Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Los reclamos a Piñera / No ceden los pedidos educativos

Chile: se radicalizan los estudiantes

Exterior

Alumnos secundarios volvieron a tomar colegios y la sede de la Unesco; un joven quedó al borde de la muerte

Por   | LA NACION

SANTIAGO, Chile.- Los estudiantes secundarios chilenos arremetieron ayer con una violenta radicalización del movimiento, que derivó en numerosas tomas de liceos y colegios, incluyendo la sede de la Unesco en Santiago, protestas frente a edificios de gobierno y un accidente que dejó a un estudiante de Viña del Mar en peligro de muerte.

A primera hora de la mañana sucedió una surrealista escena que parece graficar la combatividad del movimiento: menos de media hora después de que los carabineros hicieron entrega formal del emblemático Instituto Nacional a su rector, tras desalojar a los estudiantes que lo habían tomado, una rápida asamblea determinó que el recinto fuera retomado. "Nuestros sueños viajan en nubes lacrimógenas", podía leerse en uno de los carteles.

Simultáneamente, la sede central de la Universidad de Chile, símbolo por excelencia de la educación pública y laica en el país, ratificaba su ocupación en una asamblea que, contra las predicciones oficialistas, recibió el 74% de aprobación.

Al igual que durante la crisis de 2011, que mantuvo el sistema educativo paralizado durante meses, los gritos volvieron a sonar cada vez más fuerte en Santiago y las principales ciudades del país.

Pese a ello, la legitimidad de sus demandas, hoy dispersas y desatendidas por el gobierno, ya no tiene en la ciudadanía el eco de entonces. De acuerdo con la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), sólo un 30% de los chilenos confía en los estudiantes.

Pocas horas después, otro grupo de estudiantes secundarios se encadenó al Ministerio de Hacienda, en señal de rechazo a la reforma tributaria impulsada por el gobierno de Sebastián Piñera.

Al mediodía, un nuevo piquete de estudiantes tomó la sede de la Unesco y le exigió a este organismo interceder ante la ONU para impedir la promulgación de la llamada "ley Hinzpeter", que busca sancionar, entre otras cosas, las tomas en los establecimientos educativos.

"Esta ley atenta contra los derechos humanos", explicó el presidente del centro de alumnos del Liceo de Aplicación, Felipe Villegas.

Con todo, la fatalidad volvió a hacerse presente. En Viña del Mar, el alumno Leandro Araneda, de 18 años, cayó siete metros desde el techo del Liceo Industrial de Miraflores, mientras participaba de una toma pacífica que intentaba evitar que el recinto fuera invadido por terceros.

El joven sufrió una fractura de cráneo, con "daño cerebral de riesgo inminente". Araneda fue operado en la tarde de ayer y quedó conectado a un respirador mecánico. Los paramédicos que lo atendieron constataron que el joven tenía hálito alcohólico.

"Lamentamos que haya ocurrido este hecho; esto es resultado de tomas que no son apropiadas", dijo el ministro de Educación, Harald Beyer.

También volvieron a sucederse los excesos policiales. Una apoderada del Liceo 1 de Niñas de Santiago, detenida junto con 14 estudiantes que tomaron el recinto, denunció haber sido humillada con actos de connotación sexual. "Nos hicieron sacar los corpiños", denunció Lumi Urra.

Como es habitual, el vocero de gobierno, Andrés Chadwick, salió a rechazar las demandas estudiantiles: "Este gobierno no va a aceptar presiones de fuerza ni imposiciones. Menos que se diga «no me escuchan y entonces uso la violencia»".

Para hoy se temen nuevos incidentes en las 14 marchas comunales convocadas por la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), que serán respaldadas por los universitarios. Ninguna de ellas fue autorizada..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCopa DavisElecciones 2015Ley de abastecimientoMayweather vs. Maidana