Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Gabriel Rolón: "Uno puede estar muy enamorado e igual ser infiel"

Sociedad

El reconocido psicoanalista, autor de varios best sellers, analiza el amor, los celos y el erotismo; además, explica por qué valora positivamente el gobierno de Cristina

Por   | LA NACION

 
Gabriel Rolón. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
 

El psicoanalista Gabriel Rolón elige el lado B del disco, lo pone a girar. "Es mentira que el amor garantiza la fidelidad; la media naranja no existe, a todos nos falta al menos un gajo; no es cierto que el amor todo lo puede; no existe el amor incondicional". En una entrevista con LA NACION, el autor de Encuentros (El lado B del amor) , se mete con los lugares comunes, las ideas siempre escuchadas acerca del amor y las cuestiona, las desarticula. "Enamorarse es asumir que voy a tener cierto dolor", dice.

A cinco años de su primer libro, Historias de Diván (Ed. Planeta), Rolón es uno de los escritores más leídos en la Argentina: superó el medio millón de libros vendidos. No reniega de su popularidad y celebra la presencia del psicoanálisis en los medios.

En esta conversación también explica por qué le gusta Cristina Kirchner. "Tiene la personalidad para ocupar el cargo de Presidenta", dice; recuerda la pobreza de su hogar natal, su casa de chapa y calles de tierra en La Matanza, y rescata de este gobierno el "modelo de inclusión". Analiza la reciente tapa de la revista Noticias que tituló 'El goce de Cristina' y critica: "No pueden fundamentar con ideas entonces atacan a la persona".

El lado B del amor recuerda a los discos de vinilo: ¿Hay algo de eso aplicado al amor?
Tiene que ver con eso. Estaban los long plays , que se escuchaban de los dos lados. Por lo general, el lado A se escuchaba mucho, eran los temas más conocidos y el lado B nadie sabía cual era, qué había detrás del hit.

Me parece que en el amor pasa un poco eso: hay un discurso con muy buena prensa que sostiene todo el lado A: estar enamorado es maravilloso, es lo mejor que te puede pasar, te hace sentir completo. Pero lo que escucho en el diván y lo que veo en la vida no es ese discurso oficial, sino que el amor es mucho más complejo que eso. En primer lugar, nunca he visto a nadie completo por haberse enamorado, más que en las primeras semanas cuando el amor es una pura ilusión.

 
Gabriel Rolón. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
 

¿Qué hay en el lado B?
Por ejemplo, esto de que el amor no brinda completud. Es mentira que el amor todo lo puede, es mentira que el amor garantiza la fidelidad y es mentira que el amor es siempre algo maravilloso. Esos serían los puntos fundamentales del lado B. El amor también puede ser doloroso, patológico cuando no trágico.

¿Por qué el enamorado es alguien en riesgo?
Es una persona de alto riesgo emocional porque está muy vulnerable. El sujeto enamorado, diría mi amigo Alejandro Dolina, agarra el corazón y lo deja en manos de otro que capaz se lo olvida en cualquier esquina. Cuando una persona está enamorada, sus emociones y su dicha dependen de otro, entonces está muy vulnerable.

¿Hay modos de preservarse?
Hay una manera, pero te quita las ganas de vivir ese momento. Es como decía Enrique Santos Discépolo en el tango Uno cuando habla de "querer sin presentir". Cuando uno es adulto tiene presentimientos: tantas veces nos han dicho te voy a amar para toda la vida personas que hoy se lo están diciendo a otros y, también, por qué no, habremos jurado amor eterno a alguien cuyo nombre nos cuesta recordar. Pero si este es un momento de amor y cuando alguien nos dice algo uno recuerda que ya se lo dijeron, que no funcionó, eso nos preserva, pero también nos reserva del disfrute.

Coleridge decía algo muy interesante: Para disfrutar del arte hay que suspender por un rato la incredulidad. Creo que en el amor también hay que suspenderla. Pero la obra de teatro en algún momento se termina: es decir que en un momento tenés que saber que el 'pedime lo que quieras' o 'daría la vida por vos' son metáforas, hay un punto donde uno no puede pedirle al otro lo que quiera porque el otro no tiene todo para darme. Me da la impresión de que enamorarse es asumir que hay cierto dolor que voy a tener, que es obvio hasta en las relaciones más sanas. Si en un momento el nivel de dolor excede determinado rango, de esa historia de amor más vale bajarse.

"Una relación sin condiciones admite cualquier clase de maltrato"

¿Ahí está esta idea de 'no soy incondicional'?
Ese es otro de los mitos del lado A: que la persona que te quiere bien te ama incondicionalmente. La verdad es que nada peor puede pasarle a alguien que no pone condiciones. Toda relación sana las tiene. Cuando no hay condiciones todo es muy turbio y complejo, en el amor mucho más y se puede pasar a relaciones trágicas. Por ejemplo, una relación sin condiciones admite cualquier clase de maltrato. Amar a alguien aunque haga cualquier cosa, amarlo aunque te pegue, te exponga, te humille. Eso no es sano por más enamorado que uno esté.

