Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En la Casa Rosada refuerzan la ofensiva

En el kirchnerismo hablan de una salida del mandatario

Jueves 06 de septiembre de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

El gobierno de Cristina Kirchner buscará acorralar al gobernador Daniel Peralta con una denuncia judicial por espionaje a la Presidenta y con la decisión de no ayudarlo a salir del ahogo financiero. En algunos sectores del Gobierno indicaban anoche que el propósito final es forzar la renuncia del mandatario.

Según pudo saber ayer LA NACION en la Casa Rosada, la Presidenta aún no definió su jugada. Pero en su entorno analizan la posible intervención federal, el juicio político al gobernador o un aumento de la presión financiera a la gestión provincial.

En medio de tanta tensión, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, se negó ayer a comentar la crisis durante una conferencia de prensa sobre anuncios de medidas en el sistema ferroviario. "No es tema de esta conferencia", dijo ante una consulta de LA NACION. Nadie habló públicamente en la Casa Rosada.

Sin embargo, el Gobierno hizo trascender una grave denuncia que el Ministerio de Seguridad hará contra Peralta por seguimientos ilegales de inteligencia a Cristina Kirchner. La noticia se difundió a través del canal C5N, de un empresario cercano al Gobierno, Cristóbal López. Ese informe denunció un complot entre Peralta; el director de la agencia de noticias OPI Santa Cruz, Carlos Rubén Lasagno, y el jefe de la policía provincial, Jorge Hassan.

En Balcarce 50 analizaban que una crisis social -está en riesgo el pago de sueldos de este mes- pondría a Peralta al borde de la salida. Y especulaban con que la situación podría aplicarse en el futuro a Daniel Scioli. "Se sentaría un precedente para Scioli. Si hacen renunciar a Peralta en la provincia de la Presidenta por mala gestión, por qué no podría ocurrir con Scioli, a quien culpan de lo mismo", señaló una fuente de acceso directo a los despachos oficiales.

El informe de C5N, similar a un spot oficial, describió un supuesto complot de Peralta, Lasagno y Hassan para investigar los "movimientos no protocolares" de Cristina Kirchner el último fin de semana. El único dato para demostrarlo era que en su portal OPI Santa Cruz "detalló cada uno de los pasos que dio la Presidenta" y que "fue notorio lo rápido que trascendió que el avión Tango 01 presentó desperfectos y que la Presidenta debió trasladarse a El Calafate en un avión privado".

Esa información, en rigor, fue cubierta periodísticamente por fotógrafos de OPI y de LA NACION, que fueron al aeropuerto de Río Gallegos. El informe señaló que "el espionaje ilegal emigró a Santa Cruz". En la Casa Rosada se lo conocía en detalle desde al menos tres horas antes.

El canal adelantó que la cartera de Seguridad presentará ante la Justicia una investigación según la cual Lasagno operaría con Peralta y la policía provincial. Acusó al director de OPI de ser un ex agente de la SIDE en los 90 y que "tiene una participación extorsiva contra empresarios y políticos provinciales". Y hasta adelantó la carátula de la causa judicial: operativo de seguimiento de inteligencia ilegal.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas