Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Arte / Muestras

Dos caras de Brasil

ADN Cultura

El ying y el yang. Iran do Espírito Santo y Leda Catunda nacieron en San Pablo con dos años de diferencia, estudiaron juntos en la Fundación Armando Alvares Penteado de la capital paulista y ambos, cada uno por su lado, encontraron un camino expresivo ubicado en las antípodas. Dos caras de Brasil. La superficie lisa y acerada de las esculturas impolutas de Espirito Santo se conecta con la tradición abstracta que va de los concretos a los Bichos de Lygia Clark. Son objetos perfectos, sensuales en su acabado obsesivo.

Voluptuosa, intensa, Leda Catunda es heredera de una tradición textil, cuyo referente más visible es el Oiticica de los Parangolés , de raigambre popular y naturaleza híbrida. En sus manos cobra vida la pintura corpórea, con volumen, acolchada, sencillamente doméstica, en la que se funden la voluntad pictórica y figurativa como toma de posición frente al arte conceptual, pero, también, la recuperación de prácticas atávicas en las que la mano deja su huella.

Por primera vez juntos en Buenos Aires, en la doble muestra que presenta Orly Benzacar, los artistas paulistas comparten el búnker de Florida 1000. El diálogo de dos mundos marca también el comienzo de una cooperación internacional, en este caso con la galería Fortes-Vilaça, cuando el arte de Brasil conquista su lugar en museos, bienales y colecciones privadas. Pocas semanas atrás, Babelia, el suplemento cultural de El País, de Madrid, dedicó su nota de tapa al "Brasil prodigioso: el arte que despega en un país en permanente ebullición". Ivo Mesquita, director de la Pinacoteca del Estado de San Pablo, señala con razón que el arte de Brasil se fue "descolgando" del contexto latinoamericano para reafirmar y consolidar la originalidad de su aporte al arte de Occidente.

 
Leda Catunda y sus pinturas blandas en la galería Ruth Benzacar. Foto: Andrea Knight
 

El cambio de posicionamiento en el mapa y la legitimación del mercado tienen que ver, también, con las estrategias y las políticas de un país decidido a colocar en un podio de prestigio a sus artistas, como sucede cada dos años, desde mediados del siglo XX, en la prestigiosa Bienal de San Pablo, que abrirá sus puertas la semana próxima con la dirección del venezolano Luis Pérez-Oramas, curador del MoMA y buen amigo de la coleccionista Patricia Phelps de Cisneros.

Para decirlo con las palabras de Ivo Mesquita, Brasil ha encontrado la forma de operar culturalmente con "lo mejor de dos mundos": el Estado, según el modelo europeo, y los privados, en el esquema filantrópico norteamericano.

El ying y el yang. Irán do Espirito Santo parte de referencias cotidianas, objetos de consumo y de uso diario como la bombita de luz, para transformarlos en bellas esculturas de factura impecable. La bombita de metal bruñido vuelve lejano lo real y convierte en objeto de observación lo cercano. El tamaño y el empleo de materiales no convencionales (mármol, granito, vidrio, acero) modifican la percepción.

Iran camina por la galería, impecable como su obra, y recuerda sus comienzos en un laboratorio de fotografía procesando fotos en blanco y negro. Esa obsesión monocromática quedó fijada en la retina del paulista y está en su obra Passant 6 , un degradé de 54 tonos de gris pintado en el muro de veinte metros, una variación que se repite en tres módulos iluminados a giorno .

Pasada la muestra, la obra desaparecerá, quedará el registro y la experiencia, una manera de conjurar la idea de la obra de arte como objeto de consumo, preocupación central en el pensamiento de Iran. Enfrentado al gigantesco mural están los espejos plegados sobre sí mismos; lucen como una pintura concreta en la que el color es el de fábrica, el verde industrial del reverso. Juego de percepción especular.

El deporte -sus símbolos, signos y colores- es el universo que explora Leda Catunda en sus pinturas o esculturas blandas, sinceras manifestaciones de la maravilla cotidiana de lo artesanal. Una representación doméstica del mundo glamoroso de marcas, sponsors y carteles que rodean la competencia deportiva. Ella, docente por naturaleza, lo explica con una sonrisa enorme, la misma que le regalará a Kuitca en el momento del reencuentro el día de la inauguración. Ambos, invitados por Jorge Glusberg, expusieron en el CAyC en 1984. Tenían veinte años.

En los ?80, Catunda desembarcaba en la escena paulista con el apoyo de la crítica Aracy Amaral. Su obra lleva la marca indeleble de un estilo que se repite en collages y telas bordadas. Quilmes, Boca Juniors y la bandera argentina son parte de un guiño cómplice a sus amigos locales, que no son pocos. Leda se divierte con esta documentación visual del deporte, cuando Brasil se prepara para dos mega-eventos como son el Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos, sin contar que su universo personal y afectivo está muy cerca del mundo de los skaters .

Ficha. Iran do Espírito Santo y Leda Catunda en Ruth Benzacar (Florida 1000), hasta el 28 de septiembre

adn Catunda
San Pablo, 1961
Pintora, escultora y artista gráfica, es considerada una de las principales artistas surgidas de la Generación

del '80 en Brasil

adn Do Espírito Santo
Mococa, 1963
Parte de objetos de consumo y de uso diario para crear esculturas de factura impecable. En 2007 representó a Brasil en la Bienal de Venecia.

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezDamián StefaniniLa salud de CristinaMarcelo TinelliEl drama de Pistorius