 
Gabriel Rolón. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
 

¿Tiene que ver con esta definición de que "el amor es el arte de acordar"? Sí, rescato El arte de amar, de Erich Fromm . porque me parece muy bueno pensar al amor como arte porque ahí hay un esfuerzo, el artista intenta hacerlo bien, corrige. Toda relación de amor es un poco el arte de hacer algunas cosas, por ejemplo, de acordar: hasta dónde das, hasta dónde doy, qué cosas cedés vos, cuáles yo. Saber consensuar es también poder tolerar que el otro no me complete y no reclamarle tal cosa.

"El amor no detiene el deseo y, por ende, no garantiza la fidelidad"

En el libro se sostiene que el deseo no desaparece cuando uno está enamorado: ¿Cómo se vincula esto con la fidelidad?
Lo que la imposibilidad de detener el deseo trae aparejado es que la fidelidad es una opción. El amor no detiene el deseo y, por ende, no garantiza la fidelidad. Uno puede estar muy enamorado e igual ser infiel. La fidelidad es una decisión personal que, a veces, se sostiene con mucho esfuerzo porque alguien no está por fuera de las tentaciones de la vida. Y creo que esa es una buena cosa. Borges decía que un hombre sin tentaciones no tenía posibilidad de llegar a santo. Porque no hay ningún mérito de resistir lo que no te pasa: si sos fiel porque no le gustás a nadie, no sé si es una fidelidad meritoria; la que vale la pena es por la que uno opta.

¿Qué sucede cuando se pasa ese enamoramiento inicial? Hay una etapa de desilusión necesaria porque si no te desilusionás nunca de esa persona que era tan comprensiva, tan cariñosa, tan buena amante y todo tan tan tan, si en un momento no empieza a mostrar sus grietas no te da la oportunidad de aceptarla con esas grietas. La desilusión te impone el trabajo de aceptar al otro con sus defectos, de ayudarlo a modificar algunas cosas que no te gustan, cambiar algo vos para adaptarte a alguien que no es perfecto. La media naranja no existe, a todos nos falta al menos un gajo para completar y hay que aprender a vivir con ese espacio que queda. La desilusión es el paso inevitable para construir un amor duradero.

"Hay una tremenda sensación de inseguridad que hace que alguien requiera que el otro sea perfecto para sentirse más tranquilo"

¿En qué etapa se queda la persona celosa? Lo que ocurre es que hay una tremenda sensación de inseguridad que hace que alguien requiera que el otro sea perfecto para sentirse más tranquilo. Que el otro le garantice que lo va a amar siempre, que no se va a ir nunca con nadie, que le calme una angustia un poco desolada que el celoso tiene de estar consigo mismo. No sale del enamoramiento. Se queda en ese lugar de perfección idealizando al otro, entonces todo el tiempo teme perder a ese ser tan perfecto que mágicamente y vaya a saber por qué error de la naturaleza está con él. Yo no me lo merezco dice él. Si tengo algo que no me merezco soy una especie de impostor que tiene miedo de que el otro me descubra y se vaya con alguien que sí lo merezca. La vida se vuelve un tormento, ¿no? Por eso es interesante poder encontrar esas grietas que el otro muestra. Parafraseando a Borges: en las grietas está Dios que acecha, dice. Diría, en las grietas está la posibilidad del amor que acecha, la posibilidad de estar con esas grietas, soportarlas, ver cómo las modificamos juntos. Esa es la construcción del amor.

El amor en tiempos del chat

¿Cree que éste es un tiempo de relaciones poco comprometidas?

Siempre hubo relaciones livianas. Son tentadoras: salir con un alguien, al poco tiempo estar pasando un tiempo erótico, disfrutarlo y que ninguno moleste después. ¿A quién no le gusta? Lo que pasa es que es divertido pero poco profundo. Las redes sociales favorecen la aparición de posibilidades de estos contactos. No es que antes no existieran, pero era más difícil arrancarse una mina de la milonga.

Ahora es chatear y generar la falsa ilusión de conocimiento que significa que porque hace unos días chatean o se mandan mails subidos de tono y juegan a lo erótico, entonces ya está: cuando se encuentran lo hacen en la esquina de un hotel y está todo cocinado. Se ven, se besan y cruzan. Las redes sociales posibilitan una amplia oferta de gente que tiene ganas de relaciones menos comprometidas. De todas maneras, el compromiso también es un punto de llegada. No es que uno empieza una relación seria sino que se da que con esa persona y no con otra uno termina queriendo quedarse y construir. En parte, casi todas las relaciones son livianas hasta que demuestren lo contrario.

