Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La frase de Cristina generó una reacción en el bloque opositor

Política

"Sólo hay que tenerle miedo a Dios y a mi un poquito", dijo Cristina Kirchner ayer y varios sectores reprocharon sus dichos

 
 

Cuando habla, dice mucho, no sólo en los discursos sino con en las repercusiones que se generan. Las palabras pronunciadas ayer no es la excepción. "Sólo hay que tenerle miedo a Dios y a mi un poquito", deslizó la presidenta Cristina Kirchner, en una de las frases más picantes de los últimos tiempos.

Los distintos frentes de la oposición reaccionaron hoy y pidieron una retractación por considerar autoritaria y preocupante, ente otros calificativos, los dichos de la mandataria.

Fue Ricardo Alfonsín, el diputado de la UCR, el que alzó la voz. "La apelación al miedo que hizo la Presidenta debería merecer el repudio de toda la sociedad", evalúo. "Un acto así está asociado a los momentos más oscuros de la historia política argentina".

Según Alfonsín, la mandataria "debería utilizar la cadena nacional para pedir disculpas por haber manifestado sentirse con derecho a imponer miedo" a los ciudadanos. "Como ocurre con otros hechos del pasado reciente, no recuerda que el 30 de octubre de 1983 los argentinos dejamos atrás el miedo"", dijo en referencia a la vuelta a la democracia.

Por su parte la diputada Patricia Bullrich, titular del Bloque Unión Por Todos, exigió a Cristina retirar "sus desafortunadas palabras" y pedirle disculpas a la sociedad. "Por haber vertido un concepto típico de los regímenes autoritarios", advirtió.

Mientras que su colega del Frente Peronista, Francisco de Narváez aseguró sentir vergüenza y miedo. "Que desde el atril presidencial se haga este tipo de manifestaciones y que la señora presidenta comience casi a compararse con Dios, es una una situación muy preocupante", alertó..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYSubsidios a colectivosLa designación de César MilaniNarcotráficoLa muerte de García Márquez