Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

¿Cómo organizar la política y la economía?

Opinión
 
 

¿Cómo organizar mejor la sociedad y administrar mejor la economía? No es fácil responder a esta pregunta tan antigua. Para Thomas Hobbes, la primera necesidad de todo grupo humano es el orden y la autoridad encargada de mantenerlo con justicia. Según el filósofo inglés el orden natural más primitivo es el conflicto de todos contra todos, por lo tanto los hombres crean, para su propia preservación, la institución de la sociedad, comandada por un poder absoluto que pueda mantener la propia unidad pues esa sociedad, dejada a sus fuerzas naturales, la llevaría al desgaste sin resultados y a su propia destrucción.

  • Esta es una lección muy importante que podemos tomar para nuestra situación actual: el orden es un factor clave para poder administrar mejor la economía.

Un avance importante lo dio John Locke, filosofo de la revolución inglesa de 1688, que cambia significativamente el mundo y cuyas grandes consecuencias vivimos aún hoy. Debido a los abusos de los gobernantes sobre el pueblo, Locke decía que había que limitar los poderes de la autoridad gubernamental y confinarlos al deber de proteger la libertad y la propiedad de los súbditos. Distinguía entre sociedad y gobierno. El pueblo designa a un soberano y le transfiere y enajena sus poderes aunque este contrato se reduce a la creación del gobierno, pero agrega que el pueblo nunca enajena sus derechos, el pueblo sigue siendo soberano y conserva el poder perpetuo de revocar y abolir el gobierno por el mismo instituido si éste, en cualquier momento, traiciona su mandato. Aparece así el gobierno limitado y constitucional.

  • Esta es otra clave para la organización de hoy: el Gobierno tiene que proteger la libertad y la propiedad de los ciudadanos y además el pueblo conserva la soberanía y puede revocar el mandato si observa que no se está cumpliendo lo que se votó oportunamente.

Montesquieu acentúa un poco más los aspectos limitativos del mando que el Gobierno ejerce sobre el pueblo, adoptando la triple clasificación de los poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, con autoridades diferentes, y las considera garantía de la libertad política y civil. Estas ideas ejercieron gran influencia en la Constitución de Estados Unidos e indirectamente en nosotros, dado que nos inspiramos en parte en dicha constitución al redactar la nuestra.

  • Una tercera clave para que funcione bien la administración del país y la economía de los ciudadanos es que la división de los poderes se cumpla, debidamente armonizadas las decisiones para sostener su consistencia y racionalidad. Pero si públicamente se escucha al Poder Ejecutivo decir que "he hablado con el gobernador tal, para que instruya a sus diputados para que voten de tal manera en el Congreso" es evidente que es un punto que debemos mejorar .

Con Rousseau y su Contrato Social las propuestas se vuelven mucho más democráticas, para que el pueblo gobierne de hecho, no nominalmente. Destacó el "querer popular" como única fuerza creadora en el terreno político, y desde allí se consideró a la democracia como la forma mas válida de organización política, en relación con la aristocracia o monarquía, formas que, aunque atenuadas, aún hoy existen en algunos países.

  • Este tema lo hemos aprendido aunque después de muchos errores, retrocesos y dolor, iniciados con los golpes de Estado de 1930 y siguientes, que han sido definitivamente erradicados de nuestra forma de organización. Faltaría aprender que se requiere el consenso de las fuerzas políticas y no la imposición de las ideas por un pequeño grupo que se encarame en el poder.

Cuando llega la Revolución Francesa en 1789 ya teníamos la Constitución americana con la separación de poderes de Montesquieu, la concepción de Locke sobre la función del Estado como protector de la libertad y la propiedad y las enseñanzas de Rousseau sobre la "soberanía activa" del pueblo. En estas ideas se inspira la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano y la proclama de Libertad, Igualdad y Fraternidad que resuenan hasta hoy. Pero con los conflictos que generó este cambio se volvió a eliminar la separación de los poderes, pues "la República estaba amenazada", y se preparó así el camino a la dictadura de Napoleón quien fue su guerrero defensor. Este es un aspecto que hay que recordar un nuestras decisiones.

Con el tiempo, todas las ideas fueron fraguando y terminaron confluyendo gradualmente hacia la democracia con Parlamento, Poder Ejecutivo y Poder Judicial, que es la forma de gobierno actualmente más generalizada, completada con el sufragio universal de la población.

Para hacer esta breve síntesis me he basado en varios autores, pero principalmente en G.D.H. Cole La Organización Política (1932), 9ª edición y en los autores citados.

Tenemos pues las "Bases" para un gobierno ordenado. Los partidos políticos definen sus ideologías y programas de gobierno y el pueblo vota en elecciones periódicas según sus preferencias por los programas a ser aplicados. Esto funcionó muy bien algún tiempo.

Sin embargo, los políticos se han apropiado del poder, en muchos casos para esquilmar al pueblo incrementado innecesariamente el gasto que ellos manejan, la caja, cargando de impuestos, explícitos o implícitos, a toda la población. Se han puesto de acuerdo entre ellos y el día después de las elecciones, por razones espurias, cambian de bando, traicionando a sus electores, cosa que entre nosotros se conoce con el nombre de "borocotización" (en referencia al nombre del diputado Borocotó que se pasó al partido opositor aún antes de asumir o como el de la diputada "progre" Nacha Guevara quien, aún ganando una banca nunca asumió, y en su lugar lo hizo otro diputado que la gente ni conocía ni votó). Esto ocurre en muchos países, no sólo entre nosotros.

Como dice el ex presidente brasileño Fernando Enrique Cardoso, "hoy los gobiernos resultan más de la composición de intereses materiales que de la convergencia de opiniones". Con lo cual pierden sentido las posiciones programáticas y aún más las ideológicas. No importa que sea "progresista" como el Frente para la Victoria, de "centro" como el Pro o de "derecha", como algunos partidos provinciales, "todos son condominos del Estado", viven de la misma caja, y "hay que dar para recibir" como explicitó un diputado brasileño. Y agrega Cardoso " el gobierno tiene la responsabilidad primordial de cuidar la moral del Estado, dado que éste no es por si mismo moral".

Después de las grandes discusiones de la teoría política a lo largo de los siglos para elegir la mejor organización de la sociedad para que pueda mejorar y hacer progresar la vida en común de los seres humanos y en particular su economía, estamos hoy en muchos lugares "ante un sistema político que empieza a tener a la corrupción como base, más que simplemente personas corruptas". El caso de la ley "Banelco" entre nosotros o los juicios en Brasil por los cobros "mensuales" son claros ejemplos de lo que estamos viviendo cada vez más seguido, cada vez más sistemáticamente.

Debemos recuperar una política sana con mayores exigencias morales si queremos que el pueblo, cada uno de nosotros, viva realmente mejor

De esta manera no se optimiza la organización social sino que la política se convierte en una profesión de la cual vivir y todo el sistema en una gran "caza de puestos" para cobrar mensualmente sin hacer mucho a cambio. Así la economía no puede crecer en forma sistemática y continua y la principal preocupación de los dirigentes políticos se ha convertido en la de tener mayor market share, mayor participación en el mercado político, más votos, pero con el objetivo principal, salvo excepciones, de poder manejar mayores cajas para obtener con su administración los beneficios que de allí puedan devenir, que potencialmente son muchos.

Debemos recuperar una política sana con mayores exigencias morales si queremos que el pueblo, cada uno de nosotros, viva realmente mejor. No es diciendo "todo por el pueblo" pero generando alta inflación, baja inversión y educación de baja calidad a alto costo como mejoraremos realmente a la sociedad. Las personas honestas, que todos los días hacen su trabajo, finalmente se cansan de ser administradas de esa manera y actúan en política ellos mismos. Llegó el momento en que hay que hacerlo..

TEMAS DE HOYNarcotráficoLa muerte de Marisol OyhanarteInflación y preciosEl caso de Lázaro Báez