La alta exhibición de cuerpos en los medios, ¿cómo juega en la pareja? El erotismo se arma de un modo tan particular para cada persona y hay una diferencia tan grande entre la desnudez de los cuerpos y lo que ocurre en el erotismo serio que es difícil comparar. Una cosa es ver un cuerpo deseable haciendo un baile erótico y que alguien pueda decir: "qué persona deseable". De ahí a que eso sea erótico hay una distancia enorme. Yo creo, como decía un arquitecto, que Dios está en los detalles. El erotismo se juega por detalles que no tienen nada que ver con eso. A veces, es cuestión de una mirada en particular, de un gesto, una sonrisa a tiempo. Quedó algo dando vueltas, ahí apareció algo del orden de la seducción.

¿Existe el amor para toda la vida?
Puede darse pero de esto te enterás en el momento en que te están dando la extremaunción. Este pedido de garantías al principio es muy arriesgado. ¿Cómo se le puede pedir que juramente un amor para siempre a una persona que está confundida, apasionada, obnubilada? No es creíble ese juramento. Lo ideal es sentirlo, estar con alguien y sentir que eso va a durar toda la vida, no creerlo. El error es imponerlo como obligación, sostenerlo a cualquier costo. Entonces están estas personas despechadas que cuando viene el desamor, que es una opción, se ponen violentos, obsesivos. Dolina tiene una frase hermosa: "Me están echando y yo ya me fui".

¿Qué mecanismos se activan para llegar a la violencia contra la mujer?
Tuve una paciente que menciono en el libro anterior como Luciana, que justificaba el maltrato. "Me pega porque soy mala, me pega pero yo lo amo -ahí aparece la incondicionalidad-, me pega pero dónde me voy a ir". Esto era típico antes: las mujeres soportaban. Hoy la posibilidad de la mujer de ganar dinero, de vivir de modo independiente hace que ya no necesite al marido, entonces le permite quedarse porque lo desea, no porque lo necesita. Desde allí puede pedir otro respeto, otro cuidado. Además, que la cultura avale ese reclamo no es menos importante.

El erotismo de Cristina

¿Por qué le gusta Cristina Kirchner?
Porque tiene la personalidad como para estar en un cargo complejo. De sus medidas me gustan la asignación universal, el matrimonio igualitario, el juicio a los genocidas. No soy el fanático que se encolumna, lo que creo que no va lo señalo. Yo estuve en el lugar menos favorecido cuando se gobernaba muy mal para los pobres. Nací en La Matanza, en una casa de chapa y con piso de tierra. Mi padre murió en la época de Menem. Yo tenía tres trabajos y aun así tenía que pedir plata a familiares y a mis amigos para poder comprarle los remedios. Entonces, valoro mucho que más allá del lugar en que uno esté se privilegie un modelo inclusivo que proteja a los que menos tienen, aunque justo ahora yo esté en otro lugar y tenga que pagar 15% más de impuestos si paseo por Paris.

"De las medidas de Cristina me gustan la asignación universal, el matrimonio igualitario, el juicio a los genocidas"

¿Qué opina de la tapa de Noticias: "El goce de Cristina"? El editor de esa tapa no sabe nada de psicoanálisis. Desde el vamos confunde el goce con el placer, algo que en el psicoanálisis es muy preciso .

Más allá de esto, hice como cuenta la historia de Lady Godiva : condenada a pasar desnuda por la calle, al ser tan querida por todo el pueblo, el día que se paseó montada en su caballo los vecinos cerraron las ventanas. No importa si estoy a favor o en contra: cuando algo es malsano miro para otro lado. La tapa fue desafortunada, cuando no maliciosa. La política grande se juega con otras armas. Me da la sensación de que a los que no les gusta no pueden discutir desde las ideas, no encuentran argumentos reales y entonces atacan a la persona. Se agredió a una mujer. Con que se agreda a una basta para que a mi me moleste.

Quién es Gabriel Rolón

Historias de Diván (Ed. Planeta, 2007), el primer libro de Gabriel Rolón con el psicoanálisis como tema central, fue un éxito de ventas sin precedentes en la Argentina y se editó en Brasil, México y España. Su segundo libro, Palabras Cruzadas (Ed. Planeta 2009), lleva vendidos más de 100.000 ejemplares y es un best seller. Su tercer libro y primera novela Los Padecientes (Ed. Emecé 2010) lideró las ventas dentro del género de ficción; su último libro Encuentros (el lado B del amor) (Ed. Planeta, 2012) agotó en tres semanas la primera edición; lleva vendidos más de 130.000 ejemplares en cuatro meses. Rolón ha participado y participa en programas de radio y televisión en los que mantiene un diálogo con la audiencia..

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteElecciones 2015Inseguridad