Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Movilización en las calles / El análisis del kirchnerismo

El Gobierno minimizó el impacto político

Política

En la Casa Rosada se siguió atentamente la manifestación para mantener informada a la Presidenta; creen que fue una "reacción grande", aunque de un sector focalizado molesto por el cepo al dólar

Por   | LA NACION

 
 

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, subió rápido las escaleras. Recién habían pasado las 21 y la protesta se oía fuerte dentro de la Casa Rosada. El funcionario se encerró en el despacho del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y le pasó un detallado reporte sobre la magnitud y composición del reclamo.

En ese momento, todo el gabinete esperaba la llegada de Cristina Kirchner -que ayer había estado en San Juan- para conocer la línea central con la que la jefa del Estado responderá a la marcha. Las primeras lecturas, sin embargo, tendían a explicar que se trató de un núcleo masivo pero sin afinidad con la Presidenta.

"Para nosotros no hubo sorpresa. Es una reacción grande a una medida determinada que tomó la Presidenta", opinó un allegado presidencial, uno de los pocos que anoche seguía en Balcarce 50 a la espera de la desconcentración.

Se refería a las restricciones a la compra de dólares, la principal razón que, según la mayoría de los funcionarios, agrupa a los manifestantes.

En la visión del Gobierno, el cacerolazo estuvo concentrado en los centros urbanos que mayoritariamente no votan al kirchnerismo. "Esto expresa un clima de conflictividad que existe en todos los sectores", agregaba otra fuente oficial.

La Casa Rosada vio la protesta con preocupación a medida que la marcha fue creciendo cerca de la Plaza de Mayo. Por el momento, el oficialismo especulará con una carta: que ningún dirigente opositor puede capitalizar el creciente reclamo de una parte de la sociedad.



"Lo bueno es que falta un sujeto político que encarne la protesta, como fue el campo con la resolución 125", opinaba con una mirada optimista un funcionario con despacho en Balcarce 50.

Los principales colaboradores presidenciales guardaron ayer silencio. El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, estuvo por la tarde en la Casa Rosada y ya cuando la protesta se hacía sentir había dejado su despacho. Lo mismo pasó con el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, quien estuvo ausente toda la tarde.

Los únicos que trasnocharon fueron Berni y Abal Medina. En el despacho del jefe de Gabinete, en el primer piso de la Casa Rosada, siguieron de cerca los datos con la cantidad de manifestantes.

Contaban con fotos aéreas y toda la información de la Policía Federal, que dispuso un triple cordón detrás de la valla que divide en dos la Plaza de Mayo.

La prevención policial llegó incluso para el jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray. El estricto operativo para acceder a la calle Balcarce incluyó la vereda del edificio, sobre Hipólito Yrigoyen, donde tiene sus oficinas el funcionario, autor material de las restricciones para la compra de dólares, que, en la visión del Gobierno, fue el desencadenante de la protesta. Pasadas las 21, el edificio estaba vacío y Echegaray ya se había ido a su casa.

La Presidenta llegó anoche desde San Juan y se fue para la quinta de Olivos, donde también hubo una fuerte protesta. Se mantuvo informada a través del jefe de Gabinete, que le pasaba los datos de la manifestación. Viajó con el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, y con el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.

Anoche el gabinete estaba a la espera de conocer los pasos que tomará la jefa del Estado tras el reclamo. "Tenemos que esperar que decante. No va a haber reacciones intempestivas", vaticinaba un colaborador de un ministro.

Una de las diferencias que marcaban anoche los funcionarios que permanecían en la Casa Rosada era que, a diferencia de lo que fueron los cacerolazos por las retenciones móviles a la soja, en 2008, esta vez el Gobierno no había salido a disputar la calle.

Desde aquellas manifestaciones que, al menos entre el personal estable de Balcarce 50, no recordaba tanta cantidad de gente como hubo anoche en la plaza.

Cristina habló ayer desde San Juan, pero no dijo nada de la protesta, que recién llegaba a la Plaza de Mayo cuando la jefa del Estado terminaba su discurso.

Por el momento, la Presidenta no tiene ningún acto en agenda para hoy y está previsto que por la tarde viaje a Río Gallegos. Anoche, apenas aterrizó, se fue para la quinta de Olivos.

Las caras de una marcha multicolor

Entre los manifestantes hubo diversidad de clases sociales al igual que variedad de reclamos

  • MARCELO BUSTOS
    Comerciante
    Lidera Ciudadanía Activa y marchó a la Plaza para rechazar la re-reelección
  • JORGE SONNANTE
    Comerciante
    Integra Indignados Argentinos, agrupación inspirada en el 15-M español
  • DOLORES INSAURRALDE
    Abogada
    Milita en la Juventud de Pro de Recoleta
  • SILVIO OVETTINI
    Comerciante
    Forma parte de Vecinos Autoconvocados del Partido de la Costa
TEMAS DE HOYLa muerte de Marisol OyhanarteNarcotráficoInflación y preciosEl caso de Lázaro Báez