Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ryan despierta el fervor republicano

El candidato a vicepresidente apeló a la clase media y criticó a Obama en el segundo día de la convención; hoy hablará Romney

Jueves 30 de agosto de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

TAMPA, Florida.– No es un tibio, y eso enfervorizó ayer a un partido que se radicaliza.

Al grito de "podemos hacerlo" el congresista Paul Ryan aceptó su nominación como vicepresidente por los republicanos y desató la euforia al proclamar que si llegan a la Casa Blanca están listos para "encarar los asuntos graves de este país con seriedad, sin caer en excusas, retórica ni promesas rotas". Todo, con un sentido de urgencia: "No hay mucho tiempo" antes de que todo se agrave, dijo.

La ovación, el entusiasmo y la ilusión partidaria de recuperar la Casa Blanca fueron el presagio de la noche que vivirá hoy el partido, cuando su candidato, Mitt Romney, se ponga al frente de una fuerza cuyas distintas facciones aparecen unidas solamente por el mismo deseo de desplazar al demócrata Barack Obama.

La otra estrella fue la ex secretaria de Estado Condoleeza Rice. Ella repite que "no le interesa" integrar un eventual gobierno republicano, pero viene ocupando un lugar estelar. "Tenemos que volver a liderar en el mundo", dijo. Fue la segunda mujer negra en hablar en la convención, de aplastante mayoría blanca. La otra fue la congresista por Utah Mia Love.

La nota discordante se la volvió a llevar el rebelde Ron Paul. "Déjenlo hablar", fue el clamor, pero sólo se lo mostró en video. Los otros ausentes fueron los ex presidentes George Bush padre e hijo. De ellos se proyectó un brevísimo documental en el que sólo hablaron de lo bien que se llevan… algo que ya es parte del folklore republicano.

De 42 años, enemigo del gasto público y con fama de "ratón de biblioteca", Ryan envió señales optimistas de que "todo puede ir mejor" si ganan las elecciones del 6 de noviembre.

Apuntó especialmente a la clase media, de la que Obama se considera paladín, y a los jóvenes: "Estoy listo para asumir el llamado de nuestra generación", dijo.

Pero el eje del "operativo seducción" fue la clase media. "Tenemos excelentes noticias", dijo, tras reiterar la promesa de crear 12 millones de puestos de trabajo en cuatro años si llegan a la Casa Blanca, y ratificó, una vez más, la necesidad de "terminar" con la reforma de salud de Obama que "cuesta millones" en un "afán regulador que no tiene cabida en un país libre".

Entre ovaciones para cada uno de los eslóganes que la campaña ha venido repitiendo estos días –"vamos a construirlo", "podemos hacerlo mejor" y "es nuestro momento"–, Ryan dijo que "tras cuatro años de girar en todas direcciones sin rumbo fijo" Estados Unidos necesita poner una mira clara y que "el hombre para hacerlo" es Romney.

Fiel a un guión orientado a demostrar unidad, desfilaron todos los que habían sonado con ocupar el lugar de Ryan en la fórmula presidencial: la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez; el ex gobernador de Minnesota Tom Pawlenty, y el senador por Ohio Robert Portman.

"Tenemos ahora un presidente que no respeta los valores fundacionales de nuestro país", dijo quien ya fue derrotado por Obama en la carrera a la Casa Blanca, el senador por Arizona John McCain.

De acuerdo con la tradicional coreografía para estos casos, Ryan compareció con su familia de tres hijos. Está casado desde hace 12 años con Janna Christine Little, una abogada de raíces demócratas. El gancho fue la pasión común por la vida al aire libre.

Su incorporación apenas tuvo impacto en las encuestas, pero mejoró la opción del partido en Wisconsin, un estado en el que hasta hace poco ganaba Obama. Y esta elección, se sabe, se decidirá en apenas una decena de los 50 estados del país.

Bases

También ayudó a dinamizar las bases del partido, que suelen percibir a Romney, un empresario mormón, como demasiado tibio para sus aspiraciones. Alejada de la moderación en temas como aborto, matrimonio igualitario e inmigración, la plataforma del partido, aprobada en esta convención, parece reflejar que en ese punto esta estrella del conservador Tea Party ya ha ganado la batalla.

De hecho, se lo reconoce como el candidato a vicepresidente que más ha polarizado al electorado en los últimos años. Un ultraconservador de discurso duro, dispuesto a acabar no solamente con la presidencia demócrata sino también con los esfuerzos de Obama por instaurar lo que ellos llaman un "Estado de bienestar".

Hoy es el turno de Romney. Será precedido por el ascendente Marco Rubio, uno de los mejores oradores del partido. Tanto que el temor era que opaque al candidato.

La Casa Blanca, en tanto, informó que Obama ni siquiera "vio" la convención republicana. Los republicanos están que braman porque quebró la norma y siguió en campaña en vez de detenerse para respetarles su momento en los medios. No sólo eso. Disparó duro contra el hombre de la noche: "A Ryan no le importa la gente", dijo.

Las principales propuestas

Economía La plataforma hace hincapié en las clásicas propuestas republicanas: el recorte de impuestos y un gobierno más pequeño; además, propone simplificar el código tributario para ayudar al empresariado a crear empleos.

Aborto y matrimonio gay Se opone a la práctica del aborto, sin excepción, y prohíbe que se usen fondos federales para subsidiar planes médicos que incluyan servicios para ese fin; el plan también está en contra de los matrimonios homosexuales.

Inmigración El documento plantea endurecer los controles a la inmigración, terminar de construir el muro fronterizo con México "para resguardar el imperio de la ley" y negar todo derecho a los inmigrantes indocumentados en el país.

Defensa Condena la "debilidad" del gobierno de Obama frente a las amenazas externas que afronta EE.UU., que incluyen la proliferación del terrorismo y la "beligerancia" de Corea del Norte; se opone a reducciones en el gasto de defensa.

Sanidad Propone privatizar el actual programa público Medicare –la asistencia médica para los mayores de 65 años– transformándolo en un sistema de "vouchers" que se compran en el mercado por las compañías de seguros.

DE JOVEN LEGISLADOR A ESTRELLA DEL PARTIDO Paul Ryan / Candidato a la vicepresidencia Cargo actual: legislador Edad: 42 años Origen: Wisconsin

Trayectoria. Su carrera transcurrió enteramente como legislador en Washington. Fue elegido por primera vez representante de Wisconsin a los 28 años.

Estilo. Es un católico contrario al aborto; se define como ambicioso y muy deportista. Tiene el apoyo de la base más conservadora del Partido Republicano, el Tea Party.

Proyecto. Propuso un programa de gasto público que incluye cambios en la cobertura de salud, el sistema de pensiones y profundos recortes en los programas sociales.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas