Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Reapertura

Marihuana: fiesta tras un sobreseimiento

Seguridad

Celebración en un local de "cultura cannábica", en Villa Crespo

Por   | LA NACION

Dentro del local había un extraño clima festivo. Unas 60 personas, entre clientes y vecinos, saludaban la reapertura del negocio de "cultura cannábica" que conduce Ezequiel Dalpra, en Aráoz entre Loyola y Aguirre, en Villa Crespo.

Dalpra acababa de ser sobreseído en una causa en la que se lo acusó de tener, para su comercialización, semillas de marihuana utilizables para producir estupefacientes. Fue procesado y su negocio estuvo clausurado desde el 2 de marzo, tras un allanamiento de la Policía Metropolitana.

Pero un fallo de la Sala 1 de la Cámara Federal ordenó el sobreseimiento y la reapertura del local. Y eso era lo que se festejaba ayer, hasta con banderas de la Asociación de Agricultores de Cannabis.

El fuerte olor dulzón se sentía desde la esquina. En la vereda de Aráoz 689, una gran cantidad de gente se saludaba entre risas, abrazos y felicitaciones. Adentro había humo -mucho humo- y una verdadera fiesta con ropa, sombreros y banderas de todos los colores. Aunque el verde, el amarillo y el rojo eran los que predominaban.

En la poca cantidad de espacio libre que quedaba en su local, Dalpra, más conocido como "Pulpeta", se movía con dificultad. También era muy difícil poder hablar con él; era muy solicitado por todos los que fueron a felicitarlo tras seis meses de clausura, por un proceso judicial en el que se lo acusaba de tenencia ilegítima de semillas usables para la fabricación de estupefacientes con fines de comercialización, y en la que acaba de ser sobreseído.

El lugar es una boutique de la denominada "cultura cannábica". Allí se venden instrumentos y accesorios para el cultivo. También venden lámparas, macetas, pipas, estuches, abonos para la tierra, entre otros muchos y extraños objetos.

El muchacho, de 35 años, fue sin dudas el centro de la noche. Es que además de haber levantado la clausura de su local, fue sobreseído por el delito de tenencia ilegítima de semillas de marihuana. La causa fue iniciada en el Juzgado Federal N° 1, a cargo de la jueza María Romilda Servini de Cubría. El sobreseimiento lo dictó la Sala I de la Cámara Federal, integrada por Eduardo Freiler, Eduardo Farah y Jorge Ballestero.

El clima festivo de ayer poco tenía que ver con el del 2 de marzo pasado, cuando unas 150 personas encabezadas por la Agrupación Agricultores Canábicos Argentinos se agolparon en la puerta del local en apoyo a "Pulpeta", cuando la Policía Metropolitana fue a allanar el lugar.

Los jóvenes hicieron correr la voz vía mensajes de texto y redes sociales y en pocos minutos se reunieron para garantizar la salida en libertad de su amigo y referente de esta movida cultural en el barrio.

En ese procedimiento, la policía incautó un puñado de semillas de marihuana, que según "Pulpeta" eran de colección y según el fiscal y los investigadores eran para vender.

"Un vecino había dicho que acá vendíamos droga y entonces vinieron a buscar eso. Entraron de manera muy violenta, nos apuntaron con armas y nos pidieron que nos tiráramos al piso. Vinieron con pasamontañas, como en las películas. Yo pensé que iban a tirar", dijo Dalpra.

"Como no encontraron droga, ni nada que me comprometiera, buscaron hasta el fondo de todo." En esa minuciosa búsqueda, según el relato de Dalpra, fue que los uniformados dieron con una vieja vasija en la que guardaba lo que define como "una colección personal de semillas".

Los policías y el fiscal consideraron que ese puñado de semillas estaba destinado para la venta, lo que está penado por la ley 23.737, de tenencia y tráfico de estupefacientes. Y procedieron a clausurar el lugar y procesarlo.

Pero el 16 de agosto pasado la Cámara Federal revocó el fallo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 1 y declaró inconstitucional el artículo 5 de la ley de estupefacientes, por el que se imputó a Dalpra.

El abogado Albino Stefanolo, defensor de Dalpra, sostuvo y logró probar que su defendido utilizaba las semillas en cuestión como alimento. "Con ellas fabricaba galletitas y brownies para su consumo personal", dijo.

"Según hemos visto, no existió en el caso una exteriorización o, si se quiere, datos objetivos y verificables que permitan presumir una finalidad distinta a la de consumo personal, lesiva de derechos de terceros", expresaron en su fallo los jueces de Cámara.

Los camaristas resolvieron además declarar inconstitucional el artículo 5 de la ley 23.737, en el que se reprimió con reclusión o prisión de cuatro a quince años a quien "siembre o cultive plantas o guarde semillas utilizables para producir estupefacientes, o materias primas, o elementos destinados a su producción o fabricación".

Dos semanas después del fallo la Policía Metropolitana recibió la notificación del Juzgado N° 1 a través de la que la jueza Servini de Cubría dispuso entregar el local a Dalpra, donde ayer la música, las risas y los festejos que comenzaron a la tarde, se extendieron hasta la noche..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerTensión racial en Estados UnidosImpuesto a las GananciasSuperclásico