Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Estoy grande

Antes yo podía ver sin problemas cualquier programa de televisión, ahora todo me parece demasiado violento

Viernes 28 de septiembre de 2012 • 10:38
0

El jueves pasado estuve a cargo de la conducción de un evento en un hotel súper top de Buenos Aires. Fue gracioso porque apenas me llamaron no me dijeron exactamente de qué se trataba. A medida que íbamos avanzando en las charlas con las organizadoras me di cuenta de que se trataba del lanzamiento de una línea de productos para la menopausia. Todo bien pensé. Pero me eligen a mí porque Estoy Grande. Y me hizo gracia. Porque yo sé que estoy grande. Pero uno siempre sospecha que los demás no se dan cuenta. Pero decidí afrontar la situación con hidalguía. Bien porque es cierto: Estoy grande.

Y como Estoy grande me doy cuenta de que hay cosas que he logrado con los años. Me gusta más tener la mirada de empatía y de cariño de las mujeres que la de los varones.

Y si antes cuando caminaba por la calle alguno de los muchachos de Hugo Moyano me decía un piropo, hoy cuando circulo por cualquier calle, me gritan "Ey Any, Saludos a Beto Casella". Y está bien.

"Antes yo podía ver sin problemas cualquier programa de televisión, ahora todo me parece demasiado violento"
Compartilo

Son pequeños datos que se perciben de a poco. Antes yo podía ver sin problemas cualquier programa de televisión, ahora todo me parece demasiado violento. No me gustan las agresiones, los insultos. Más allá de que yo trabajo en un programa que revisa la tevé. Trato de no engancharme en el maltrato. Entonces como no me banco la violencia cambio a Canal Gourmet. Y tanto bocadito, tantos ingredientes terminan dándome hambre. Y a diferencia de Charly Garcia que "Va de la cama al living" yo voy de la cama a la heladera.

Todo esto porque Estoy Grande

Antes yo quería hablar con mi marido y le preguntaba con frecuencia "En qué estás pensando mi amor" y él indefectiblemente me contestaba "En nada" que es lo que contestan todos los hombres cuando uno les hace esta insignificante preguntita. Hoy es él el que quiere hablar. Y yo apenas empieza le digo "Mi amor dame un título". Y como Estoy Grande no tengo paciencia para escuchar largos párrafos. Y él muy sabiamente me contesta "Mi amor yo no soy un entrevistado, me vas a escuchar desde el principio al fin".

Como Estoy Grande cambiaron las conversaciones con mis amigas, antes hablábamos de sexo, ahora de comida.

Como Estoy Grande tengo los primeros síntomas del efecto Mamá Cora, el personaje de Antonio Gasalla. Empiezo a decir cosas como "¿Esto ya te lo conté?". También pude conocer lo que es la sensación de inseguridad, pero en mi propia casa. Pierdo las cosas y siempre creo que me las robaron. Luego las encuentro en lugares insólitos.

"Como Estoy Grande cambiaron las conversaciones con mis amigas, antes hablábamos de sexo, ahora de comida"
Compartilo

Es cierto Estoy Grande y como todo depende del cristal con que se mire: lo mío son los bifocales.

Mi más cariñoso abrazo a las mujeres, que como yo Están Grandes con actitud.

Para verVideos recomendados
Lo que dejó la indagatoria de Lázaro Báez, por Paz Rodríguez Niell y Jorge Liotti

Lo que dejó la indagatoria de Lázaro Báez, por Paz Rodríguez Niell y Jorge Liotti

Síntesis de noticias 05/05/2016

Síntesis de noticias 05/05/2016

Margarita Stolbizer:  “Había una sociedad comercial explícita entre Báez y los Kirchner”

Margarita Stolbizer: “Había una sociedad comercial explícita entre Báez y los Kirchner”

Recomendado de teatro: Ni con perros, ni con chicos

Recomendado de teatro: Ni con perros, ni con chicos

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas