Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El Gobierno va a redoblar la apuesta

Opinión

Una semana atrás, el gobierno de Cristina Kirchner enfrentó la protesta en la calle más importante no sólo desde que fuera reelecta el año pasado con el 54% de los votos, sino también desde 2008, cuando tuvo lugar el prolongado conflicto con el campo.

Al mismo tiempo se trata también de la primera expresión relevante en la Argentina del fenómeno mundial que representan las llamadas redes sociales como vehículo de manifestación política, sobre todo de los sectores que no se sienten representados por las estructuras preexistentes.

Pero la experiencia muestra que este tipo de movimientos pueden resultar efímeros y transitorios en la medida en que no encuentren un cauce político y electoral que los canalice.

La experiencia muestra que este tipo de movimientos pueden resultar efímeros y transitorios en la medida en que no encuentren un cauce político y electoral que los canalice

Ante todo, cabe señalar que el oficialismo parece decidido a avanzar con una reforma constitucional que implique no sólo un tercer mandato consecutivo de la Presidenta, sino también un cambio de modelo ideológico del texto constitucional y ello no cambia con la protesta.

Políticamente, ésta volvió a poner en evidencia las diferencias entre el peronismo y el cristinismo. Mientras varios gobernadores, intendentes y sindicalistas justificaron la protesta, el cristinismo, a través del jefe de Gabinete, Abal Medina, expresaba la posición de esta corriente caracterizando a la protesta como la marcha del odio .

 
 

El Cristinismo, a través de su espacio Unidos y Organizados, intentó una movilización de respuesta el viernes 14 pasado en la Plaza de Mayo, convocando por el aniversario de un acto represivo, pero fracasó. Ese mismo día terminaron las elecciones en la Facultad de Derecho de la UBA, en la cual ganó el socialismo de Binner con 46% y La Cámpora quedó relegada al cuarto lugar con sólo 16%, como viene sucediendo en las elecciones de las universidades públicas del todo el país.

Pero más allá de la protesta, sigue siendo el resultado de la elección de medio mandato que tendrá lugar hacia fines del año próximo lo que determine la viabilidad del proyecto de reforma y ello no cambia con la protesta.

La última reforma que tuvo lugar hace dos décadas da una referencia. Es que si bien el oficialismo tendría que acercarse al 50% de los votos para alcanzar los dos tercios en las dos Cámaras para convocar la reforma, en 1993 Menem, con el 43% frente a una oposición dividida, logró negociar el apoyo de los legisladores que le faltaban con el sector de la oposición liderado entonces por Alfonsín. Si la oposición concurre el año próximo dividida como en 2011 y el oficialismo supera el 40%, la posibilidad de que avance la reforma es alta, aunque protestas como la del 13 pasado se repitan en los próximos meses. Frente a esta posibilidad, la oposición, desde Binner a Macri y pasando por Moyano, De la Sota y la UCR, están planteando su oposición a la reforma y la reelección.

Video: Miles de personas se agrupan en los principales centros demográficos para manifestarte contra el Gobierno
Pero la eficacia de la oposición dependerá de que logren comprender la diferencia de tres conceptos políticos: diálogo, alianza electoral y compromiso institucional. El primero hace a la esencia de la política y está abierto a todos los protagonistas de la misma. Si mañana La Cámpora buscara dialogar con el PRO -no parece hoy lo más probable- el diálogo debe aceptarse, aunque finalmente sólo sirviera para reafirmar posiciones.

La eficacia de la oposición dependerá de que logren comprender la diferencia de tres conceptos políticos: diálogo, alianza electoral y compromiso institucional

El diálogo ha sido escaso en la política argentina en los últimos tres años. La última vez que el oficialismo dialogó fue en 2009, en los días inmediatos a su derrota electoral y sólo fue un recurso del oficialismo para ganar tiempo y reagrupar fuerzas.

Las alianzas electorales, en cambio, tienen un límite más estrecho: se dan entre quienes tienen visiones semejantes o convergentes sobre la solución de los problemas del país. Desde esta perspectiva, no puede plantearse una alianza electoral entre Binner y Macri, pero sí entre socialistas, radicales, el GEN y los restos de la Coalición Cívica por un lado, y el PRO y el PJ disidente por el otro. Potencialmente, las alianzas electorales podrían dejar tres fuerzas: el oficialismo y dos ejes opositores diferentes.

El tercer concepto es el del compromiso institucional. Del mismo pueden participar quienes integren diversas alianzas o fuerzas electorales. Podría darse el caso de que convergieran en un compromiso para defender la actual Constitución e impedir su reforma las principales fuerzas opositoras: FAP, UCR, PJ disidente y PRO, más las demás que quisieran sumarse. Esto implica que Macri y Binner, que no pueden integrar una alianza electoral, sí pueden compartir este tipo de compromiso institucional, que en los hechos ya comparten.

Aunque faltan en principio trece meses para la elección legislativa y muchas cosas pueden cambiar hasta entonces, hoy el apoyo a un tercer mandato consecutivo de la Presidenta no es mayoritario. En cambio, quienes se oponen a ello se aproximan a los dos tercios. Es a partir de ello que adquiere significación la campaña lanzada por el FAP para reunir el millón de firmas que, de acuerdo a la Constitución, son necesarias para convocar una consulta no vinculante sobre la reforma. El oficialismo va a impedir este tipo de consulta porque es una oportunidad de la oposición. En la decena de elecciones en las cuales Chávez ha competido en catorce años, sólo en una fue derrotado: un referéndum que dio a la oposición la oportunidad de unificarse.

Aunque faltan en principio trece meses para la elección legislativa y muchas cosas pueden cambiar hasta entonces, hoy el apoyo a un tercer mandato consecutivo de la Presidenta no es mayoritario

Si la iniciativa del FAP tuviera un apoyo más amplio en la oposición, ello mostraría en lo inmediato una oposición retomando la iniciativa que, por lo menos desde la muerte de Néstor Kirchner, está en manos del oficialismo y que la protesta del 13 pasado puede comenzar a anticipar.

Pero volviendo a la elección del año próximo, si el oficialismo lograra como Menem 20 años antes un 43%, pero esta vez la oposición -mediante un compromiso institucional formalizado- reuniera el 55% de los votos en contra de la reforma, seguramente el destino del proyecto de reforma y reelección, que entonces resultó exitoso, ahora no lo sería. Mientras tanto, las fuerzas políticas opositoras tienen ahora que construir el cauce político de la protesta social, pero se trata de hacerlo con el oído atento a los mensajes que llegan desde la sociedad y no desde un intento de apoderarse de un movimiento que, surgido desde las redes sociales, ha mostrado fuerte vitalidad.

Tras la derrota frente al campo, el oficialismo redobló la apuesta estatizando las AFJP. Después de la derrota electoral de 2009, hizo lo mismo con la sanción de la ley de medios. Ahora, frente a la exitosa protesta del 13 pasado, se apresta a hacer lo mismo, con la aplicación de la ley de medios en diciembre. La cuestión es si quienes piensan diferente al oficialismo, han aprendido de las experiencias anteriores..

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015SuperclásicoConsejo de la Magistratura