1995]. Que las mujeres no se casen no colabora con esta disparidad", dijo a LA NACION Leta Hong Fincher, experta en las sheng un de la Universidad Tsinghua de Pekín.

El aumento de las mujeres solteras, sobre todo entre las universitarias, es un nuevo fenómeno en China. El término sheng nu fue acuñado oficialmente en 2007 por el Ministerio de Educación chino, junto con otras 171 nuevas palabras para designar a las mujeres de más de 27 años, modernas, con un alto nivel de educación e ingresos que todavía no se casaron.

"El último censo de 2010 reveló que el 20% de las mujeres universitarias seguían solteras a los 30, y en las mujeres con maestrías o doctorados ese porcentaje ascendía a 30%. En contraste con la tendencia del pasado en China, esto es algo totalmente nuevo", explicó a LA NACION Wang Feng, director del Centro de Políticas Públicas Brookings-Tsinghua.

La pregunta es por qué existen las sheng nu si hay más hombres que mujeres en China. "Es el resultado del crecimiento del PBI -consideró Simon Gjeroe, un sociólogo danés experto en China que vive en Pekín-. Ahora las mujeres son más ricas ya no necesitan un hombre que las mantenga. Además, tienen más exigencias: quieren que los hombres tengan por lo menos un título, un departamento y un hukou [un permiso de residencia oficial con beneficios] en Pekín."

En la capital china hay un chiste que ilustra la situación de las nuevas solteras: "Hay tres clases de géneros en el país: los hombres, las mujeres y las mujeres con PhD. Los hombres se casan con las mujeres, y las mujeres con PhD no se casan".

Encuesta

Preocupado por la situación, en 2010 el régimen hizo una encuesta sobre las nuevas solteras. El 90% de los hombres consideró que las mujeres deben casarse antes de los 27 para no transformarse en "poco deseables".

En China se publicaron libros que tratan el asunto, hay clubes exclusivos de ricos para que las sheng nu consigan marido y por lo menos diez programas de citas que se transmiten en el prime time y son furor, como Salimos juntos o Si sos la indicada . Y en Pekín, el parque Zhongshan, cerca de la Ciudad Prohibida, es el lugar que eligen cientos de padres y abuelos para tratar de arreglarles una cita a sus hijas o nietas.

La presión de los padres para que los hijos se casen es muy fuerte, como contó una ejecutiva de 30 años que vive en Pekín y que prefirió mantener el anonimato. "Soy una chica tranquila. Hace algunos años rechacé un par de citas a ciegas y ahora ya no me presentan a nadie. Los que más me dan pena son mis padres, que quieren que encuentre un novio, me case y luego tenga un hijo. Pero no me voy a casar sólo porque «tengo que casarme». Aunque mi deseo es tener un matrimonio feliz en el futuro", confesó.

Bai Yunyi, de 24 años, corresponsal de la Radio Internacional China en Buenos Aires, también contó que se siente presionada por su familia. La joven llegó al país en enero y planea quedarse tres años. Volvería a Pekín a los 27. Por eso su madre se opuso a que viajara a la Argentina. "A esa edad, ya será muy difícil que encuentres un novio «apropiado» para casarte", le advirtió. "Ahora que ya estoy acá, mi mamá me sigue preguntando: «¿Conociste a algún buen chico allá?»"

Bai contó que es imposible que la situación no la afecte. "Al ver que tantas chicas jóvenes se apuran para casarse para no convertirse en una sheng nu , una no puede ser indiferente", concluyó.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas