Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Cuidado con el ciclo

Opinión

Nikolai Dmitriyevich Kondratyev, conocido entre los economistas como Kondratieff o también Kondratiev, fue viceministro de Alimentación en el gobierno de Alexander Kerensky (desde mayo a noviembre de 1917 en Rusia). En 1910 empezó a escribir sobre el ciclo de larga duración. Durante la etapa de Lenin (1920) fundó el Instituto de Coyuntura que dirigió hasta 1928. En ese período estudió los ciclos de la economía capitalista y llegó a la conclusión, que luego refinó en una publicación en 1928, de que había un ciclo de largo plazo, "aunque sólo probable", que indicaba que a la caída que se habia iniciado en la economía capitalista en 1914-20 y se estaba profundizando, le seguiría después una recuperación inherente del capitalismo y una posterior expansión. Como el gobierno de aquel momento, ya dirigido por Stalin, tenía la convicción de que se asistía a la etapa final de desintegración del capitalismo, esta teoría fue mal recibida. La Enciclopedia Soviética Rusa declaró lapidariamente: "Esta teoría es equivocada y reaccionaria". Cerca del invierno de 1930 fue destituido, detenido, acusado de actividades ilegales, deportado a Siberia y confinado a vivir en una celda, en soledad, donde enloqueció y murió no se sabe cuándo.

Lo que puede distinguir la orientación de los gobiernos es estudiar el destino de esos recursos

A pesar de lo que le pasó a Kondratieff, muchos otros economistas escribieron sobre el ciclo largo y dieron diversas explicaciones acerca de sus causas , algunos pensaron en los factores monetarios, otros pusieron el acento en las guerras, otros en oleadas de innovación, algunos veían un ciclo de reinversiones y muchos un desequilibrio en los mercados de productos alimenticios y otras materias primas, según el trabajo de J.J. van Dujin(1983) The long wave in economic life, en el que me baso. En Egipto ya hablaban de los "siete años de vacas gordas y los siete años de vacas flacas".

El ciclo largo presenta controversias por las dificultades estadísticas (pocas series muy largas) que no permiten medir varias repeticiones o establecer bien el tamaño de las oscilaciones largas. En cambio, el ciclo corto o de inventarios, conocido como el ciclo de Kitchen, todo el mundo lo reconoce y acepta que dura entre 38 a 40 meses. También el ciclo de Kuznets está bien establecido y para la construcción dura 16 años, 11 de expansión y 5 de contracción. El ciclo de los precios de Kondratieff tenía una duración de más de 50 años, pero otras variables podían tener ciclos de 30 años o también mayores a 60 años.

Vamos a analizar para la Argentina el casodel ciclo largo como Kondratieff -con un poco de temor por su experiencia- tratando de ver su impacto en la economía. Tomaremos el ciclo de nuestros términos del intercambio que tendría una duración de 28-30 años, aunque esta duración es aproximada, dado que combina los ciclos de los precios agrícolas con los ciclos de los precios industriales o de la energía, todos de distinta duración. Hemos calculado un promedio móvil de 28 años de los términos del intercambio para alisar las variaciones coyunturales y observamos que tiene mucha correlación con los ciclos del PIB del país. Esto significa que nuestro crecimiento depende bastante de cómo evolucionen los precios de los productos exportables.

En este momento estamos en un ciclo de mejora de nuestros términos del intercambio, como lo demuestra el precio de la soja que llegó a los 650 u$s/tn, cuando hace 10 años sólo valía 160 u$s/tn. Una expresión resume la idea del efecto de estos precios sobre la economía: "Tenemos viento de cola".



Cuando aumentan los términos del intercambio, nuestro PIB aumenta casi en la misma proporción, lo que sugeriría que es independiente del tipo de gobierno que se tenga. Lo que puede distinguir la orientación de los gobiernos es estudiar el destino de esos recursos. Si fueron al consumo y a hacer un movimiento político, es una política de corto plazo, pensando en los votos. Si fueron a la inversión, es para ocupar a la gente productivamente y es una política de largo plazo que no rinde muchos votos, al principio. Ejemplo de la primera clase puede ser la Argentina después de 2002 y del segundo caso, la de Perú de los últimos 20 años porque usó bien la mejora de los precios de exportación.

Cuidado con el ciclo largo, que se esta acabando, la bonanza no va a durar para siempre

El aumento de estos términos del intercambio de la Argentina, que se inicia en el 2002 aproximadamente, duraría unos 28 años. Por lo tanto, tocaría un pico 14 años después y luego iría descendiendo por otros 14 años. El pico correspondería al año 2016, aunque va a depender de la demanda de los países asiáticos, del nivel de las tasas de interés y también del uso de alimentos como combustible. En función de la evolución de estas variables, el pico de estos precios podría adelantarse o retrasarse.

Es fundamental estudiar más a fondo el ciclo de los precios agrícolas para saber exactamente cuánto tiempo nos resta para recuperar el terreno de inversiones masivas que puedan modernizar el país y no desperdiciar completamente este extraordinario ciclo a favor incentivando sólo el consumo que no brinda una perspectiva duradera, pues con la estrategia que estamos siguiendo, una vez que se terminen los recursos del período favorable, no tendremos la capacidad instalada para seguir ocupando gente productivamente. Lo opción es utilizar esta gran masa de fondos adicionales para invertir, ocupar mucha gente productivamente y que ésta, con empleos formales y competitivos, pueda así destinar recursos al consumo, en forma duradera y sustentable. El resultado final es el mismo, un aumento del consumo de la población. La diferencia está en que uno es duradero y el otro no. Yo prefiero una política de largo plazo. Cuidado con el ciclo largo, que se esta acabando, la bonanza no va a durar para siempre..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresFondos públicosControl de la SUBEElecciones 2015