Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lo que viene

Semana del 9/9 al 15/9. Los recomendados de la redacción

Domingo 09 de septiembre de 2012
0

Televisión

Aparecer y desaparecer

Uno no puede menos que rendirse ante una serie como The Good Wife. Un programa tan enamorado de su filigrama emocional que es capaz de subvertir hasta su propia premisa si esto permite desarrollar sus personajes. Un programa que sabe, con un golpe maestro, borrar todos los conflictos, romances y fracasos de tres temporadas para mostrar que su (anti)heroína está nuevamente donde comenzó y siempre lo estará. Contemplando en solitario dos futuros posibles que se bifurcan a partir de una simple acción: aparecer o desaparecer.

En el comienzo de la serie, Alicia Florrick (Julianna Margulies, aprovechando el papel de su vida) permanecía -consumida por una rabia que la inmovilizaba- al lado de su marido cuando confesaba públicamente haberle sido infiel. La decisión marcaba lo que vendría después: su necesidad de probarse profesionalmente, la reinvención de sus vínculos familiares, hasta su romance y posterior alejamiento de su jefe Will (la escena de ascensor que los unió tiene una memorable contraparte aquí). Como todo final que se precie, también es un principio: quizá del fin del estudio jurídico Lockhart/Gardner, de la reconciliación con su formidable amiga Kalinda (Archie Panjabi), justo a tiempo para ver cómo se ciñen densos nubarrones sobre ambas. A Kalinda finalmente la alcanza el pasado; a Alicia, la posibilidad de un futuro. Dolores Graña

The Good Wife Final de la tercera temporada Hoy , a las 18, por Universal Maratón , desde las 15.

Cine

El polémico Oliver Stone

Aunque sigue atento a la circunstancia histórica -en el caso de Salvajes , la guerra contra el narcotráfico que viene dejando un impresionante tendal de víctimas en México y que ha incrementado la tensión en la región de la frontera con los Estados Unidos-, esta vez, Oliver Stone se desentiende bastante del comentario político o social y apunta al thriller. Uno oscuro, amoral, sangriento, violentísimo y con cierto humor algo pariente del de los hermanos Coen. La potencia dramática de Stone es reconocida, así como sus desbordes y sus elecciones discutibles. Aquí se basa en un best seller de Don Winslow sobre dos jóvenes ex compañeros de Berkeley (uno experto en botánica y comprometido con ideales humanitarios ; el otro, veterano de Afganistán y dispuesto a resolverlo todo por la vía violenta), que se han hecho millonarios no con la informática, como otros universitarios, sino en la industria de la marihuana. No son apenas dealers , sino verdaderos emprendedores y su producto se ha vuelto tan popular que despierta el interés de un poderosísimo cartel mexicano, y ya se sabe que los emprendimientos independientes no son bien vistos por las grandes cadenas. Del tipo de violencia que inevitablemente se desata habla claro el título del film. El director de Pelotón no suele promover unanimidades; sí polémicas. Fernando López

Salvajes Estrena el jueves Dirección. Oliver Stone Protagonistas , Aaron Johnson, Taylor Kitsch.

Música

Las plumas del rock local

Entre las historias posibles de nuestro rock hay una que merece ser contada, la de los espacios icónicos. De La Cueva a Obras y de Cemento al Luna Park, la escena local fue creciendo, ganando espacios y alcanzando popularidad al calor de los sitios que la cobijaban. Así es como en los albores La Cueva y La Perla se convirtieron en la cocina de una cultura nueva; Cemento, en el antro que promovería el prolífico under de los años 80 y 90, y Obras en la línea de llegada, en la consagración. Como si se tratara de un juego de mesa, más allá y sólo para expertos, aparecería el Monumental, reservado para un puñado de privilegiados -sin tener en cuenta, claro está, la participación en festivales-. El Luna Park, mítico para el rock desde la histórica despedida con doble función de Sui Generis, sería la casa visitada en la última década, sobre todo a partir del cierre de Obras. Ahora, nuestros exponentes van por otro espacio, el de la calle Corrientes. Sin plumas, sin pasarelas y sin marquesinas, Massacre hará el miércoles lo que Dread Mar-I hizo el año pasado -Guasones se animará el 17 de noviembre-. Presentará su álbum más reciente, Ringo y lo hará con un set especial, con un concierto especial y con una escenografía para la ocasión. Al fin de cuentas, hasta el más desprolijo sueña con una noche memorable. Walas y los suyos se la merecen. Sebastián Espósito

Massacre Presentación de Ringo Teatro Gran Rex , Corrientes 857 El miércoles , a las 21.30 Entradas , desde 110 pesos

Teatro

Un antes y un después

Hace tres años se estrenó Mi vida después , de Lola Arias. "Seis actores nacidos entre 1972 y 1983 reconstruyen la juventud de sus padres a partir de fotos, cartas, cintas, ropa usada, relatos. Los actores eran (son) Carla Crespo, Blas Arrese Igor, Vanina Falco, Mariano Speratti, Pablo Lugones y Liza Casullo. "Mi hermano es un hijo de militantes asesinados que mi padre se robó", dice Vanina. "Mi padre era cura y decía que no era parte de ningún partido político salvo el de Dios", dice Blas. "Nunca conocí a mi padre. Murió [en un enfrentamiento con militares] a los 26 años. Cuando cumplí los 26 pensé: «Ahora soy más vieja que mi padre»", dice Carla. "A mi abuelo, a mi padre y a mí nos gusta bailar malambo. Cuando me pongo las botas de mi abuelo es como si el tiempo no hubiera pasado", dice Pablo. "En 1972, mi madre era la chica bonita que dice las noticias en Telenoche y, al mismo tiempo, era militante montonera", dice Liza. Durante un ensayo, Arias se dijo: "No debe ser una obra oscura, melancólica o panfletaria. Debe mostrar la fortaleza, el humor y la inteligencia de los actores". Dio en el clavo. Mi vida después marca un antes y un después en el mapa del teatro político local. Este montaje superpone lo trágico con lo banal como el más puro rock con la sutileza visual. El abanico lo despliega sin necesidad de golpes bajos (total, de los golpes bajos se encargó el país). Alejandro Cruz

Mi vida después De Lola Arias C. C. San Martín, Sarmiento 1551. Desde el jueves , a las 21. $ 50

Clásica

Dos grandes violinistas

Apenas separados por veinticuatro horas, Hilary Hahn y Maxim Vengerov, sin la más mínima duda, dos de los más notables violinistas del planeta, tocarán en el Colón. El jueves, la violinista estadounidense, junto a la Filarmónica, dirigida por Enrique Diemecke, tocará el Concierto para violín y orquesta Nº 1 de Prokofiev. Al día siguiente, el gran violinista ruso, para el Abono del Bicentenario, hará la Partita para violín solo Nº 2 de Bach, y luego, con el pianista Roustem Saitkoulov, el Gran dúo de Schubert, y la ciclópea Sonata Kreutzer, de Beethoven.

Llegan con historias recientes diferentes. Hilary puede exhibir un presente glorioso, con registros discográficos impactantes y distinciones y premios por doquier. Hace tres años la pudimos conocer cuando, en Amijai, interpretó las sonatas de Ives de manera superlativa. Vengerov, por razones que nunca quedaron demasiado claras, hace casi un lustro, de repente, dejó de presentarse en público y de registrar álbumes para dedicarse a la docencia, a la dirección y a otras tareas casi menudas. Superados los inconvenientes, cualesquiera que hayan sido, desde hace menos de un año, envuelto en las mismas cataratas de energía y musicalidad que había sabido desplegar, retornó para demostrar que su talento infinito sigue invicto y poderoso. Habrá que ver para creer. Y admirar. Pablo Kohan

Hahn y Vengerov Por separado Ella, jueves, a las 20.30. Desde $ 30. El, viernes, a las 20.30. Desde $ 43. Teatro Colón, Libertad 621.

EN CIFRAS

10 millones de fans Es lo que tiene en su página de Facebook la serie The Walking Dead, a un mes del estreno en EE.UU. de la tercera temporada.

400 millones de dólares Son los que recibirá Robyn Moore, la ex esposa de Mel Gibson, por el divorcio del actor que produjo La pasión de Cristo.

24,7 puntos de rating Debería medir Perú vs. Argentina, el martes por Telefé, para superar al Argentina vs. Paraguay de anteayer en ese canal.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas