Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Datos falsos

Alteraron la estadística de homicidios

Seguridad

En un boletín oficial, el Ministerio de Salud advirtió que está "subestimada" la cantidad de asesinatos en el país; para ocultar los crímenes se registran las muertes bajo el nombre de "causa externa de intención no determinada"

Por   | LA NACION

Las variables económicas parecen no ser las únicas estadísticas poco confiables. Los registros de homicidios también están alterados. Esa anormalidad fue advertida por el Ministerio de Salud, que, en un documento oficial, calificó como "subestimada" la cantidad de asesinatos registrados en el país.

Frente a críticas por el aumento del delito, el Gobierno dio siempre como respuesta inmediata la comparación internacional de tasas de homicidio para sostener la idea de seguridad real contra sensación colectiva. Sin embargo, esos datos habrían sido modificados para mostrar una disminución de crímenes.

La forma encontrada para ocultar cifras de muertes fue pasar asesinatos a un casillero estadístico ambiguo y especialmente armado para establecer una zona gris, donde se evaporan los casos y no se suman entonces en el recuento de homicidios.

"Dado que el porcentaje de muertes por causa externa de intención indeterminada es elevado, especialmente en algunas provincias, es de esperar que los datos estén subestimando las reales tasas de homicidios", fue la conclusión del trabajo del Ministerio de Salud de la Nación publicado en junio pasado en el Boletín de Vigilancia de Enfermedades no Transmisibles y Factores de Riesgo.

La cartera dirigida por el ministro Juan Manzur hizo esa advertencia al analizar el perfil de los homicidios en la Argentina, y marcó así sus dudas sobre las cifras entregadas por la Dirección de Política Criminal, que depende del Ministerio de Justicia. La cita consignada se encuentra incluso subrayada en el documento enviado a los ministerios de Salud provinciales.

Esta información quiebra la explicación oficial sobre la imposibilidad de ocultar cifras sobre homicidios. Parece que se encontró una imaginativa variante para mantener o bajar la cantidad de asesinatos. El concepto a tomar en cuenta es "muerte por causa externa de intención indeterminada". Ese casillero estadístico da la clave del ocultamiento de casos.

Todo deceso es informado al Estado. No puede evitarse su conocimiento, como sí ocurre con robos en los que el damnificado no concreta la denuncia. El Ministerio de Salud lleva el registro de fallecimientos y los distribuye de acuerdos con las causas, con el fin de obtener parámetros que permitan mejorar la atención sanitaria. Una vez separados los casos de muertes por enfermedades, quedan los factores externos, que a su vez se dividen en accidentales y no accidentales. En este último subgrupo aparecen los homicidios, los suicidios y la intención no determinada.

Esos datos son entregados por la Dirección de Política Criminal, que se alimenta con la información de las fuerzas policiales. En algún punto de la cadena, un homicidio pasa a tratarse como una muerte por agresión de la que no se tienen datos. En consecuencia, sale de la estadística de asesinatos.

En el Ministerio de Justicia no se publican datos de estadísticas criminales desde 2008. Sin embargo, esas cifras son reportadas al Ministerio de Salud para el resumen de decesos anuales. El último año analizado fue 2010. En ese caso los asesinatos en la Argentina fueron 1869. Claro que las muertes por "causa externa de intención indeterminada" sumaron 2807. Las autoridades califican así a los fallecimientos en los que no se cuenta con información sobre si se trató de un suicidio o un homicidio. No hay otra variante en juego.

La sospecha, a partir del escrito del Ministerio de Salud, es que los homicidios reales en la Argentina al menos duplican las cifras oficiales.

Se podrá tomar un caso testigo para visualizar la forma en que las cifras pueden estar alteradas. Si se consideran los datos oficiales sobre Rosario se podrá observar que los asesinatos por arma de fuego bajaron de 22 en 2010 a 17 en 2011. Incluso por debajo de los registrados por crónicas policiales. Sin embargo, en ese mismo período creció el registro de las muertes "por causa externa de intención indeterminada", rubro en el que se habían apuntado 94 decesos en 2010 y 121 en 2011.

En el informe del Ministerio de Salud se analizó especialmente lo ocurrido en 2009 y se determinó que en ese año "la ciudad de Buenos Aires fue la jurisdicción con mayor proporción de muertes de intención indeterminada (30% del total de muertes por causa externa) seguida de la provincia de Buenos Aires (22,5%), Santiago del Estero (21%) y Santa Fe (19%)".

Por los patrones de comportamiento estadístico consignado en el caso de Rosario puede verificarse que aumentó la tendencia de derivar muertes al casillero de "intención no determinada".

Frente a la certeza de estudiar datos falsos, el documento del Ministerio de Salud recomendó, en junio de este año, modificar esa cultura gubernamental de ocultar las cifras para "basarse en información confiable acerca de la magnitud, las características y las consecuencias de la violencia".

Una forma de falsear datos

El manejo de estadísticas cambió las cifras de crímenes

30%
Realidad virtual

Ése es el porcentaje que corresponde a las muertes violentas y que ahora los funcionarios bautizaron "muerte por causa externa de intención indeterminada" que ocurrieron en la ciudad de Buenos Aires. Es la cifra más alta del país, seguida por la provincia de Buenos Aires donde estas muertes llegan al 22,5% y Santiago del Estero donde alcanzan un 21%..

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou