Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Mandatos básicos para gobernar

Opinión

La Argentina ha venido decayendo económicamente en relación a otros países y también ha declinado su organización política y social. Para peor, los dirigentes han dejado de cumplir los mandatos éticos básicos. Como ven, en ética no pedimos mucho, sólo lo básico. Me pregunto ¿Cómo salir de esta situación que nos humilla y no empequeñece?

Se requiere una reconstrucción moral, en primer lugar no mentir, empezando por las estadísticas y siguiendo por todo lo demás. Cuando estudiaba en la universidad, allá por los años 60,un sector importante de una de las organizaciones de estudiantes queríamos denunciar las atrocidades del stalinismo, pero muchos compañeros de aquel momento nos decían que no había que decir esa verdad, pues eso "era hacerle el juego a la reacción".

Los dirigentes han dejado de cumplir los mandatos éticos básicos

Hoy también tenemos a mucha gente que calla y no dice la verdad por "la causa", "el modelo" o por conveniencia lisa y llana. En este último rubro podemos incluir a muchos dirigentes de distintas provincias que dicen ser federalistas, empresarios que tienen miedo de perder sus ventajas, el millón de personas que han colonizado igual número de puestos públicos en los últimos 10 años y casi todos los que reciben algo sin hacer mucho para ganárselo.

El criterio que escribió Montesquieu en unos de sus textos referidos a Europa, poniendo en lugar de "Europa" a "Latinoamérica" puede servirnos de guía: "Si yo supiera algo que, siendo útil para mí, fuera perjudicial para mi familia, lo arrojaría de mi mente. Si supiera algo que, siendo útil para mi familia, no lo fuera para mi patria, procuraría olvidarlo. Si supiera algo que, siendo útil para mi patria, fuera perjudicial para Europa- o útil para ésta y perjudicial para el género humano- lo consideraría un crimen".

¿Cuál es nuestra realidad? Tomando un solo ejemplo sacado de los datos sobre la evolución de la economía y el seguimiento de los precios, oficialmente dibujamos las estadísticas para que la situación inflacionaria parezca mejor de lo que es, y así también podemos tratar de dibujar todo lo demás, y al cabo de los años no seremos creíbles.

Dibujamos las estadísticas para que la situación inflacionaria parezca mejor de lo que es, y así también podemos tratar de dibujar todo lo demás

Nuestros políticos han dejado de usar la palabra Patria o la palabra Argentina, que antes se utilizaban muy a menudo en los actos públicos. Posiblemente les da vergüenza pronunciar estas palabras sagradas. Más cercanos a los votos, al populismo, dicen "hacemos esto por el pueblo", "por la gente" o "por el modelo". No es que esté mal hacer las cosas por el pueblo, al contrario, es lo correcto, pero suena a un slogan para conseguir votos, todo referido al corto plazo, coronado por los aplausos que en el momento oportuno pone en marcha el director de slogans del gran teatro de los actos públicos.

No es bueno mirar todo el tiempo para atrás. Es cierto que cuando manejamos, cada tanto se debe mirarpara atrás por el espejo retrovisor, pero solo de reojo; para avanzar por el camino seguro hay que mirar por el parabrisas, para adelante, para poder llegar a donde debemos ir. Si miramos sólo para atrás, lo que veremos es que cada uno arrastra sus problemas del pasado, que son grandes y eso nos divide. No podemos quedarnos en eso, requerimos ver todos juntos nuestro futuro, nuestro proyecto común que nos entusiasme.

Requerimos ver todos juntos nuestro futuro, nuestro proyecto común que nos entusiasme

Debemos cambiar y mirar para adelante. ¿Cómo? Por ejemplo ponernos de acuerdo para utilizar mucho mejor los recursos económicos que nos brinda este buen momento de las materias primas agrícolas como la soja, el maíz y otras, que producimos con gran competitividad. Recibimos casi u$s 30.000 millones más por año que antes por estos conceptos, casi regalados. Es necesario ponernos de acuerdo para no dilapidar esos enormes recursos adicionales anuales en gasto circunstancial, sino consensuar en qué invertirlo, decidir quién debe invertirlo, cómo invertirlo. Ponernos de acuerdo en desarrollar más nuestro valor agregado nacional, para ocupar más productivamente a toda nuestra población ya que hoy tenemos más de 7 millones de personas en distintos grados de informalidad (en negro, en gris, contratados) y hay aún pobreza y desempleo.

Concentremos los esfuerzos en la educación, pero no para conseguir votos, sino para mejorar a los argentinos. Según una investigación de Ipsos-Mora y Araujo, en el grupo de argentinos de menores recursos, el 75% no sabe nada o casi nada como para trabajar en las condiciones de hoy en día. No sólo hay que gastar en educación, hay que chequear si se transmite el conocimiento y la educación a los alumnos con ese dinero, o si el sistema educativo, tal como está organizado, brinda o no resultados concretos. No se puede seguir esperando a ver si va a funcionar o no la educación porque la vida y los proyectos de los chicos van quedando truncos.

Concentremos los esfuerzos en la educación, pero no para conseguir votos, sino para mejorar a los argentinos

Finalmente, no creo que vayamos a arreglar nuestros problemas con más recetas sobre economía, más recetas sobre instituciones, sobre reglas, con más estatismo o con más liberalismo sino con dirigentes más éticos. Requerimos más moral en todos los argentinos ya que el nuestro no es un problema de recursos o de leyes o de la Constitución. Creo que con más moral podremos cumplir mejor con las reglas, respetar mejor las instituciones en lugar de querer cambiarlas cuando no nos vienen bien a nuestros deseos personales o de grupo, y también establecer entre todos el sistema económico que más nos convenga. Los resultados, que es incompresible que no los estemos obteniendo, serán una economía mucho más pujante y una sociedad mejor, mucho más unida..

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba