Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Elección legislativa con más valor que una presidencial

Opinión

Las elecciones legislativas que tendrán lugar en octubre del año próximo, deberían ser políticamente casi irrelevantes.

Es que se renueva el tercio del Senado electo en 2007, cuando el oficialismo ganó claramente, y la mitad de la Cámara de Diputados de la Nación electa en 2009, cuando fue derrotado.

El año próximo, aún con una derrota, el oficialismo no perdería bancas.

Esta elección es el hecho político que hará viable o no la reforma de la Constitución Nacional

Pero esta elección es el hecho político que hará viable o no la reforma de la Constitución Nacional que podría permitir un tercer mandato consecutivo de la Presidenta. Además, voces del kirchnerismo sostienen que se modificarán sus lineamientos para hacer irreversibles los cambios que se están implementando.

Los postulados del Movimiento para la Nueva Constitución Emancipadora y el último documento de Carta Abierta- que reúne a intelectuales afines con el oficialismo- muestran la definida intención de realizar una reforma profunda, más allá de permitir un mandato más de la Presidenta.

Dos décadas atrás, la Constitución fue reformada para hacer posible un segundo mandato consecutivo de Carlos Menem. La elección previa a la presidencial que tuvo lugar en 1993 fue la llave política que la permitió. Entonces el oficialismo obtuvo el 43% de los votos y, con una victoria clara, el entonces presidente logró negociar con un sector de la oposición, liderado por Raúl Alfonsín, los dos tercios de ambas cámaras requeridos para convocar la reforma.

Con este antecedente, puede conjeturarse que, si bien el kirchnerismo necesitaría acercarse al 50% en la elección del año próximo para lograr los dos tercios, si alcanza un porcentaje como el 43%, probablemente podrá negociar los legisladores que le falten, siempre que la oposición se mantenga dividida y desarticulada.

Puesto en esta perspectiva, la elección del año próximo, no sólo puede definir si Cristina Kirchner podrá o no presentarse para un tercer mandato consecutivo en 2015, sino también un cambio del modelo constitucional, que perdurará por décadas, y ello sin dudas es más trascendente.

No sólo puede definir si Cristina Kirchner podrá o no presentarse para un tercer mandato, sino también un cambio del modelo constitucional

Un Código Civil, como el que se está reformando ahora, mañana puede ser modificado por el Congreso por mayoría simple. En cambio, para cambiar la Constitución, además de contar con dos tercios de ambas cámaras del Congreso, se requiere luego ganar la elección de constituyentes y lograr que la asamblea que integren apruebe las reformas pretendidas.

A lo largo del siglo XX, la Constitución sólo fue modificada en tres oportunidades, a las que puede agregarse la enmienda realizada por un gobierno de facto.

Si bien en despachos oficiales no se descarta ninguna alternativa- como negociar los dos tercios antes de la elección y adelantarla, realizándola en forma conjunta con la de constituyentes, etcétera- el escenario más probable sigue siendo que será la elección legislativa de 2013 la llave que permitirá o no la reforma constitucional.

Respecto a esta elección, en principio tres parecen ser las claves de su resultado.

El grado de cohesión o división de la oposición será la tercera clave del resultado

La primera y obvia es la economía. El oficialismo está esperanzado en que el precio de la soja y la recuperación de Brasil le permitirán un escenario más favorable, en el cual, aunque no se vuelva a los niveles de crecimiento y consumo del año pasado, se crezca respecto al freno que se está registrando a partir del segundo trimestre de 2012. Pero la incertidumbre de la situación internacional, hace relativo cualquier cálculo.

La segunda, es el grado de unidad electoral que mantenga el peronismo. Si el gobernador de Córdoba va a elecciones al margen del oficialismo nacional y en la provincia de Buenos Aires la disidencia justicialista se manifestara como sucedió en 2009, el kirchnerismo- cada vez más devenido en cristinismo- no llegaría al 40%.

Por último, el grado de cohesión o división de la oposición será la tercera clave del resultado. Si bien es difícil que logre articular un frente electoral unificado, un acuerdo sobre la oposición a la reforma de la Constitución en estas circunstancias puede jugar un rol en ello..

TEMAS DE HOYAmado BoudouLey de abastecimientoIndependencia de EscociaCopa Sudamericana