Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Serán de cuarzo los próximos discos?

Desarrollaron una tecnología que permite almacenar información en cristales de cuarzo, que a diferencia de los discos magnéticos tradicionales o los CD durarán millones de años

Miércoles 26 de septiembre de 2012 • 00:01
0

Los métodos de almacenamiento tradicionales involucran el uso de discos rígidos o discos ópticos (CD, DVD, Blu-ray). Todos, sin embargo, tienen una vida útil limitada. Y aunque muchos de nosotros estamos migrando a alternativas de backup basadas en la Nube (es decir, dejando en otros la tarea de mantener toda nuestra historia digital viva) esto no es una opción válida para empresas, bancos o instituciones que necesitan almacenar gran cantidad de información con acceso físico a esos datos y sin que estar pendientes de su vida útil.

Una investigadora de Hitachi muestra el prototipo y el monitor que permite ver las marcas microscópicas que contiene
Una investigadora de Hitachi muestra el prototipo y el monitor que permite ver las marcas microscópicas que contiene. Foto: AFP

Un desarrollo de Hitachi junto con la universidad de Kyoto podría ofrecer una respuesta: usando cristal de cuarzo y un láser pueden codificar información que sobrevivirá durante 300 millones de años. Un CD convencional (una lámina de metal entre dos láminas de plástico) puede sobrevivir un siglo en el mejor de los casos, y sufre frente a la humedad, la luz solar o el calor; una cinta magnética, entre 15 y 30 años; un rígido de platos magnéticos, algo más de una década.

Nada de esto afecta a los cristales de cuarzo, según los investigadores, que mostraron públicamente un prototipo de 2 cm de lado y 2 mm de grosor, capaz de guardar unos 40 megabytes de datos. Es una densidad de almacenamiento similar a la de un CD, y bastante lejana de la de un disco rígido (que puede almacenar un terabit en la misma superficie), pero lo que vale es la durabilidad, ya que soporta temperaturas de hasta mil grados, no tiene problemas con descargas magnéticas o de humedad.

El proceso involucra el uso de un láser para hacer marcas binarias microscópicas en el cuarzo, usando pulsos de luz de femtosegundos de duración, y -en este estadío de desarrollo, al menos- un microscopio para leer la información guardada.

Por supuesto, la clave está no sólo en el soporte para almacenar el material, sino en usar una cofidicación que permita leerlo en el futuro.

La compañía espera tener un producto comercial para 2015, y dará más detalles en el Simposio Internacional en Memoria Optica que se realizará en Tokio la semana próxima.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas