Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Opinión

Una forma de alcanzar la igualdad de oportunidades

Sociedad

Excepto el cumplimiento de la meta financiera de la ley 26.075, casi ninguna otra de las metas de esa norma se ha cumplido. El contraste es muy marcado, lo cual revela que los recursos son una condición necesaria, pero no suficiente, para conseguir metas cualitativas.

Hoy, los dedos de las manos deben alcanzar para contar las escuelas de doble jornada nuevas con respecto a 2005, año en el que salió la ley de financiamiento educativo, pese a que en la encuesta previa realizada por el Ministerio de Educación sólo el 10% de los padres les dio baja importancia a esas escuelas.

La jornada extendida es importante porque es una manera de facilitar el acceso de sectores de menores ingresos a posibilidades que sí tienen los sectores de mayores ingresos.

Mientras algunos alumnos tienen acceso asegurado a diversas experiencias religiosas y filosóficas, a otros idiomas, las artes, el deporte y la recreación o a nuevas tecnologías, otros sólo acceden con seguridad a matemática, lengua y algunos condimentos de estudios sociales. El resto dependerá de las posibilidades de su familia, frecuentemente muy limitadas, y es a ellos a quienes se debe dar la prioridad en ésta y otras políticas.

Además, la realidad muestra con crudeza que para los chicos de los sectores más desfavorecidos la alternativa de no estar en la escuela es estar en la calle, con eternos jueguitos de computadora o mirando televisión.

Para implementar la doble escolaridad son necesarias una renovación profunda de nuestros enfoques pedagógicos y didácticos y una idea sencilla pero casi siempre olvidada: si se da a las personas la oportunidad de encontrar sus fortalezas y de perfeccionarlas, podrán mejorar también en otros aspectos que, al principio, parecerán meras debilidades.

Por ello la doble jornada no tiene que ser más de lo mismo y debe permitir que el alumno se encuentre con expresiones artísticas, una segunda lengua, tecnologías o deportes, a las que de otra forma no podría acceder pese a ser muy importantes para su formación. Alguien puede ser muy bueno en lo musical, pero si nunca se encuentra con la música no podrá descubrir esas capacidades. Estas tareas podrían desarrollarse en ámbitos y con modalidades diferentes a la "escuela curricular", y ello podría abaratar mucho los costos.

Una encuesta realizada hace un tiempo entre padres y alumnos que concurren a escuelas de jornada simple y a establecimientos con jornada completa en la ciudad de Buenos Aires revelaba una mayor satisfacción en esta segunda modalidad. En términos de resultados se observaron una menor repitencia y sobreedad y algo más de promoción a tiempo en la jornada completa.

Sin embargo, para evaluar correctamente esa encuesta hay que agregar que en la mayoría de las escuelas porteñas de jornada completa duplica la carga horaria de las materias curriculares, pero es mucho menor la carga horaria dedicada a actividades como las mencionadas aquí y tendientes a un desarrollo enmarcado en las inteligencias múltiples..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteAmado Boudou procesadoSueños compartidos